Buscar

Vatican News
Campamento informal en la zona de Velika Kladusa, cantón de Una Sana, Bosnia y Herzegovina (ph. Alessio Romenzi) Campamento informal en la zona de Velika Kladusa, cantón de Una Sana, Bosnia y Herzegovina (ph. Alessio Romenzi) 

El "limbo" de los Balcanes y las antiguas cicatrices de los que huyen

El inmenso incendio que devastó el campo de refugiados de Lipa, Bosnia, ha puesto de relieve una vez más las agotadoras vidas de miles de personas que tratan de llegar al viejo continente, en su mayoría huyendo de la guerra y la pobreza. "Sería una situación en gran medida manejable si Europa tuviera visión y capacidad de invertir a largo plazo encontrando soluciones estructurales", explica la periodista Francesca Mannocchi, experta en cuestiones de migración.

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

En medio de la pandemia de Covid, se agrava la emergencia humanitaria de los migrantes en la región de los Balcanes. Tras el gran incendio que en los últimos días ha devastado el campamento provisorio de refugiados de Lipa, en el noroeste de Bosnia, "la de los Balcanes, en la frontera con Italia, es una situación en la que se pisotean los derechos humanos de las personas que huyen de contextos de guerra y crisis profunda, como Iraq, Siria y Turquía". Así se afirma en un comunicado del Centro Astalli, el Servicio Jesuita a Refugiados, que se hace eco de un documento similar de la Organización Internacional para las Migraciones y hace un llamamiento a la Unión Europea para que active las vías de acceso legal y las soluciones para la gestión controlada y segura de la entrada de migrantes en Europa.

Francesca Mannocchi, periodista y documentalista, acaba de regresar de Bosnia por un reportaje sobre la condición de los caminantes cuyas esperanzas de llegar a Europa en este limbo están varadas.

El asentamiento de los Balcanes

Es una ruta que ve menos la presencia de mujeres y niños, pero sigue siendo una escena de desolación, dolor, vidas al límite. Uno se pregunta si no es engañoso hablar de una "ruta balcánica". "Llamamos a la ruta de los Balcanes lo que debería haber sido una ruta europea -explica Mannocchi- y existe realmente porque las fronteras se cerraron en 2016. Lo que de hecho se ha convertido en un asentamiento balcánico ocurrió porque la crisis migratoria de 2015 produjo un replanteamiento de Schengen, es decir, de los principios fundamentales del continente europeo".

Una historia que se repite

Francesca Mannocchi continúa narrando antiguas cicatrices. Tales son, en efecto, estratificadas: son aquellas de las que huyen - guerras, situaciones de extrema pobreza o amenaza en el caso de oponentes políticos - y son las cicatrices que reciben en sus intentos de llegar al viejo continente a través de los bosques y las montañas. "Lamentablemente, no se trata de una historia nueva y aparece en los titulares cuando un campamento se quema o cuando la temperatura baja de cero", informa Mannocchi, que especifica las proporciones del fenómeno: "Estamos hablando de 6500 personas alojadas en estructuras oficiales en Bosnia y Herzegovina, frente a otras 3000 que viven fuera de los centros de acogida en campamentos improvisados. Por lo tanto, alrededor de 10.000 personas: una situación ampliamente manejable por Europa y también por la misma Bosnia".

La generosidad que se convierte en cansancio

"La población bosnia - continúa el periodista - ha mostrado una gran generosidad desde el principio, después de todo la guerra aquí es un recuerdo extremadamente reciente. Sin embargo, al mismo tiempo, las instituciones, a pesar de haber recibido enormes sumas de dinero de la UE para establecer centros de acogida, no han encontrado lugares adecuados". Lipa, a 40 kilómetros de la ciudad fronteriza de Bihac, es una prueba de ello: un campamento instalado la primavera pasada, diseñado como solución temporal para dar alojamiento a los migrantes que permanecieron fuera de los centros y contener así la propagación de la infección. Aquí la temperatura es de 7 grados bajo cero, no hay agua corriente ni luz, incluso un año después de la construcción. "Después de meses o años, esto genera tensiones sociales inevitables, y donde ha habido generosidad, hay más severidad y cansancio.

Faltan soluciones estructurales

"Bosnia, como Turquía o Libia o, en algunos aspectos, los hotspot de las islas griegas, son la prueba de fuego de una gran hipocresía por parte de Europa", lamenta Mannocchi. "Si no se dan respuestas durante años se genera una crisis. El ejemplo del campo Moria es emblemático. Todas son tensiones hijas de la misma visión", y cita el episodio similar ocurrido hace una semana en el Líbano, en Trípoli, donde la población local incendió un campamento de refugiados sirios. "Lo que Italia, como precursora, ha hecho con los corredores humanitarios, es la solución - subraya - uniendo el compromiso de la sociedad civil, las asociaciones, las iglesias y los gobiernos".

La esperanza en los jóvenes

Francesca Mannocchi guarda en su corazón la historia de Mansur, un joven de dieciocho años "con el orgullo y la sabiduría de un hombre adulto y la inconsciencia de muchacho". Había salido del Afganistán hacía sólo cinco años. Un ejemplo clásico de una familia entera "invirtiendo" en la migración de los más fuertes y jóvenes que, como pionero, prueba su suerte en beneficio, un día, del resto de la familia. "Cuando lo vimos alejarse hacia las montañas nos preguntamos qué le sucedería. Si iba a lograrlo".

30 diciembre 2020, 13:36