Cerca

Vatican News

Mozambique afectado por el cólera tras el ciclón Idai

La organización Médicos Sin Fronteras explica que el principal foco de contagio es la falta de agua potable. Por el momento las instalaciones médicas atienden a más de 200 pacientes al día, mientras que aviones de carga de la ONG traen suministros necesarios para realizar esta labor.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Más de un millón de personas han resultado damnificadas a causa de las inundaciones provocadas por el ciclón Idai en Mozambique. Muchas de ellas necesitan asistencia urgente para sobrevivir. Los equipos de emergencia de Médicos Sin Fronteras (MSF) han iniciado sus actividades para dar respuesta a las graves consecuencias generadas por la catástrofe.

Millones de afectados tras el ciclón

"El ciclón dejó a su paso devastación, miles de casas destruidas y a una comunidad vulnerable y expuesta a los elementos", explica Gert Verdonck, coordinador de Emergencias de MSF en Beira, una de las ciudades más afectadas.

 

“La cadena de suministros se ha roto y eso provoca falta de alimentos, agua potable y atención médica. Es muy probable que este enorme daño conduzca, en las próximas semanas, a un aumento dramático en las enfermedades transmitidas por el agua, infecciones cutáneas, respiratorias y malaria. Además, el sistema de salud local y todos sus servicios regulares, como el tratamiento del VIH y atención materna, también se han visto interrumpidos".

Sin agua potable, más riesgo de enfermedades

En la actualidad, los equipos de MSF en Beira trabajan, en colaboración con el Ministerio de Salud, en tres centros de salud donde atienden casos de diarrea aguda y reparan los daños sufridos por el ciclón. A medida que lleguen a esta ciudad más personal sanitario y suministros, la ayuda se irá extendiendo hacia otros puntos afectados.

Tal como informa el equipo médico en la página web oficial de la ONG, el ciclón afectó especialmente al sistema de suministro hidráulico por lo que muchos habitantes carecen de agua potable. Esto significa que no tienen más remedio que beber de pozos contaminados. Algunas personas incluso beben agua estancada junto a la carretera para saciar su sed, lo cual se traduce en un aumento de pacientes que padecen diarrea. En los últimos días, los centros de salud apoyados por MSF han atendido a cientos de pacientes con esta enfermedad. 

Incrementan los casos de cólera

Ante el desolador panorama, cabe destacar que el cólera se ha convertido en un grave problema a nivel nacional: “Dada la enorme cantidad de agua que cayó en Beira durante el ciclón Idai y la magnitud de los daños, han surgido brotes de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera”, explica Gert Verdonck, argumentando que MSF está dando apoyo al Ministerio de Salud para asistir a los pacientes con estos síntomas en tres centros de salud de Beira.

 

Hasta el momento estas instalaciones médicas atienden a más de 200 pacientes al día, mientras que aviones de carga de la ONG traen diariamente suministros necesarios para realizar esta labor. 

Clínicas móviles en las periferias

Asimismo, se han puesto en marcha clínicas móviles para facilitar atención primaria a las comunidades más perjudicadas. Estos equipos compuestos por médicos, auxiliares de clínica, enfermeros, promotores de salud y orientadores, están visitando las áreas más pobres de Beira, así como algunos de los 37 centros de tránsito que acogen a personas que han perdido sus hogares y han sido rescatadas de áreas inundadas en las zonas periféricas.

En este contexto, resuena el llamamiento de MSF solicitando que la comunidad internacional no olvide al pueblo mozambiqueño.

09 abril 2019, 14:00