Buscar

Vatican News
Erupción del volcán Taal, Filipinas. Erupción del volcán Taal, Filipinas.  (AFP or licensors)

Filipinas: una posible “erupción explosiva” del volcán Taal

Uno de los volcanes más activos del archipiélago filipino entro en erupción el domingo 12 de enero. Las autoridades han aumentado la alerta a nivel cuarto, tras el riesgo de una “erupción explosiva”. Miles de personas han sido evacuadas. El vicepresidente de la Conferencia Episcopal llama a la oración.

Ciudad del Vaticano

Este domingo el volcán Taal, en la ciudad de Manila (Filipinas) comenzó a mostrar signos de actividad, expulsando lava y dejando una gigantesca columna de cenizas y humo al sur de la capital fiilipina. Cientos de vuelos internacionales fueron cancelados a causa de una posible “erupción explosiva”.

Caos y prevención

El volcán, situado a unos 65km de Manila, dejo una capa blanca cubriendo casas y calles de los alrededores, causando caos en el tráfico. En la isla del volcán viven alrededor de 6,000 personas y el domingo la población local fue trasladada a salvo a Batanga. En la región las aldeas cercanas a la ciudad de Agoncillo, en la provincia de Batangas se han sentido temblores.

Según los informes del provincial, al menos 20.000 personas se han refugiado en centros de evacuación, y ya el gobierno ha ordenado el cierre de escuelas y oficinas públicas.

Intensificación de oraciones

Por su parte, los fieles católicos han intencificado sus oraciones por la seguridad de todas las poblaciones en peligro. "Oramos por la seguridad de las personas que viven en áreas cercanas al volcán Taal", ha dicho Mons. Pablo Virgilio S. David, obispo de Caloocan y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas.

Riesgo de un tsunami volcánico

La alarma se ha intensificado: el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología elevó el nivel de alarma a nivel cuatro, de cinco existentes, afirmando que “una erupción explosiva peligrosa podría producirse en unas pocas horas o días”. También ha advertido que la erupción podría causar un “tsunami volcánico”.

Con ello, el gobierno ha aconsejado a la población que permanezca en casa por razones de salud: las cenizas son muy dañinas para la salud y contienen partículas con dióxido de carbono, dióxido de azufre, flúor y ácido clorhídrico.

El archipiélago filipino se encuentra en el llamado "anillo de fuego" del Pacífico, donde las placas tectónicas chocan, causando terremotos y frecuente actividad volcánica. La última erupción de Taal data de 1977.

14 enero 2020, 12:55