Buscar

Vatican News

Coronavirus. Que las religiones sean testimonios de la fraternidad universal

La teóloga Shahrzad Houshmand comenta la carta del Ayatolá iraní, Alireza Arafi al Papa y relanza la necesidad de crear una alianza entre las religiones contra el gran enemigo común de la pandemia, pero también contra las graves emergencias contemporáneas como la guerra, el terrorismo y las armas nucleares. El Papa Francisco – dice – es un ejemplo también para los musulmanes.

Cecilia Sepia – Ciudad del Vaticano

En Irán, los contagios de Covid-19 siguen aumentando cada hora. Hace poco, según los datos publicados por el Ministerio de Salud, se superaron los 60.000 casos con casi 3.800 muertes, pero el gobierno ha decidido, no obstante, reabrir las actividades de bajo riesgo en todo el país, excepto en la capital, Teherán, a partir del sábado 11 de abril. La situación es tan dramática como en muchas partes del mundo, pero en este contexto el embargo y las sanciones no hacen otra cosa que agravar la emergencia sanitaria, confirma a Vatican News, Shahrzad Houshmand Zadeh, teóloga musulmán y profesora de la Universidad La Sapienza de Roma y de la Pontificia Universidad Gregoriana. Sin embargo, de su análisis, además del terreno, emerge el importante papel que las organizaciones religiosas están desempeñando en la gestión de la crisis y el fuerte espíritu de solidaridad que anima al pueblo iraní. Shahrzad Houshmand relanza el mensaje del Ayatolá, Alireza Arafi, Rector de la Universidad de Qom, quien en su carta dirigida al Papa Francisco, en nombre de una gran comunidad académica chiíta, propone "una comunidad de religiones reveladas al servicio de la humanidad" para hacer un frente común contra la pandemia. Una alianza entre las religiones celestiales sigue siendo la solución más deseable, reitera la teóloga, convencida de que las religiones se han revelado precisamente para aportar un bien mayor a toda la familia humana. Es urgente – afirma – redescubrir esos valores que se traducen en solidaridad y servicio de los que el Pontífice es un gran portador.

R.- Irán es un vasto territorio, cinco veces el tamaño de Italia, con 86 millones de personas, también por esta razón los datos que tenemos hoy sobre la emergencia y la propagación del contagio del Coronavirus podrían ser mucho más altos. En cualquier caso, es un pueblo que lucha con un enemigo común, que es común a toda la comunidad humana, pero lo que agrava la situación en Irán es este cierre, el embargo junto con las sanciones y la imposibilidad de comprar medicinas y equipos médicos, y el pueblo es siempre el que paga.

¿Qué papel tienen las comunidades y organizaciones religiosas en esta emergencia sanitaria?

R.- En la lectura épica y moral del pueblo iraní está muy presente el servicio a los demás, también en la literatura y la poesía. Justo esta mañana estaba leyendo acerca de Naser-e khosrow, un gran poeta persa, que vivió hace unos mil años, que describió su viaje a La Meca cinco veces, pero la última vez decidió no volver porque en el camino se encontró con un pobre hombre, le dio comida, bebida, lo cuidó y durante un sueño comprendió que este acto era mucho más agradable para el Señor que todas sus peregrinaciones. Este espíritu de servicio está realmente muy presente en todos los iraníes, ciertamente hoy en día en la primera línea hay médicos y enfermeras que están pagando la emergencia al precio de la vida. Muchos enfermeros jóvenes han muerto en este período en Irán, pero el servicio de las comunidades religiosas también es grande, trabajan para ir al pueblo, cuidan a los necesitados, traen alimentos y también están dispuestas a pagar o comprar las necesidades básicas.

Esta solidaridad laboriosa se menciona también en la carta del Ayatolá iraní, Alireza Arafi que escribe al Papa en nombre de una gran comunidad académica chiíta proponiendo una alianza entre las religiones o más bien "una comunidad de religiones reveladas al servicio de la humanidad" contra la pandemia pero también para afrontar juntos, cristianos, musulmanes, judíos, otras emergencias contemporáneas. ¿Cómo se lee este llamamiento?

