Buscar

Vatican News

Yemen: MSF denuncia que madres e hijos mueren sin asistencia médica

Los cuatro años de guerra en Yemen han hecho mella en la salud de miles de mujeres y niños que no pueden llegar a tiempo a un centro sanitario para recibir ayuda. Médicos Sin Fronteras lanza un informe realizado entre 2016 y 2018, en el que denuncia la muerte de 36 madres y 1.546 niños, de los cuales 1.018 eran recién nacidos.

Ciudad del Vaticano

La salud de mujeres y niños es una de las principales consecuencias de la guerra en Yemen. Es habitual encontrar mujeres con complicaciones en el parto o niños enfermos que no pueden llegar a tiempo a un hospital.

Entre 2016 y 2018, Médicos Sin Fronteras registró en los centros de Huban (Taiz) y Abs (Hajja), la muerte de 36 madres y 1.546 niños, de los cuales 1.018 eran recién nacidos.

Madres e hijos sin atención médica

Datos que se ven reflejados en el informe titulado "Embarazo complicado: madres e hijos que mueren sin atención médica", donde se explica que un tercio de esos pacientes murieron antes de llegar al centro hospitalario, mientras que los recién nacidos que sí lograron recibir ayuda sanitaria suelen tener un peso muy bajo. Por otra parte, las causas más habituales de fallecimiento en neonatos son nacimiento prematuro, asfixia al nacer o infecciones graves (sepsis).

 

En este contexto, MSF denuncia que el gran número de muertes está relacionado con diversos factores, todos ellos vinculados al conflicto: por ejemplo, la falta de centros médicos, las dificultades para acceder a las pocas clínicas que todavía funcionan y la escasez de recursos para pagar opciones alternativas.

Tras cuatro años de conflicto en Yemen, las facciones enfrentadas y los países que los apoyan han provocado el colapso del sistema público de salud, que no puede afrontar las necesidades de los 28 millones de habitantes del país.

Personal médico en peligro

Además, el conflicto interfiere constantemente en la actividad de los centros sanitarios.

Es por ello, que el nuevo informe publicado por la organización internacional sin ánimo de lucro se centra en el impacto que la guerra desencadena sobre la población más vulnerable y a la vez más olvidada en términos de atención sanitaria: su contenido está basado en entrevistas con pacientes y en la experiencia de sus equipos en centros situados en las gobernaciones de Taiz y Hajja con mujeres embarazadas, madres primerizas, niños y adolescentes menores de 15 años.

Igualmente, el personal médico afronta los mismos peligros para poder llegar a los hospitales y atender a los pacientes ya que la inseguridad no sólo afecta a los que necesitan atención, sino también al personal sanitario que los atiende. 

Más ayuda humanitaria experimentada

Asimismo, la desesperada situación de madres y niños sin acceso al derecho de salud pública no se limita a las gobernaciones de Taiz y Hajja, sino que se extiende en todo Yemen, especialmente en las zonas más expuestas a los choques armados.

 

En este sentido, el informe de Médicos Sin Fronteras, reitera su llamamiento a que todas las partes involucradas en el conflicto garanticen la protección de la población y el personal sanitario, permitiendo a heridos y enfermos acceder a los centros de salud.

También solicita a las organizaciones internacionales que incrementen la respuesta humanitaria y desplieguen más personal experimentado en las áreas que más lo necesitan para asegurar una correcta supervisión y calidad de la ayuda.

26 abril 2019, 16:00