Cerca

Vatican News

Guillermo Anderson. Su música nunca morirá

Guillermo Anderson, cumpliría hoy 26 de febrero 57 años. Murió el 6 de agosto de 2016. Fue un músico y escritor polifacético hondureño, y uno de los artistas más importantes de Honduras

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Su música canta las bellezas de su país, a veces también afrontando problemas sociales, pero también temas íntimos y personales. Su estilo mezcla ritmos tropicales, percusiones garífunas con música contemporánea. Sus actuaciones se enriquecían con la mezcla de ritmos tradicionales de la etnia garífuna como la "Parranda" y la "Punta" con ritmos más conocidos de Caribe. Los conciertos de este cantautor, tanto a voz y guitarra como junto a sus talentosos músicos, celebran el amor, la naturaleza y la vida en esta parte del mundo. Es difícil hablar de música hondureña sin mencionar su nombre. Guillermo desempeñó un papel importante involucrándose además en varias causas, campañas de educación y salud.

Así se lee en su biografía, y para hablar de él se recurre a ella. Internacionalmente, Guillermo y su grupo recibieron aplausos en importantes escenarios de Norte, Centro y Sudamérica, así como en Europa y Asia, se lee en su biografía, sus producciones ponían de manifiesto su riqueza en talento y versatilidad, mezclando todas sus influencias sin seguir un patrón determinado en su estilo.

Costa y Calor, en mi país y el encarguito entre sus mejores éxitos

Como filosofía propia, Anderson lanzó su carrera desde su ciudad natal, el puerto de la Ceiba, contra toda predicción de que sería posible. Pero, lo que parecía una debilidad se convierte en una fortaleza en el sentido de que una buena parte del atractivo de su trabajo y las invitaciones que recibía de todo el mundo era el hecho que trabajaba desde su base, en una ciudad junto al mar, del desconocido Caribe hondureño.

Entre sus temas, " El encarguito", es una canción que celebra la diversidad culinaria de Honduras y comenta la nostalgia de los inmigrantes hondureños por sus comidas tradicionales. El tema menciona las comidas típicas que envían los parientes a los inmigrantes centroamericanos que a veces terminan decomisadas en las aduanas de EE.UU. y de Europa. La canción se ha vuelto muy popular entre los inmigrantes hondureños en el exterior. La misma fue inspirada en la curiosidad de Anderson de probar la diversidad de comidas de Honduras y su experiencia viviendo en el extranjero y echando de menos los sabores de su tierra.

Premios

Siempre según su biografía, fueron muchos los reconocimientos que recibió entre ellos, el "Premio Identidad Nacional 2005" otorgado por el Museo para la Identidad Nacional, y fue nombrado “Embajador cultural de Honduras ante el mundo por el pueblo y gobierno de Honduras" en el 2002. Recibió el Premio "Martin Luther King Jr" ofrecido por la Fundación del mismo nombre en el 2003.

En el 2015 había recibido el premio One Mediterrane de la Fundación Mediterránea, una organización dedicada a promover acciones medio ambientales y sociales a nivel internacional. Se le dio este reconocimiento por impulsar a través del arte y de la música campañas en defensa de la educación, el medio ambiente y la salud universal, por recuperar músicas tradicionales hondureñas olvidadas que corrían el riesgo de desaparecer, por ser la voz de un país necesitado de referentes, y por haberse convertido en el embajador cultural de Honduras en el mundo.

Su labor social

Como artista, Guillermo Anderson desempeñó un papel importante en Honduras. Apoyó y participó en proyectos de educación, salud, turismo, medio ambiente, y patrimonio cultural. Participó en campañas de prevención de VIH. Su Disco compacto Mujer Canción Mujer (editado por el Instituto de La Mujer de Honduras en 2005) presenta el papel de la mujer de una forma alternativa en canciones y es utilizado en talleres de autoestima con mujeres organizadas para generar discusión sobre el tema.

Conocido en Honduras por su música para niños, Anderson gozaba de un público importante en las escuelas primarias, en muchas de la cuales enseñan las canciones de su disco compacto "Para los chiquitos". El disco presenta de manera pedagógica conceptos fundamentales de ecología y familiariza a los niños con especies de la fauna tropical en vías de extinción.

Estuvo 10 años visitando la región de La Mosquitia y preocupándose de la biosfera del Río Plátano. Hizo una producción completa sobre este tema y a partir de allí se dio a conocer tanto esa zona hondureña, finalmente el pueblo y los gobiernos comenzaron a poner atención a la biosfera del río Plátano, gracias al aporte de Guillermo Anderson.

Entre sus logros se destaca la creación del proyecto "Círculo juvenil de tambores de La Ceiba", un proyecto de prevención de violencia con jóvenes entre 13 y 18 años de barrios vulnerables de su ciudad. Con el apoyo del Programa de Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD) el proyecto reunía a jóvenes de ambos sexos y se les daba instrucción en percusión tradicional garífuna; Además de haber sido un ensemble que participaba en la vida cultural de La Ceiba, dicha actividad iba acompañada de talleres de autoestima, convivencia, género y de otras expresiones artísticas. La idea era generar un espacio creativo donde se respetasen las ideas y se enseñe tolerancia y resolución de conflictos.

Fallecimiento y nostalgia de su público

Guillermo Anderson falleció el 6 de agosto de 2016 en La Ceiba, Atlántida, debido a un Cáncer de Tiroides que le fue diagnosticado en noviembre de 2015.

Apenas se supo de su enfermedad, diferentes países de América Latina, Europa y Honduras le dedicaron una serie de conciertos homenajeando al gran artista. Tributos que siguieron después de muerto. Hoy en día se siguen escuchando en Honduras una serie de conciertos dedicados a Guillermo Anderson.

El día de su funeral las escuelas de La Ceiba hicieron valla por todo el camino que haría el ataúd del cantautor, desde la Iglesia Catedral hasta el cementerio. Todas las calles se encontraban acompañadas por largas filas de estudiantes rindiéndole homenaje a Guillermo.

Los desfiles patrios, realizados el 15 de septiembre de 2016, cuando se cumplía un mes de su fallecimiento, fueron propicios para rendir diversos homenajes al extinto cantautor Guillermo Anderson: Se pudo apreciar en todo el país pero sobre todo en La Ceiba, pancartas con textos de sus canciones, fotografías del cantautor. El público expectante en las calles tuvo la oportunidad de disfrutar del espectáculo y han recordado al cantautor.

La promoción educativa de Honduras del 2016 fue nombrada “Guillermo Anderson” tras la muerte del Cantautor. En consecuencia, la Secretaría de Educación celebró 200 días de clases en La Ceiba y rindió homenaje al artista.

Su Productor  Max Urso ha lanzado para esta fecha, de su natalicio, una canción inédita del gran cantautor. Puedes acceder a "Ferretería de Pasiones" aquí:  

Here’s an album for you… Ferretería de Pasiones by Guillermo Anderson
https://open.spotify.com/album/2kiFoksgBuKP1eoZ0eE51z?si=cpRmMVaLQ7Oeg062Y1-4_w

Te invitamos a que veas la plalist de nuestra página Youtube: 

Photogallery

En el segmento: "Vidas del Siglo XXI": Guillermo Anderson, Honduras te extraña
26 febrero 2019, 07:44