R.- El Ayatolá Alireza Arafi dirige el centro más importante de la academia religiosa tradicional de Qom, que acoge a más de 50 mil estudiantes y otros dispersos en muchos países del mundo. En esta carta ha retomado el Corán para pedirle al Papa que cree una alianza de religiones. Cita el cuarto capítulo del Corán, el versículo 114 donde dice: "no hay nada bueno en la mayoría de los diálogos excepto cuando se ordena la caridad o el bien conveniente o la conciliación entre los pueblos y para quien lo haga, vendrá el placer de Dios". Esta forma de leer la religiosidad, que debe traducirse en servicio, en traer paz y caridad, está en el corazón de la petición del Ayatolá, pero no fue el único que se dirigió al Papa en estos términos. Antes que él, de hecho, otro gran Ayatolá, Mohaghegh Damad, pidió la ayuda del Papa para crear una comunidad de religiones en este difícil momento histórico, en el que toda la familia humana debe reunirse en torno a un bien común que es la reciprocidad, es la solidaridad mundial y, sobre todo – como leemos en esta carta – las religiones reveladas deben dar testimonio de esta solidaridad, de esta fraternidad universal. Deben hacerlo a través de líderes religiosos, incluso con creaciones asociativas al servicio de la única humanidad, amada por el único Dios verdadero. El Corán, es bueno recordarlo, menciona a María y menciona la muerte de Jesús. En el mismo capítulo, pero en el versículo 158 que habla de la muerte de Cristo y su elevación al cielo por ejemplo: estos pasajes, son pasajes en los que tanto Arafi como Mohaghegh, pero también el gran Imán de Al-Azhar Ahmad, Al-Tayyeb, (que firmó con el Papa la Declaración de Abu Dabi sobre la Fraternidad Humana para la Paz mundial y la convivencia común), nos empujan a encontrarnos en la hermandad. Pero también debemos encontrarlo en figuras tan centrales como Jesucristo. Es interesante notar que Jesús es llamado por el Corán como "Mesías" y el mismo Dios que llama al niño no nacido de esta manera cuando dice: "Te daré un niño, María, cuyo nombre será Mesías". Y siempre en el versículo 158, hablando de la muerte de Jesús, leemos: "después de todo no pueden matarlo, pero fue Dios quien lo resucitó a sí mismo".  Son versos que hay que releer para encontrarnos en los valores comunes y también en las figuras comunes que tenemos, para traducir nuestra religiosidad como servicio a la humanidad. Lo que Jesucristo hizo en la teología cristiana, con el Misterio Pascual, con el Misterio Eucarístico y la Encarnación de otra manera los dos Ayatolás releen a través de estos versos coránicos traduciendo la religiosidad como un servicio a la única familia humana.

El papel de los líderes religiosos y teólogos en tales circunstancias", dice el Ayatolá Arafi en su carta a Francisco, "es 'fortalecer los fundamentos de la fe, proteger la sociedad, promover la oración y la súplica en la presencia de Dios'... Pero también hay una advertencia a los gobernantes para que permitan este abrazo unificado, dejando de lado todo lo que divide en vista del bien común.

R.- Absolutamente, sí. El Secretario General de la ONU, António Guterres, también ha pedido que se detengan las guerras. Si los líderes políticos lo hacen, los líderes religiosos también deben hacerlo. Las sanciones tampoco son más que una forma de guerra que, en este triste momento en el que nos enfrentamos a un enemigo común, pesa más. Es hora de la prueba de la humanidad, dice Arafi en su carta, pero también añadiría la prueba de las religiones. Hoy en día, si San Pedro está cerrado, la Meca y la Kaaba también lo están, y entonces todo esto debe ser experimentado como una llamada para ir a las profundidades del mensaje religioso que no es más que un servicio. El cristianismo lo demuestra de manera sublime con la Encarnación, pero también con el Islam. Todos debemos recordar que las religiones vienen y se revelan para hacer el bien a la sociedad humana. La petición de Arafi tiene como objetivo final reunirnos en torno a valores comunes, valores revelados, valores humanos y espirituales.

Del Ayatolá Arafi también llega una acción de gracias al Papa por su atención a los pobres y necesitados: ¿otro punto que une las dos religiones y que quizás es menos conocido en el Islam?

R.- Esto es exactamente así. El 27 de marzo todos vimos esa poderosa oración que hizo el Papa Francisco en la parvis de San Pedro y que tuvo la capacidad de reunir y hacer rezar a las comunidades musulmanas a su alrededor, en Italia y en el mundo. Estos son mensajes verdaderamente "celestiales" porque unen a la familia humana, a los pueblos y a las religiones, como la atención a la última. ¿Qué mensaje es más fuerte que la unidad, la cohesión, la colaboración y la oración conjunta, silenciosa o hecha de palabras, para rezar por el bien del otro? Esta es realmente la fuerza del mensaje del Papa que reúne a todos y despierta esta gratitud hacia él de los líderes musulmanes chiítas o suníes del mundo.

¿El Irán, como muchos países del mundo, en este momento de crisis, ha puesto en suspenso los desacuerdos internos y regionales, o todo esto continúa y agrava la emergencia?

Durante estos días, en verdad, más de 50 mil prisioneros han sido liberados, y hay signos de distensión. Seguramente este enemigo común a todos los pueblos baja el tono, porque en el momento del dolor las manos se elevan hacia el Señor para que traiga sanidad y bendición a una población agotada primero por las guerras, como la de Irak, y luego por las sanciones y las dificultades externas e internas. Seguramente en este momento la epidemia es una prioridad y todo lo demás está en pausa.

07 abril 2020, 17:07