Buscar

Vatican News
Reporteros sin Fronteras Reporteros sin Fronteras  (ANSA)

¿Por qué mueren los periodistas? Van 50 en 2020

El número de periodistas asesinados este año sigue siendo alto, con cientos de detenidos. La cifra se mantiene estable en comparación con las 53 del año pasado, a pesar de la reducción del número de informes debido a la pandemia, señala Reporteros sin Fronteras (RSF) en su informe anual publicado hoy.

Andrea De Angelis - Ciudad del Vaticano

"Las investigaciones no deben detenerse, necesitamos crear una red", dijo a los micrófonos de Vatican News el periodista Nello Scavo, quien fue puesto bajo protección después de sus artículos sobre las rutas migratorias en el Mediterráneo.

Cincuenta periodistas asesinados este año, 937 en diez años, 2658 desde 1990. Reporteros sin Fronteras, la organización no gubernamental que promueve y defiende la libertad de prensa, ha publicado hoy los números de su informe anual. Leyendo los datos, es posible notar las tendencias que se han establecido en los últimos cinco años. En particular, la relativa a los periodistas muertos en países que no están en guerra, que son más de dos tercios del total. En 2016, eran menos de la mitad.

Los países más peligrosos

Buscar y publicar la verdad, el deber deontológico de todo periodista, es peligroso sobre todo en algunos países, según el informe publicado hoy. México es el país que registra el mayor número de asesinatos de periodistas en 2020: ocho. Seguido de cuatro en la India y cuatro en el Pakistán. Filipinas y Honduras completan el trágico podio, con tres asesinatos cada uno. Los asesinatos - subraya RSF - son a veces bárbaros, especialmente en algunos estados. Uno piensa en el mexicano Julio Valdivia Rodríguez del periódico El Mundo de Veracruz, encontrado decapitado, o en el indio Rakesh Singh Nirbhik, que murió carbonizado. Más de un tercio de las víctimas de este año fueron periodistas de investigación.

Investigaciones

De las 50 personas asesinadas, diez cubrían casos de corrupción local y malversación de fondos públicos, mientras que siete investigaban la delincuencia organizada o cuestiones ambientales. Otros siete periodistas pagaron con sus vidas por trabajar en protestas callejeras en algunos países de diferentes continentes: desde Iraq a Colombia, hasta África en el caso de un reportero nigeriano. Casi 400 periodistas han sido encarcelados, especialmente desde el comienzo de la pandemia. RSF señaló un "aumento significativo de las violaciones de la libertad de prensa", alentado por las "leyes o medidas de emergencia adoptadas" para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Red de contactos

"Es crucial que los periodistas se mantengan en contacto, que se conecten, porque estar aislado es el preludio de la desaparición. A veces incluso físico". Esto fue declarado en una entrevista con el Vaticano por el periodista Nello Scavo, editor de Avvenire, que fue puesto bajo escolta por sus investigaciones en las rutas migratorias. La primera escolta civil de nosotros los periodistas, añade, son siempre los oyentes, los lectores.

"El aumento de colegas muertos en zonas no conflictivas muestra cómo se mueven las guerras, presentándose en nuevas formas. Lo que nunca debemos olvidar - subraya Scavo - es la presencia de tantas guerras en cada rincón del planeta". A veces olvidado. "Estoy pensando en Yemen, pero no sólo. Es fundamental mantener el foco de atención, para actualizar a la gente sobre los conflictos internacionales, como lo hace Radio Vaticano". ¿Pero cómo ha afectado la pandemia a la libertad de prensa? "El aumento del número de detenciones habla claro, en muchos países llamados democráticos, algunos colegas han acabado en la cárcel por haber escrito un artículo inconveniente y esto no es aceptable", concluye el periodista de Avvenire.

El agradecimiento de Francisco

El 18 de mayo de 2019, el Papa recibió en audiencia a miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera en Italia. En esa ocasión Francisco dijo que "escuchó con dolor" las estadísticas de periodistas muertos en diferentes partes del mundo. "La libertad de prensa y de expresión es un índice importante del estado de salud de un país", dijo el Santo Padre, tanto que una de las primeras medidas que toman las dictaduras es precisamente "quitar la libertad de prensa" o enmascararla. El llamado del Papa a los periodistas era, por lo tanto, estar del lado de las víctimas, los perseguidos. "Es necesario que usted y su trabajo sean ayudados para no olvidar tantas situaciones de sufrimiento, que a menudo no tienen la luz del foco, o la tienen por un momento y luego vuelven a la oscuridad de la indiferencia".

Las guerras olvidadas

Los pensamientos de Francisco en mayo de 2019 se dirigieron entonces a las llamadas "guerras olvidadas", es decir, que no están en la agenda de los medios de comunicación, instando, precisamente, a no olvidarlas porque todavía están en marcha. Luego agradeció a los periodistas por ayudar a "no olvidar las vidas que se sofocan antes de nacer; las que se extinguen tan pronto como nacen" por el hambre o las guerras, "las vidas de los niños soldados, las vidas de los niños violados", los perseguidos por su fe o su etnia. "Ustedes nos ayudan", continuó, "a no olvidar que aquellos que se ven obligados por la calamidad, la guerra, el terrorismo, el hambre y la sed a abandonar su propia tierra no son un número, sino un rostro, una historia, un deseo de felicidad".

 

29 diciembre 2020, 14:20