Cerca

Vatican News
2019.03.28 Semana Santa en Guatemala 2019.03.28 Semana Santa en Guatemala 

La Semana Santa en Guatemala: Patrimonio Cultural Intangible

En el 2008, la Unesco declaró a la Semana Santa Patrimonio Cultural Intangible de la Nación porque es algo que está vivo, es cambiante, no desaparece mientras la gente lo quiera hacer, depende de las personas, se adaptan a los tiempos

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

La Semana Santa es resultado de una mezcla de tradiciones de diferentes lugares que han conseguido perdurar a través del tiempo, desde la llegada de los conquistadores y los misioneros hasta nuestros días, perdurando como tradición propia de la religión católica, según sus orígenes. En Antigua Guatemala, se vive a través de las procesiones que realizan las hermandades de las parroquias de la ciudad durante el periodo comprendido entre el Sábado de Ramos y el Domingo de Resurrección, y cuando pasan por las calles, lo hacen sobre alfombras bellamente decoradas por las colectivas, es decir se hacen por cuadras y por familias completas, ellos son los que trabajan en la confección de los moldes, el teñido del serrín y la elaboración la alfombra.

La tradición de elaborar alfombras religiosas tiene como base bíblica el pasaje del libro según San Mateo, capítulo 21, versos 7 al 9, que dice: “Y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y se sentó sobre ellos. Y la compañía, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino: y otros cortaban ramos de los árboles, y los tendían por el camino. Y las gentes que iban delante, y las que iban detrás, aclamaban diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”

Esta fue la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, donde la gente le recibió con gritos y aclamaciones, extendiendo a su paso mantos y palmas, en un día que hoy es celebrado como Domingo de Ramos. En ese entonces a los reyes o soberanos eran recibidos de la misma manera. A partir de esta historia, la tradición de elaborar alfombras se fue desarrollando atreves de las épocas

orígenes

Cuando los españoles conquistaron las Islas Canarias, adelantado Alonso Fernández de Lugo y los clérigos que lo acompañaban, celebraron la primera fiesta del Corpus Christi en Tenerife, en el lugar donde hoy está la iglesia de La Concepción. Se elaboró la primera alfombra de flores en la esquina de la plaza de la iglesia La Concepción, y fue dirigida por Luis Marrero con la ayuda de los señores Martín Mirabal y Rojas. Fue una faja de flores perfectamente matizada. La segunda alfombra fue la de José Antonio Tarife, en la calle de La Carrera.

Cuando la tradición llegó a América, los nativos la adquirieron y la mezclaron con sus costumbres e ideas. Entre la población indígena se encuentra la Cofradía de Santo Tomás, en Chichicastenango, y las de Joyabaj, en Quiché, que combinan la tradición prehispánica con la española y le da una riqueza cultural.

A mediados del siglo XVI, los indígenas tlaxcaltecas, presentes en el sur de México, tenían tradiciones religiosas similares. Se sabe por testimonios indígenas que los Señores y Sacerdotes de la teocracia utilizaban alfombras de flores, de pino y de plumas de aves preciosas como el quetzal, guacamaya y colibrí.

Durante la conquista española en el siglo XVI, fueron traídos a Guatemala como personal militar los indígenas tlaxcaltecas del sur de México. Después de la fundación de Santiago de Guatemala en 1527, a estos indígenas les fue asignado un lugar para vivir. Probablemente ellos introdujeron el uso de las alfombras en las procesiones que se realizarían años después.

Además de eso, el Beato Hermano Pedro de San José de Betancourth era oriundo de Villa Flor, pueblo de Tenerife; y los hermanos franciscanos, que tuvieron a cargo mayor parte de la evangelización en Guatemala, conservaban la religiosidad popular de esa región.  El 1 de Mayo de 1543 se realizó la primer procesión en Guatemala, fue un evento histórico y fue celebrada con propósito de trasladar el Santo Sacramento de la ciudad colonial San Miguel Escobar en Ciudad Vieja a Santiago de Guatemala en Sacatepéquez, capital del país en esa época (hoy Antigua Guatemala). Con este origen y con el desarrollo histórico de la época colonial se enriquecieron las tradiciones de procesiones, fueron cargadas de nuevo contenido y llegaron a ser parte de la cultura guatemalteca.

Ritos y ceremonias Tz'utujiles y mezcla con costumbres católicas

Entre los grupos indígenas que más influenciaron estas tradiciones están los Tz'utujiles. Durante los tiempos de celebración, los ídolos eran vestidos con las mejores prendas y con la joyería más fina que conseguían. En ocasiones los ídolos eran cargados en procesiones desde las cuevas hasta los templos, aunque, al parecer, después se quedaron permanentemente en los templos.

El traslado de los ídolos se celebraba de manera muy solemne, donde eran los sacerdotes quienes los llevaban hasta su lugar de destino, y adornaban su camino con alfombras de pino, flores y plumas. El incienso era utilizado únicamente en los templos, bajo los ídolos, haciendo que estos se ahumaran y adquirieran un tono negro. El negro tenia para los mayas una cierta cualidad mágica que significaba muerte, violencia o sacrificio.

Los conquistadores españoles importaron las ideas católicas y las historias cristianas a través de los sacerdotes con la idea de “conquistar las almas de los Tz'utujiles” Conforme el tiempo pasó, las creencias religiosas que conservaban los pueblos precolombinos se fueron mezclando con el catolicismo. A raíz de eso, los Tz'utujiles crearon un personaje basado en las historias tradicionales cristianas y la existencia de un sacerdote que invocaba la lluvia. Recrearon a Jesús y le pusieron de nombre MaNawal JesuKrista’. Se decía que este personaje tenia poderes de dioses, era un extranjero que era muy querido por lo gente de la región y era tratado como que si hubiera sido criado allí.

Este personaje era “El Escogido”, y había llegado a la región para unir al pueblo y así pelear contra sus enemigos. Era considerado un héroe mártir de la libertad. Su historia es una transición moderna de la estructura mitológica de guerra que tenían los mayas.

29 marzo 2019, 11:48