Buscar

Vatican News
 Corea del Norte Corea del Sur alejamiento Surcoreanos miran hacia Corea del Norte  (AFP or licensors)

El irresistible alejamiento de las dos Coreas

El 25 de junio se cumple el 70º aniversario del comienzo de la Guerra de Corea. Las recientes tensiones entre Seúl y Pyongyang, que culminaron el martes con la destrucción de la oficina de enlace intercoreana, muestran hasta qué punto el conflicto sigue vivo y es parte constituyente de las relaciones entre los dos países hermanos. A casi siete décadas después de la firma del armisticio, el horizonte de una posible reunificación parece alejarse. En Corea del Sur, las generaciones más jóvenes parecen estar aceptando el status quo.

Xavier Sartre - Ciudad del Vaticano

La destrucción de la oficina de enlace intercoreana en su territorio por parte de Corea del Norte el martes 16 de junio, es un recordatorio de que el conflicto que comenzó hace 70 años en la península no ha terminado realmente. Aunque se firmó un armisticio en 1953 y se formaron dos estados a cada lado del paralelo 38, la paz nunca se estableció oficialmente. Esta fractura en el tiempo y el espacio es el último vestigio de la Guerra Fría. Pero al contrario de lo que ha sucedido en Europa en los últimos 30 años, la versión norcoreana del comunismo es más estable que nunca y no parece mostrar ningún signo de debilidad.

Un segmento creciente de la población de Corea del Sur da cada vez más por hecho este estado de cosas. Cuantos más jóvenes son los surcoreanos, más aceptan esta división de la península. Por el contrario, cuanto más viejos son, más apegados están a la reunificación de lo que una vez fue su país. El Padre Philippe Blot, sacerdote francés de la Sociedad de las  Misiones Extranjeras de París, en Corea del Sur, que ha vivido unos treinta años en Seúl, lo percibe cada día un poco más. "Las personas mayores de 60 años reaccionan con especial dureza a las políticas del presidente Moon Jae-in; piensan que está yendo demasiado lejos", explica. El Presidente está resueltamente comprometido con una política de acercamiento y diálogo con Pyongyang, a pesar de las dificultades y provocaciones del vecino del norte.

La falta de transmisión de la memoria

Los más jóvenes, los menores de cuarenta años, no son tan críticos y son, por el contrario, partidarios de esta política de apertura. "De la Guerra de Corea, han pasado 70 años, es mucho tiempo para ellos. Los más jóvenes no tienen memoria. Están acostumbrados a su país, Corea del Sur, y cuando hablamos de Corea del Norte, es otro país para ellos", dijo el misionero. A pesar de las tensiones recurrentes, "no hay realmente un gran peligro inminente".

Este desapego o indiferencia hacia esta cuestión, que parece tan esencial desde una perspectiva europea, puede explicarse por diferentes razones. Los problemas cotidianos llaman la atención, como la pandemia de Covid-19 en este momento. Pero hay una falta de transmisión de memoria. "Al igual que en Europa, las personas mayores viven cada vez menos con sus familias. Están realmente aislados de las generaciones más jóvenes", lamenta el sacerdote francés. Fuera del ámbito familiar, la sociedad hace poco por mantener el deber de recordar, como es el caso de Europa en relación con la Primera y Segunda Guerra Mundial. "Es por eso que los ancianos tienen mucho miedo por el futuro, de ser comidos, entre comillas, por Corea del Norte",

Así pues, la perspectiva de una reunificación de la península está retrocediendo. Y esto es palpable en toda la sociedad surcoreana, incluso dentro de la Iglesia Católica. "Ahora hablamos de rezar por la paz y la reconciliación, pero ya no añadimos el término reunificación", explica el Padre Blot. "Actualmente, no hay una posible reunificación a corto o mediano plazo." "Lo importante ahora es que no hay más enfrentamientos, ni más amenazas de ninguno de los dos lados", añade.

Si la Iglesia ha abandonado cualquier referencia oficial a la reunificación, sin duda es también por "la susceptibilidad de los norcoreanos", dice el misionero. "Y si hablamos de reunificación, desde nuestro punto de vista, el comunismo tiene que desaparecer y por lo tanto no hablamos de eso porque habría problemas políticos que surgirían como consecuencia.  El término reunificación no es un término vacío, está cargado de significado", insiste.

17 junio 2020, 11:41