Cerca

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo 

Europa: Unicef pide enfoque regional para proteger a niños refugiados y migrantes

23 mil niños llegaron por mar a Grecia, Italia y España en 2018, la mayor parte huyendo de conflictos, pobreza y persecuciones. Y en el mismo año, 2.262 personas – entre ellos niños - perdieron su vida tratando de llegar a Europa por las rutas del Mediterráneo

Ciudad del Vaticano

Números exorbitantes de una crisis que no encuentra solución. Los organismos de las Naciones Unidas siguen instando a los gobiernos a un enfoque regional para responder a la ya añosa cuestión de la acogida a los migrantes que intentan llegar a Europa a través de las rutas del Mediterráneo.

Acordar enfoque regional para proteger a los niños

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha instado a los gobiernos europeos a que acuerden un enfoque regional para proteger mejor a los niños refugiados y migrantes que siguen enfrentando graves peligros y violaciones de sus derechos fundamentales durante los peligrosos viajes por mar y a su llegada a Europa. Se calcula que unos 400 niños refugiados y migrantes -un promedio de 29 niños al día- llegaron a las costas de Grecia, Italia y España sólo durante las dos primeras semanas de enero. Los niños son particularmente susceptibles a los viajes peligrosos debido a las heladas y a las aguas bravas durante los meses de invierno. Se estima que 23.000 niños refugiados y migrantes llegaron por mar a Grecia, Italia y España en 2018, la gran mayoría huyendo de conflictos, la pobreza extrema y las persecuciones.

Para proteger mejor a los niños y niñas refugiados y migrantes vulnerables, UNICEF pide que se adopte un enfoque regional que permita a los buques de socorro desembarcar a las personas de manera segura y lo más rápida posible. Los servicios de atención e identificación, de conformidad con los criterios de protección de los derechos del niño, también deberían garantizar el acceso de los niños a la protección, la atención de la salud y el apoyo psicosocial, y todos los menores deberían tener acceso a un proceso justo y oportuno, que incluya la asistencia jurídica y los procedimientos de asilo. También existe una necesidad urgente de un mayor compromiso con los reasentamientos, que den prioridad a los menores y agilicen los procedimientos de reagrupación familiar en todos los Estados miembros de la UE.

No podemos cerrar los ojos ante las personas que pierden la vida en el Mar

Por su parte, en un comunicado fechado 19 de enero, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), expresó profundo dolor por las noticias relativas a las personas naufragadas en el Mediterráneo. El Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, expresó: “No se puede permitir que la tragedia en curso en el Mediterráneo continúe”. “No podemos cerrar los ojos ante el elevado número de personas que están perdiendo la vida en las puertas de Europa. No se deben escatimar esfuerzos para salvar la vida de cuantos están en peligro en el mar”.

En 2018 2.262 personas perdieron la vida en el tentativo de llegar a Europa a través de las rutas del Mediterráneo. ACNUR se manifiesta preocupada de que las acciones de los Estados disuadan cada vez más a las ONG a efectuar operaciones de búsqueda y socorro, y lanza un llamamiento para que sean revocadas inmediatamente. Al mismo tiempo se necesitan esfuerzos mayores para impedir que los refugiados y migrantes emprendan viajes desesperados. Se necesitan vías más seguras y legales de acceso a los procedimientos de asilo en Europa para cuantos huyen de guerras y persecuciones, de modo que nadie se vea obligado a creer que no existe otra posibilidad que aquella de ponerse en manos de traficantes sin escrúpulos.

21 enero 2019, 14:38