Buscar

Vatican News

Celebrar la vida. Navidad en Belén sin peregrinos

Durante meses no ha habido la habitual afluencia de gente que llega del extranjero para visitar los lugares sagrados. Falta trabajo y las tensiones sociales van en aumento. La experiencia de la Hermana Corradin, del Caritas Baby Hospital, quien se enfrenta a las preocupaciones de salud y cuenta el sentido de la Navidad: acoger la novedad de la vida cada día.

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

El corazón de la natividad vive en el desierto. Los negocios están cerrados en su mayoría, se imponen fuertes limitaciones a los traslados durante la semana, se detienen los fines de semana y se mantiene el toque de queda nocturno de 7 pm a 6 am. Protocolos especiales deben ser observados para las liturgias católicas, así como para las oraciones en las mezquitas. Sin embargo, incluso en esta atmósfera surrealista, la vida sigue pulsando, entre la pobreza y las enfermedades.

Se prevé que Monseñor Pizzaballa, que hace unos días anunció que es positivo para el coronavirus aunque es asintomático, celebre la misa de medianoche el 24 de diciembre, que esta vez -dada la situación sanitaria de los Territorios- tendrá algunas particularidades en comparación con los años anteriores. Por ejemplo, no se espera la participación del Presidente palestino Abu Mazen, mientras que en Jerusalén estarán presentes los cónsules generales de Francia, España, Bélgica e Italia. Los ritos comenzarán el día 24 con la tradicional salida matutina de Jerusalén del Patriarca (en caso de imposibilidad habrá un delegado). La primera parada será en el Monasterio Ortodoxo de San Elías para un encuentro con una pequeña delegación de la parroquia de Beit Jala, a poca distancia de Belén. Segunda parada, de la misma manera, en la Tumba de Raquel y luego la entrada a Belén con la tradicional acogida de los Scouts al son de las gaitas, del alcalde y los representantes de las Iglesias Ortodoxa y Armenia. A medianoche, Misa de Nochebuena en Santa Catalina, con distancia y mascarillas, y el día de Navidad, en la misma iglesia, Misa con la parroquia de Belén.

Los esfuerzos para hacer frente al virus

"Hay una mezcla de sentimientos que se juntan en la vida diaria", dice la hermana Lucía Corradin, una terciaria franciscana de las hermanas isabelinas, que durante 18 años ha estado en el Caritas Baby Hospital, el único hospital pediátrico de Palestina que involucra y forma a las madres en el cuidado de los niños. Explica que las masas limitadas causan cierto sufrimiento en los fieles. Pero son sobre todo los efectos secundarios de la pandemia los que preocupan desde hace tiempo: la ciudad, generalmente atestada de peregrinos, está casi desierta y "las consecuencias de la crisis económica, con el aumento del desempleo, se dejan sentir sobre todo en los pequeños artesanos, los gerentes de hoteles, toda la industria turística".

"Sin embargo, es típico de la cultura del mundo árabe -señala la religiosa- el deseo de luchar para poder ganar esta nueva batalla". La hermana Lucía describe el estado de tensión exacerbado por la pandemia: "Si hacemos nuestra parte podemos reducir los riesgos. Tenemos que cuidar a los niños que pueden ser positivos, a sus familias, cuidar al personal que a veces es infectado por uno de los miembros de la familia que puede haber contraído el virus mientras asistía a la universidad". La atención adicional en el trabajo para asegurar que el virus no entre en el centro de salud es mayor. "En la primavera fuimos uno de los países con menos infecciones. Luego, con el verano, aumentaron. Todavía hay quienes no cumplen con las normas sanitarias, pero la labor de sensibilización de las autoridades ha fomentado una mayor conciencia". Además, Palestina no podría hacer frente a situaciones que requerirían un gran número de unidades de cuidados intensivos o personal dedicado: "No tenemos suficientes recursos. Somos afortunados porque tenemos la posibilidad de tomar muestras tanto a los niños como a las madres. La mayoría de ellos son asintomáticos o con síntomas leves -explica- y tenemos un control interno bastante estricto para vigilar que todos los trabajadores observen las normas".

