Buscar

Vatican News

Estados Unidos, el país con más fallecidos a causa del Covid-19

Los Estados Unidos se ha convertido en el centro de esta tragedia a causa del Covid-19, desde el pasado fin de semana, es el país con mayor número de fallecidos por esta epidemia. La cifra de contagios alcanzó la mañana de este viernes los 671,225 casos, mientras son unas 34,545 personas fallecidas.

Vatican News

“Comienza a extenderse la noticia, me marcho hoy mismo, quiero ser una parte de ella, Nueva York, Nueva York”, mientras los neoyorquinos la noche de este jueves, 16 de abril, entonaron desde sus ventanas, balcones y azoteas, la canción "New York, New York" de Frank Sinatra, para agradecer a los trabajadores sanitarios su esfuerzo y dedicación durante la pandemia del coronavirus; los Estados Unidos se ha convertido en el centro de esta tragedia en el mundo a causa del Covid-19, desde el pasado fin de semana, es el país con mayor número de fallecidos por esta epidemia. La cifra de contagios – según los últimos datos de NBC News – alcanzó la mañana de este viernes los 671,225 casos, mientras son unas 34,545 personas fallecidas.

Los casos podrían aumentar

Las cifras de personas contagiadas y fallecidos por el nuevo coronavirus en Estados Unidos podrían aumentar pronto debido a que las autoridades federales de sanidad empezarán a contar infecciones que hasta ahora no han sido confirmadas por una prueba de laboratorio. Al respecto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) pidieron el martes a los Estados incluir casos probables de COVID-19 en sus reportes. Por ahora, el estado de Nueva York sigue siendo el epicentro de la epidemia del coronavirus en el país, con 15,970 muertes y 222,284 casos de contagio. Los otros estados más afectados por la pandemia son Nueva Jersey, con 71,030 casos y 3,518 muertes; Michigan, con 28,059 casos y 1,921 muertos; Louisiana, con 21,951 casos y 1,103 muertes; Massachusetts, con 29,918 casos y 1,108 muertes; California, con 24,424 casos y 821 muertes. Desde el sábado, también el estado de Wyoming, el único estado que faltaba, se encuentra bajo declaración de desastre mayor.

El contagio y la reapertura de la economía

A pesar de esta dramática situación que atraviesa los Estados Unidos y después de todas las medidas adoptadas por el gobierno desde el inicio de la pandemia para evitar el contagio, los casos de coronavirus no disminuyen. Este jueves, el Presidente Donald Trump presentó nuevas medidas de su gobierno con el objetivo de “despejar el camino para levantar las restricciones en zonas de baja transmisión del coronavirus, y mantenerlas vigentes en áreas más afectadas, con el fin de reactivar la economía”. Por su parte, los Gobernadores de diferentes estados expresaron su preocupación y desacuerdo por las declaraciones del Presidente, quien afirmaba que “él tiene la máxima autoridad de ordenar la reapertura de la economía, levantar restricciones como el cierre de negocios o la imposición de normas de distanciamiento social vigentes a raíz del coronavirus”. Si bien es cierto que, el Presidente Trump ha emitido recomendaciones nacionales que rigen hasta el 1 de mayo para que la gente se quede en sus casas, han sido los Gobernadores y líderes locales los que han aplicado restricciones obligatorias, como el cierre de negocios y escuelas. Algunas de esas instrucciones conllevan multas u otras penalidades, y en algunas jurisdicciones se extienden hasta el verano.

El sistema sanitario y sus complicaciones

A esta tensión política se suma la complejidad del sistema sanitario en Estados Unidos, en su mayoría basado en seguros privados, lo que complica el proceso para identificar los casos de Covid-19 de manera temprana para contener la propagación. En algunos casos, la falta de cobertura sanitaria es un problema persistente y en este momento se vuelve más crucial. Teniendo en cuenta los datos de la Oficina del Censo en 2018, había 27,5 millones de personas que no tenían seguro en ningún momento del año, cifra que fue creciendo en los años siguientes. Esto genera que algunas de estas personas eviten acudir a un médico en caso de contagio: una consulta para alguien que no tiene seguro puede llegar a costar cientos de dólares. Y por no hablar de los inmigrantes indocumentados, alrededor de unos 11 millones, quienes suelen evitar buscar atención médica por temor a la deportación. Así como también, presentan problemas aquellos que tienen los llamados "seguros insuficientes", con una cobertura básica que solo cubre una pequeña fracción del coste de la consulta o tratamiento. A todo ello, se suma el hecho de que en muchos casos no existe ningún requisito para los empleadores en Estados Unidos de ofrecer días de baja por enfermedad pagados.

17 abril 2020, 13:18