Cerca

Vatican News

Frente a la indecente precariedad, "trabajo decente como Dios quiere"

Por quinto año consecutivo, las organizaciones españolas que integran la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» (ITD) celebrarán, el 7 de octubre, la Jornada Mundial por el Trabajo Decente con el objetivo de hacer visible la indecente precariedad que sufre el mundo del trabajo.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Con el lema “Frente a la indecente precariedad, trabajo decente, como Dios quiere”, las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) –Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)— lanzan un manifiesto con motivo de la celebración, el 7 de octubre, de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente en el que denuncian las lamentables condiciones que sufre el mundo del trabajo y piden con urgencia "adoptar las medidas necesarias para conseguir ofertas laborales decentes y accesibles para todas las personas”.

Sigue aumentando la cifra de trabajadores pobres

En el manifiesto, estas entidades advierten que en la realidad social de muchos países de todo el mundo, el trabajo está lejos de ser un derecho que garantice la dignidad de la persona, ya que sigue aumentando el número de trabajadores pobres. 

Y en este sentido, recuerdan la apuesta común alcanzada en junio pasado durante la 108° Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo, en la que se celebró el centenario de este organismo, “de aprovechar todo el potencial del progreso tecnológico y el crecimiento de la productividad para lograr trabajo digno y desarrollo sostenible, que permitan asegurar la dignidad, la realización personal y una distribución equitativa de los beneficios para todos”. 

Efectos de la precariedad laboral

Al mismo tiempo, y en el marco de este 7 de octubre, la ITD subraya los efectos negativos de la precariedad laboral, que se traduce en “vidas truncadas, vulnerables y violentadas de personas explotadas y abusadas por contratos temporales y eventuales, con sueldos que no concuerdan con las horas realizadas, sin medidad de seguridady sujetos a una flexibilidad que acaba quebrando la dimensión personal de las personas al imposibilitar una verdadera conciliación entre trabajo, familia, descanso, participación social y ocio”.

Tal como se lee en el manifiesto publicado con motivo de la Jornada, "como organizaciones y movimientos de Iglesia encarnados en la realidad del sector laboral, recordamos nuevamente que la política económica debe estar siempre al servicio del trabajo digno”.

Trabajo no es sinónimo de "explotación"

Y citando las palabras del papa Francisco hacen hincapié en que cuando la sociedad está organizada de tal modo, que no todos tienen la posibilidad de trabajar ni de estar unidos por la dignidad del trabajo, esa sociedad no va bien: «¡no es justa! Va contra el mismo Dios, que ha querido que nuestra dignidad comience desde aquí. La dignidad no nos la da el poder, el dinero, la cultura, ¡no! ¡La dignidad nos la da el trabajo!».

Se trata, en definitiva, de lograr que las oportunidades laborales sean realmente dignas, ya que lamentablemente en tantos sistemas sociales, políticos y económicos, la opción de trabajo viene distorsionada y se traduce en explotar a la persona.

Trabajo: garante de dignidad y justicia

 Siendo plenamente conscientes de esta realidad, y la importancia de establecer puentes y mirando al mundo desde las periferias en las que gestionan pryectos, la ITD reivindica que todos los poderes públicos se comprometan de forma activa en la construcción de un sistema económico, social y laboral justo, fraterno y sostenible que sitúe a la persona en el centro y en el que el trabajo sea garante de dignidad y justicia, así como del desarrollo integral de la persona.

Unidos ante los retos del Sínodo de la Amazonía

Por último, en esta Jornada que coincide con el inicio del Sínodo especial para la Amazonía, la ITD comparte los retos lanzados en el cuidado de la Casa Común y las inquietudes ante el deterioro medioambiental, sin olvidar las violaciones de derechos humanos que afecta a las comunidades más vulnerables. Ya que la defensa de la Creación involucra a la Iglesia por el Trabajo Decente en la defensa de unas condiciones laborales dignas para quienes se ven sometidos, "bajo escandalosas condiciones de explotación, a prácticas productivas insostenibles con la dignidad humana y el equilibrio medioambiental".

Campaña en las Redes Sociales

#DalaChapa, expresión española que podría traducirse como "insiste con fuerza", es el hashtag lanzado para compartir los contenidos del manifiesto, el vídeo y las 6 imágenes que acompañan esta microcampaña desde la cuenta de ITD en Twitter (@IglesiaxTD) y desde los perfiles de las entidades promotoras.

03 octubre 2019, 18:58