Buscar

Vatican News

Sudán del Sur. Líderes de las Iglesias piden ayuda para miles de personas

Varios líderes religiosos de Sudán del Sur hacen un llamamiento a la comunidad internacional pidiendo ayuda humanitaria a la población del país, que atraviesa un momento especialmente difícil debido a la emergencia del coronavirus, la grave inseguridad alimentaria, la invasión de langostas, las devastadoras inundaciones y las consecuencias de años de guerra”.

Ciudad del Vaticano

“El Consejo de Iglesias de Sudán del Sur (Sscc) pide que se preste ayuda humanitaria a la población del país, que atraviesa un momento especialmente difícil debido a la emergencia del coronavirus, la grave inseguridad alimentaria, la invasión de langostas, las devastadoras inundaciones y las consecuencias de años de guerra”. Lo señala el Consejo Ecuménico de Iglesias (Coe). En un documento firmado por varios líderes religiosos, entre ellos el Arzobispo de Juba, Monseñor Stephen Ameyu Martin Mulla, la Iglesia ecuménica mundial, las comunidades de fe, los donantes internacionales, los particulares y los amigos, se pide que ayuden a las comunidades más necesitadas.

Millones de personas necesitan asistencia humanitaria

Sudán del Sur, el Estado más joven del mundo, uno de los más fragmentados de África Central con más de 60 grupos étnicos de diferentes religiones, está tratando de poner fin al conflicto étnico que estalló en diciembre de 2013 entre algunos soldados leales al Presidente Salva Kiir Mayardit, de etnia Dinka, y los vinculados al ex Vicepresidente Riek Machar, de etnia nuer, acusado de preparar un golpe de Estado. Desde entonces, ha habido más de un millón y medio de desplazados internos y unos 7,5 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria, de una población de poco más de 11 millones. Además, se estima que casi la mitad de la población sufre de inseguridad alimentaria y que unos 300.000 niños sufren de malnutrición. La declaración del Consejo de Iglesias de Sudán del Sur también explica que la pandemia ha debilitado la cadena de suministro, lo que ha dado lugar a un aumento de los precios de los alimentos básicos y las materias primas.

Los conflictos agravan la situación del país

Los líderes de las Iglesias estiman que se necesitarían 500.000 dólares para satisfacer las necesidades inmediatas de 100.000 personas en Jonglei, Lagos, Alto Nilo, Equatoria y Unity para proporcionar agua, alimentos, saneamiento, refugio, medios de subsistencia y apoyo psicosocial. En los últimos meses, entre otras cosas, las inundaciones del Nilo han destruido granjas, han arrasado casas y escuelas y han desplazado a unas 700.000 personas. Según las Naciones Unidas, se necesitan unos 80 millones de dólares para hacer frente a los daños y 46 millones de dólares para la asistencia inmediata a 360 mil personas hasta el final del año. Pero el conflicto en curso y la violencia entre comunidades, junto con las restricciones impuestas por la pandemia, han obstaculizado la ayuda y las carreteras llenas de baches han hecho imposible que los organismos humanitarios lleguen a las zonas afectadas por las inundaciones. Por el momento, el Consejo de Iglesias de Sudán del Sur, la Alianza ACT y Caritas están tratando de ofrecer una respuesta oportuna a las emergencias.

04 noviembre 2020, 13:43