El niño "sólo" quiere vivir: de eso se trata la Navidad

"Siempre podemos aprender de los niños". En resumen, este es el legado humano que la hermana Lucía ha construido a través de años de servicio entre los pequeños pacientes y que siempre guardará dentro de sí. "La característica del niño es querer vivir, disfrutar de la vida al máximo, sorprenderse, asombrarse, saberse satisfecho incluso con el juguete más pequeño. Los adultos estamos atrapados queriendo entender... el niño, en cambio, vive y quiere vivir. Este es el gran mensaje que los niños nos ofrecen todos los días". Y cuenta sobre una joven familia que llegó de Hebrón con tres hijos, los tres nacidos con fibrosis quística para la cual nunca hay una cura completa. Necesitan medicamentos y equipos que les ayuden a respirar. La hermana Lucía habla de la belleza del trabajo en equipo realizado para estos niños: conseguir que los padres acepten su condición de manera incondicional; conseguir que los hermanos se ayuden entre sí; conseguir que esta familia conozca a otros y aprender de ellos cómo han afrontado situaciones similares. "Lo bello es que los mismos chicos quisieron contar su experiencia a Aiuto Bambini Betlemme, que se creó para apoyar y promover el trabajo del Caritas Baby Hospital de Belén."Los chicos han puesto en circulación la esperanza. "Son portadores de vida en la aceptación de los límites. El mensaje de la Navidad es precisamente éste: acoger la novedad que nos ofrece la vida".

Los pequeños pacientes del hospital
Los pequeños pacientes del hospital

Las hermanas isabelinas terminan su misión en el Caritas Baby Hospital

La hermana Lucía, junto con las hermanas Gemmalisa y Erika, dejarán el hospital infantil de Caritas el 31 de diciembre y partirán de Belén a mediados de enero para volver a Padua, donde se encuentra la casa madre del instituto religioso fundado en 1828 por Isabel Vendramini. "Es un período de escasez de monjas, queremos reorganizar nuestra presencia dentro de las necesidades de la congregación - enfatiza -y se consideró oportuno cerrar esta actividad. Aiuto Bambini Betlemme ha querido escuchar la voz del Patriarca y de las autoridades eclesiásticas locales al respecto. Corradin hizo saber que se había enterado de que habría contactos para traer a otra congregación religiosa al hospital, que con el paso de los años se ha convertido en un centro altamente calificado y ha sido objeto de ampliaciones y renovaciones. "Hay un gran sentido de gratitud por el privilegio que he tenido de poder servir al Señor en su tierra, de poder encontrar al Dios niño. Una doble gracia por la que no tengo mérito alguno. Un gran regalo que siempre permanecerá sellado en mi corazón. Partimos en obediencia confiándonos a Dios que siempre cumple sus promesas de bien". No oculta la sensación de amargura, la fatiga, la molestia de irse. "Estamos afectadas, es un poco como morir, pero si también estamos muriendo significa que hemos dado lo mejor de nosotros mismas, nos hemos sentido bienvenidas, hemos amado. Es un corazón roto, el nuestro, porque ha amado".

El deseo de una "Navidad pascual"

"Me gustaría que fuera una Navidad pascual", nos dice la hermana Lucía. "El nacimiento de Jesús está conectado con toda su vida pública, hasta su pasión, muerte y resurrección. Son realidades llamadas a cruzarse". Y expresa el deseo de "nacer y renacer, para nosotros que estamos en esta fase de paso, pero para toda la humanidad afectada por esta pandemia". Para que quienes han experimentado el duelo de un familiar puedan experimentar el renacimiento pascual, que es la victoria sobre toda precariedad y todo sufrimiento. Los llevaremos una vez más, por última vez, a la gruta en la noche de Navidad".

23 diciembre 2020, 16:46