Cerca

Vatican News
Migrantes. Libia Migrantes. Libia  (ANSA)

Libia: la situación de los refugiados es dramática

Desde que comenzaron los enfrentamientos, el número de muertos ha aumentado a 522. Cientos de personas se amontonan en los campos de refugiados. El Dr. Foad Aodi, director de Amsi, hace un llamamiento a los líderes europeos: "Creen corredores humanitarios"

Ciudad del Vaticano

Fayez al Sarraj encabeza una delegación de diplomáticos libios que visitan Roma, en vista de la reunión de hoy con el Primer Ministro italiano Giuseppe Conte. El líder del gobierno de Trípoli pide a Italia más apoyo en la batalla contra la milicia de Khalifa Haftar. La visita de Serraj a Roma tiene lugar poco más de un mes después del inicio de los enfrentamientos en Trípoli, que hasta ahora se han cobrado la vida de cientos de personas.

 En los últimos días, Conte y el Primer Ministro del Gobierno del Acuerdo Nacional han mantenido varias conversaciones telefónicas para discutir la situación: Italia insiste en un alto el fuego lo antes posible y en una solución política a la crisis, al igual que la ONU pide una semana de "tregua humanitaria" para que coincida con el comienzo del mes del Ramadán Islámico.

"Las víctimas de los enfrentamientos en Libia han ascendido a 522. Desgraciadamente, hay zonas, sobre todo al sur de Trípoli, de muy difícil acceso, donde se han descubierto familias enteras exterminadas". Declara el Dr. Foad Aodi, presidente de Amsi (la Asociación de Médicos de Origen Extranjero en Italia), a los micrófonos de Radio Vaticano Italia.

"Los hospitales se están derrumbando, una central eléctrica ha sido atacada cerca de Trípoli y ahora hay escasez de electricidad en las clínicas. Hay escasez de personal médico, especialmente en cirugía general, cirugía vascular y neurocirugía. Además, más de 50 mujeres han muerto después de una violación en grupo.

La situación en los campamentos de refugiados

"En este momento, hay amontonados en los centros, unos cinco mil refugiados. No hay suficiente lugar para todos y la situación es particularmente precaria. Les pongo el ejemplo del hospital de Trípoli, que tiene una autosuficiencia estimada para otros tres meses como máximo. Entonces los suministros de comida terminarán. Si la capital sufre tanto, los otros centros sólo pueden sufrir aún más. Además, otro punto delicado de este conflicto es el hecho de que hay más de 1.500 menores reclutados en los enfrentamientos. Muchos de ellos provienen de familias pobres y se han visto obligados a alistarse bajo chantaje.

"Como médicos, no podemos dejar de hacer sonar la alarma", concluye el Dr. Aodi. "Pedimos al gobierno italiano y a los líderes europeos que se movilicen por la situación en Libia y creen corredores humanitarios que permitan a estas personas llegar a lugares seguros, tal y como pidió el Papa Francisco.

Esta petición se une a otra hecha por Médicos sin Frontera, días atrás: "Volvemos a hacer un llamamiento a las partes en conflicto para que respeten el Derecho Internacional Humanitario y hagan todo lo posible para asegurar la protección de infraestructuras civiles y de la población, así como para permitir que las organizaciones humanitarias puedan prestar asistencia médica esencial a todas aquellas personas que lo necesiten a ambos lados del frente”.

08 mayo 2019, 13:30