Cerca

Vatican News
2019.05.07 Papa Francesco recibe aJean Vanier en el  Vaticano 21 marzo 2014  - 2014.03.07 2019.05.07 Papa Francesco recibe aJean Vanier en el Vaticano 21 marzo 2014 - 2014.03.07 

Ha muerto Jean Vanier, fundador de El Arca

"Por último, a menudo se dice que soy el fundador, ¡pero soy simplemente el primero en llegar!». Hoy, martes 7 de mayo de 2019, Jean Vanier, fundador de El Arca, falleció a la edad de 90 años. Jean Vanier estuvo unos días en cuidados paliativos en la Casa Jeanne Garnier (París), donde murió

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Director ad interim de la Sala de Prensa del Vaticano ha informado que el Papa Francisco ha sido informado de su muerte y “ora por él y por toda la comunidad de El Arca”

Jean Vanier nació el 10 de septiembre de 1928. Fue el penúltimo de cinco hijos. Mientras planeaba una carrera militar -como su padre- se marchó a los 22 años, sintiendo una creciente atracción por un viaje espiritual.

En septiembre de 1950, se incorporó a l'Eau Vive, un centro de formación teológica para laicos. Se instaló allí porque deseaba ser sacerdote. En 1964, mientras visitaba un asilo psiquiátrico en los suburbios del sur de París, se sintió conmovido por la angustia de dos personas internadas: Raphaël Simi y Philippe Seux. Jean Vanier decidió establecerse y vivir con ellos. Fue en julio de 1964 cuando encontró una casa en Trosly-Breuil (Oise), es el comienzo del Arca.

Por la dignidad humana: El Arca

Las comunidades de El Arca son lugares donde las personas con discapacidad intelectual y aquellos que han venido a ayudarles pueden compartir su vida cotidiana. Las personas que acompañan desarrollan relaciones mutuas que van más allá de la ayuda y el trabajo. Juntos, los miembros de El Arca, tengan o no una discapacidad intelectual, construyen su vida comunitaria: participación en tareas, decisiones, reflexiones, celebraciones y encuentros, preocupación por los demás. Todos están invitados a contribuir a la vida en común, según sus capacidades y deseos.

Hoy, El Arca acoge a más de 1.200 personas con discapacidad mental en 33 comunidades reconocidas como instituciones médico-sociales. La Federación Internacional de El Arca está presente en 38 países con 154 comunidades en los 5 continentes.

Jean Vanier fue también el origen de varios otros movimientos. En 1968, después de predicar un retiro en Toronto, nació el Movimiento Fe y Compartir, que ofrece retiros para religiosos, laicos y personas con discapacidades.

Fe y Luz

Ese mismo año, Jean Vanier y Marie-Hélène Matthieu organizaron un primer encuentro de peregrinación para personas con discapacidad mental. Renovaron la experiencia en la Pascua de 1971.

En esta ocasión tuvo lugar la primera peregrinación de "Fe y Luz" a Lourdes. Reuniendo a 12.000 peregrinos de 15 países, entre ellos 4.000 personas con discapacidad mental, este encuentro dio origen a la asociación del mismo nombre. Hoy, Fe y Luz cuenta con más de 1.420 comunidades en 53 provincias de los cinco continentes, que representan a 86 países.

Desde 1975, Jean Vanier había renunciado a su cargo de coordinador internacional de El Arca. Desde 1980, ya no ocupaba ningún puesto de decisión en la fundación.

El cariño de Dios

Numerosos son sus escritos. A continuación un fragmento de su obra “Ce Dieu qui se révèle dans la Faiblesse" pág 55 :

“La resurrección de Jesús, es también para cada uno de nosotros. Nos permite, a los que creemos en Él y hemos recibido al Espíritu Santo, ser testigos del amor y de la verdad por nuestras palabras, pero sobre todo por nuestra vida; nos permite realizar actos humanamente imposibles: amar a nuestros enemigos, desear el bien a aquellos que no nos lo desean o que nos odian; orar por los que nos persiguen; compartir con los más frágiles; tomar con Jesús un camino de humildad. Amar con paciencia y bondad aquellos que son diferentes o que nos fastidian.”

Nuestra misión: encontrar

Palabras de Jean Vanier a Radio Vaticana: nuestra misión es el encuentro

"Nuestra misión es encontrarnos, ha declarado a Radio Vaticana,  con un mundo de extrema debilidad, pobreza y sufrimiento, gente que a menudo ha sido rechazada. El papel del Arca es anunciar la buena noticia a los pobres: a ellos les decimos ciertamente "Dios te ama", pero también decimos "Yo te amo, tú eres importante para mí". Es acoger en pequeñas casas a personas que han sufrido tanto y revelarles que son alguien.

Amar a alguien es simplemente revelarle que tiene un valor, no tanto para hacer cosas por él -por supuesto, esto también- sino para estar juntos, para comer juntos. Jesús en el Evangelio dice: "Cuando des un banquete, no invites a tus amigos, sino a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos". Esto es una bendición.

Nuestro objetivo es comer en la misma mesa, ser amigos. Todo el trabajo del Arca es dar la posibilidad de una vida profundamente humana alrededor de la mesa, alrededor de las fiestas, el trabajo, la oración. Así que el Arca es un lugar de reconciliación donde personas de muy diferentes religiones y culturas pueden encontrarse y esto transforma las vidas de las personas con discapacidades, pero también transforma a los voluntarios. El Arca, después de todo, es un lugar de celebración donde el objetivo es que todos sean felices".

07 mayo 2019, 12:37