Buscar

Vatican News
HONDURAS-UNICEF-FORE Henrietta Fore, Directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia  (AFP or licensors)

UNICEF: un alto el fuego mundial para 250 millones de niños

Todos ellos necesitan estar a salvo de la violencia. Lo pide Henrietta Fore, Directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), al declarar la necesidad de que las partes beligerantes presten atención al llamamiento del Secretario General de la ONU para que abandonen las armas, como parte de un alto el fuego global para afrontar la pandemia de COVID-19

Ciudad del vaticano 

Tal como se lee en la página Web de UNICEF en una declaración de su Directora ejecutiva, Henrietta Fore, los 250 millones de niños en todo el mundo que viven en zonas en conflicto necesitan que las partes beligerantes presten atención al llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas para que abandonen las armas, como parte de un alto el fuego global para afrontar la pandemia de COVID-19.

“Todos estos niños necesitan estar a salvo de la violencia”

Y afirma que “las partes en conflicto no podrán luchar contra el COVID-19 mientras luchan entre sí. Sin embargo, casi un mes después del llamamiento del Secretario General, se siguen librando conflictos violentos en zonas de Afganistán, Burkina Faso, Libia, Malí, Siria, Ucrania y Yemen, entre otros”.

El fuego podría significar la diferencia entre la vida y la muerte

De modo que, como afirma, “para los niños que viven estas pesadillas, un alto el fuego podría significar la diferencia entre la vida y la muerte. Un alto el fuego global protegería a los niños de ser asesinados, mutilados o forzados a abandonar sus hogares. Pararía los ataques a infraestructuras vitales como centros de salud o sistemas de agua y saneamiento. Abriría el espacio para que las poblaciones vulnerables puedan acceder a servicios esenciales como la atención médica, que son clave para detener una pandemia. Generaría oportunidades para favorecer el compromiso de las partes en conflicto para la liberación segura de niños de las fuerzas y grupos armados”.

Algunos avances positivos

La Directora ejecutiva de UNICEF también recuerda que hubo algunos avances positivos, con partes en conflictos en once países que ya se han comprometido a cesar las hostilidades durante la pandemia.

“Sin embargo, es necesario hacer mucho más para lograr una diferencia significativa para los niños en el terreno”

Y añade que “todas las partes en conflicto deben lograr y respetar acuerdos de alto el fuego”. Por esta razón – dice – “las autoridades y los grupos que controlan el territorio deberían facilitar el acceso abierto del personal humanitario para que podamos llegar a los niños y las familias con servicios esenciales, que incluyen alimentos, atención médica, protección, agua y saneamiento. Este acceso también podría usarse para reparar o rehabilitar la infraestructura clave que puede haber sido afectada por los combates, para que las poblaciones estén mejor protegidas de la propagación del COVID-19”. A lo que agrega:

“Las fuerzas y los grupos armados no deben obstaculizar la entrega de suministros de socorro ni impedir que las personas que lo necesitan obtengan servicios. Todos los civiles bajo el control del gobierno o los grupos de oposición deben recibir la ayuda que necesitan para su supervivencia y bienestar”

Liberar a los niños

También señala que “las partes en conflicto deben liberar a los niños detenidos por asuntos relacionados con conflictos armados o seguridad nacional. Las fuerzas y los grupos armados también deberían liberar a los niños de sus filas. Como siempre, UNICEF está dispuesto a ayudar a las autoridades a prepararse para liberar a los niños, incluyendo la identificación de condiciones seguras para llevarlas a cabo”.

Una pandemia que amenaza a toda la humanidad

Mientras tanto, mientras la lucha continúa, también lo hace el avance silencioso del COVID-19 contra los niños vulnerables y las poblaciones atrapadas a su paso. Un alto el fuego global serviría como modelo de cooperación y solidaridad para luchar contra el COVID-19, una pandemia que amenaza a toda la humanidad, especialmente a los más vulnerables. Un alto el fuego no solo mejoraría significativamente nuestras posibilidades de vencer la enfermedad a corto plazo, sino que podría sentar las bases para una paz duradera y sostenible, y eso significaría todo para los niños y su futuro.

17 abril 2020, 13:52