Buscar

Vatican News
More than 100 people dead after jade mine landslide in Myanmar Más de 120 personas muertas por el deslizamiento sobre una mina de jade en Myanmar  (ANSA)

Myanmar: Avalancha arrasa una mina de jade y mata más de 120 personas

Este es el último de una serie de graves accidentes que han golpeado los campos en el norte del país. Trabajadores irregulares afectados, parte de un mercado negro de miles de millones de dólares

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

Una avalancha arrasó una mina de jade en el norte de Myanmar matando al menos a 126 personas. Debido al mal tiempo, una pila de basura se desplomó en un lago, generando una ola de lodo y agua que barrió una de las muchas minas de jade en el estado de Hpakamt de Kachin. Enterrados por la avalancha se encontraban docenas de trabajadores, principalmente coleccionistas de jade no organizados, buscando los pequeños restos de piedra verde dejados en las rocas ya excavadas por los grandes operadores mineros.

El rescate se ha ralentizado por los monzones

En las últimas horas, la ayuda se ha detenido debido a las lluvias de la temporada del monzón y se teme que el número de muertos sea aún mayor, ya que todavía hay un centenar de personas desaparecidas, mientras que otras treinta están ahora en el hospital. A lo largo de los años se han registrado numerosos accidentes en la zona - en 2014, 100 personas murieron en otro deslizamiento de tierra, otras 50 el año pasado - y los llamamientos del gobierno de Aung San Suu Kyi para regularizar un sector industrial que a menudo funciona sin ninguna garantía de seguridad han servido de poco.

No hay normas de seguridad

"Estos accidentes son muy frecuentes en Myanmar, especialmente durante la temporada de lluvias, porque muchas minas de jade, rubí y oro son irregulares", explica a Noticias del Vaticano Cecilia Brighi, secretaria de la Asociación Italia-Birmania. "Todo el sector minero", añade, "se encuentra en zonas de conflicto armado en el norte de la antigua Birmania y gran parte de esas minas siguen siendo propiedad del ejército o de ex generales que las explotan sin tener en cuenta tanto las medidas de seguridad para los trabajadores como las medidas para prevenir los daños al medio ambiente. Se han desmantelado colinas enteras".

Un mercado multimillonario

Más del 90% del jade del mundo proviene de Myanmar, que se exporta principalmente a China. Los datos oficiales hablan de exportaciones por valor de 750 millones de dólares en 2017, pero según los expertos sería un negocio mucho más grande de mil millones de dólares - hablamos de 31 mil millones de dólares sólo en 2014 - realizado principalmente en negro. "El resultado final es que las personas que viven en esas zonas son víctimas de un conflicto armado muy fuerte y son todas muy pobres, a pesar de que el jade produce fuertes ingresos de exportación", explica Brighi de nuevo: "El jade de la más alta calidad, de hecho, tiene un precio medio de 13 mil dólares por kilo.

Una transición difícil

Si bien se han programado elecciones parlamentarias para el próximo mes de noviembre, continuando así el proceso de transición democrática iniciado tras cincuenta años de dictadura militar, los conflictos armados continúan en el país. Veinte organizaciones humanitarias que operan en el territorio han denunciado las condiciones de la población en los Estados de Rakhine y Chin, escenario de enfrentamientos entre el ejército y las milicias locales. "La situación en Rakhine no sólo se limita a la terrible fuga de los Rohingya, sino que ahora involucra a la mayoría de la población budista", subrayó Brighi. "Hay docenas de pueblos que han sido evacuados y casas quemadas, y durante el último año, el ejército ha estado cortando la Internet. Aunque Myanmar tiene unos trescientos casos oficiales de coronavirus positivos, la falta de acceso a la Internet en esas zonas también corre el riesgo de tener repercusiones en la salud. "El país tiene una presencia muy fuerte de teléfonos inteligentes para comunicarse, y hay un problema de información muy grave, especialmente en esta situación de pandemia", concluye Brighi. "Con el Covid en el Rakhine, no ha llegado ninguna información preventiva. La gente no sabe nada".

03 julio 2020, 11:00