Buscar

Vatican News
FILES-FRANCE-BIODIVERSITY-ENVIRONMENT

Clima: en París la One Planet Summit sobre la biodiversidad

La pandemia de coronavirus ha mostrado claramente los efectos negativos del enfoque destructivo del hombre hacia la naturaleza. Promovido por Francia, las Naciones Unidas y el Banco Mundial, el encuentro virtual de hoy tiene como objetivo involucrar al mayor número de fuerzas posible para un cambio de valores y una economía integral. Tomás Insúa, del Movimiento Católico Mundial por el Clima expresa su esperanza de que la cumbre de hoy “ayude a profundizar este entendimiento de la interconexión de las distintas crisis ambientales que vivimos y que tenemos frente a nosotros”.

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

Más de un millón de especies en el mundo están en peligro de extinción, y están desapareciendo a un ritmo de cien a mil veces mayor que en el pasado. Estos son los datos recientes proporcionados por las Naciones Unidas que, en estos meses marcados por la pandemia de Covid-19, ponen aún más de relieve el vínculo entre el hombre y la naturaleza, su impacto en la economía y en la vida cotidiana, y los peligros derivados de la destrucción del medio ambiente.

Un seguro para la humanidad

En este sentido, "la biodiversidad es un seguro para nuestras vidas", dice el comunicado de prensa que presenta la cuarta One Planet Summit, que se celebra hoy en París, con el objetivo de repensar la relación con la naturaleza e involucrar al mayor número posible de actores para un cambio de valores, modelos de desarrollo económico y de consumo que superen el actual paradigma de producción que hasta ahora ha dañado tres cuartas partes de la superficie terrestre.

Los temas del encuentro

Promovida por Francia, las Naciones Unidas y el Banco Mundial, la Cumbre contará con la presencia, entre otros, del Presidente francés Macron, la Canciller alemana Angela Merkel, la Presidenta de la Comisión Europea Ursula Von der Leyen y el Secretario de las Naciones Unidas Antonio Guterres, así como de representantes de la economía y de asociaciones. En las conferencias de la jornada se abordarán cuatro temas relacionados con la preservación de la vida: la protección de los ecosistemas terrestres y marinos mediante áreas protegidas y la conservación de las especies que viven en ellas; el desarrollo de una agroeconomía sostenible que permita reducir la contaminación, aumentar el empleo y producir alimentos seguros; la creación de fondos de inversión pública y privada para la protección y rehabilitación de los ecosistemas y, sobre todo, el vínculo entre la deforestación, las especies animales y la salud humana, con los posibles riesgos relacionados con el contacto con las especies silvestres.

Prevención de futuras pandemias

El objetivo de este último punto es poder trabajar mejor juntos para prevenir futuras pandemias, que, como dijo el grupo de expertos de las Naciones Unidas sobre la diversidad biológica en octubre pasado, "es probable que ocurran más a menudo, maten a más personas y dañen aún más la economía mundial, sin un cambio radical en la forma en que los seres humanos tratan la naturaleza".

Las citas de 2021

La pandemia en curso también ha causado el aplazamiento de muchas de las citas ya fijadas para abordar la cuestión ambiental a nivel internacional. La Cumbre One Planet -un evento nacido de la conferencia sobre el clima de París en 2015 y que hasta ahora ha involucrado a 121 países, ha recaudado dos mil millones de dólares de financiación y ha promovido más de 300 proyectos de investigación- será, por lo tanto, preparatoria de los tres principales encuentros de este año: el Congreso Mundial de la Naturaleza que se celebrará en Marsella el próximo septiembre, la Cop15 sobre la biodiversidad en Kunming, China, en octubre y la Cop26 sobre el clima en Glasgow en noviembre.

El 2020, el año más caluroso de la historia

Es precisamente la lucha contra el cambio climático uno de los pilares para el cuidado de la creación. Según el servicio de monitoreo del clima de la Unión Europea, el año 2020, a la par del 2016, fue el año más caluroso desde que se registraron estas temperaturas, con 0,4 grados más que en el 2019. Es el sexto año por encima de la media en la década más cálida registrada. El objetivo establecido por el Acuerdo de París de 2015 era contener el aumento del calentamiento de la Tierra en dos grados centígrados o al menos un grado y medio. El crecimiento de poco más de un grado hasta ahora ha sido suficiente para causar un aumento de las sequías, inundaciones y tormentas que se salen de lo normal, lo que se hace aún más destructivo por el aumento del nivel del mar.

El agujero de ozono de la Antártida se cierra después de 40 años

Entre las buenas noticias, sin embargo, está el cierre del agujero de la capa de ozono en la Antártida, vigilado durante más de 40 años y que a mediados de agosto había alcanzado un tamaño de más de 25 millones de kilómetros cuadrados debido, según informa la Organización Meteorológica Mundial, a "una temporada excepcional a causa de las condiciones meteorológicas naturales y la continua presencia de sustancias que reducen la capa de ozono en la atmósfera". Una variabilidad que demuestra, como explicó Oksana Tarasova, jefa de la división de investigación del medio ambiente atmosférico de la Omm, "la necesidad de una acción internacional continua para aplicar el Protocolo de Montreal que prohíbe las emisiones de sustancias químicas que reducen la capa de ozono".

El compromiso de la Santa Sede

Una "alianza entre el hombre y el medio ambiente" que parece cada vez más necesaria para promover una "educación para la ecología integral", recordó el Papa Francisco el pasado diciembre en un mensaje de vídeo a la High Level Virtual Climate Ambition Summit en ocasión de los cinco años transcurridos desde los Acuerdos de París, reiterando lo escrito en la Encíclica Laudato si' que afirma que "El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad". "Cuidar el mundo que nos rodea y contiene – dice la Encíclica Fratelli tutti, de hecho, - es cuidarnos a nosotros mismos. Un desafío de la civilización, lo definió el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, quien señaló que una mayor conciencia mundial sobre el tema de la lucha contra el cambio climático a menudo no ha ido seguida de una respuesta política rápida.

"Entendamos que todo está conectado"

Tomás Insúa, director del Movimiento Católico Mundial por el Clima, expresa ante los micrófonos de Linda Bordoni su esperanza de que “entendamos que todo está conectado, como dice el Papa Francisco en Laudato si’, y de que actuemos en consecuencia”. En particular nosotros – anima – como cristianos, como católicos, como iglesia, despertemos al rol esencial que tenemos: el de concientizar sobre estas terribles crisis que tenemos frente a nosotros, y el imperativo moral y ético de resolverlas y de ponernos en acción. Que la cumbre de hoy, añade, “ayude a profundizar este entendimiento de la interconexión de las distintas crisis ambientales que vivimos y que tenemos frente a nosotros”. “No podemos solucionar la crisis climática sin resolver la crisis de la biodiversidad y proteger los ecosistemas, y, viceversa,  no podemos proteger los ecosistemas sin resolver la crisis climática”.  

Tomás Insua, Cofundador y Director Ejecutivo del Movimiento Católico Mundial por el Clima
11 enero 2021, 16:45