Buscar

Vatican News
2020.08.19 Don Alexandre Denou, Segretario generale della Conferenza episcopale di Mali 2020.08.19 Don Alexandre Denou, Segretario generale della Conferenza episcopale di Mali 

Malí: La Iglesia siempre ha abogado por el diálogo, dice el padre Denou

El Secretario General de la Conferencia Episcopal de Malí, Padre Alexandre Denou, habló de los cambios políticos que tuvieron lugar en Malí el martes 18 de agosto, incluida la renuncia al poder del Presidente Ibrahim Boubacar Keïta, que fue obligado a dimitir por un grupo de militares. Entrevista.

Jean-Pierre Bodjoko, SJ* - Ciudad del Vaticano

Desde ayer, las noticias políticas han registrado cambios en su país. ¿Cómo está la situación hoy?

Como usted dijo, ayer, después de la acción militar, el Presidente de la República, Ibrahim Boubacar Keïta, presentó su renuncia. También disolvió la Asamblea Nacional y el gobierno. Un grupo de personal militar formó un "comité nacional para la salvación del pueblo" que ahora dirigirá el país. Hoy, en la práctica, la situación está tranquila.

¿Cómo ves el futuro? ¿Cree que estos cambios políticos estabilizarán el país después del largo período de manifestaciones populares? ¿Su país va a hacer progresos democráticos?

En general, la toma del poder por la fuerza no hace avanzar la democracia. Y Malí se enfrenta a una crisis de seguridad desde hace varios años. No es seguro que esta situación haga avanzar necesariamente al país. Pero los militares que tomaron el poder deberían poder echar una mano, no sólo a las diversas organizaciones, como dijeron, sino sobre todo trabajar para restaurar la autoridad del Estado y restablecer la seguridad que hemos estado esperando desde hace varios años.

Varios países de la región, organizaciones regionales como la CEDEAO y la comunidad internacional han condenado los actos que tuvieron lugar en Malí. ¿Cómo reacciona a estas diversas condenas?

Estas diversas condenas no facilitan la situación sobre el terreno. Tendremos que trabajar con otros, porque Malí no puede ser aislado. Así que vamos a tener que tratar de negociar y, si es posible, reposicionarnos.

¿Crees que los malienses están contentos con lo que ha pasado en el país?

El golpe de estado, si se puede llamar así, sorprendió a todos. Vimos que algunos manifestantes estaban contentos y apoyaban a los militares. Pero tendríamos que esperar un poco más para ver dónde estamos en relación con las diferentes posiciones de las distintas partes.

Desde hace algún tiempo, la Iglesia no ha hecho muchas declaraciones. ¿Es por precaución? ¿Cuál es su posición ante todo lo que está sucediendo?

Desde el principio, la Iglesia ha trabajado mucho. Se ha unido a otras denominaciones religiosas para tener una voz común. Así pues, se ha querido permanecer fiel a las otras confesiones, que se han organizado en el marco de acciones, de seguimiento y de mediación, junto con algunas organizaciones de la sociedad civil. La Iglesia no ha tenido una voz privada, pero ha sido muy activa durante el tiempo que ha vivido Malí. La Iglesia siempre ha abogado por el diálogo, pidiendo que las diferentes partes se pongan de acuerdo y se sienten a la misma mesa para encontrar una solución. Recientemente, se nos presentó el proyecto de acuerdo político y social para poner fin a la crisis. Pero la Iglesia dijo que, dada su misión espiritual y también su misión de mediación, no puede opinar sobre este proyecto de acuerdo político y social, ya que nuestra misión es facilitar el diálogo. Por lo tanto, son las partes, es decir, los que son los actores, quienes deben ponerse de acuerdo y encontrar un consenso. Una vez hecho esto, la Iglesia podrá acompañarlos con consejos y oraciones. Y desde entonces, hemos estado rezando por la situación del país, se están organizando novenas y ayunos para que Malí pueda encontrar de nuevo la paz y la reconciliación.

Ya en 2012, los militares intervinieron en el cambio de régimen de su país. Ocho años después, el mismo escenario está sucediendo de nuevo. ¿Cómo puede encontrar un equilibrio político en su país?

No es fácil. Aún no hemos comprendido plenamente el concepto de democracia y hemos adquirido la madurez política necesaria para vivir esa democracia y aplicarla eficazmente. Los malienses aún no han recibido una gran cantidad de entrenamiento. Necesitamos una conversión y un cambio de mentalidad. Los políticos, que tienen que formar a la gente, están más preocupados por las elecciones. Una vez organizados, estos políticos buscan los votos de los malienses. Pero después de eso, todo ha terminado. Realmente necesitamos entrenar a los malienses en la democracia. No es deseable que el país pase por sucesivos golpes de estado. Y la Iglesia siempre ha pedido esta estabilidad a la que está apegada. Desde 1991, año del advenimiento de la democracia en Malí, de los tres presidentes que han gobernado el país, sólo Alpha Oumar Konaré ha terminado su mandato. Amani Toumani Touré no ha podido terminar el suyo, y menos aún Diocounda Traoré. Y ahora es Ibrahim Boubacar Keïta quien renunció antes del final de su mandato. Esto no es honorable para la democracia maliense.

*Twitter : @JPBodjoko E-mail : jeanpierre.bodjoko@spc.va

20 agosto 2020, 08:51