Versión Beta

Cerca

Vatican News
Asamblea de la ONU. Asamblea de la ONU.  (AFP or licensors)

Santa Sede exhorta a la ONU abordar con urgencia la crisis humanitaria en RCA

La comunidad internacional tiene la grave responsabilidad de brindar el respaldo necesario para facilitar la estabilización del Gobierno nacional y se garantizar los servicios humanitarios en la República Centroafricana, resalta Monseñor Gallagher.

José Villanueva – Ciudad del Vaticano

Continua la participación de Monseñor Paul Richard Gallagher en septuagésima tercera Asamblea de Naciones Unidas. En esta oportunidad, el Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa sostuvo dos importantes intervenciones. La primera fue una Reunión a nivel ministerial sobre la crisis humanitaria que afecta a la República Centroafricana, y la segunda sobre el control de enfermedades no transmisibles en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Emergencia en la República Centro Africana

En la primera intervención, el Arzobispo Gallagher resaltó enérgicamente la postura de la Santa Sede con respecto a los problemas que afectan al país africano desde 2012:

“La actual crisis política y humanitaria en la República Centroafricana sigue siendo motivo de gran preocupación para la Santa Sede, especialmente porque esta situación ocurre con muchas otras en el mundo y revela en gran medida la incapacidad de la comunidad internacional, para reunir la voluntad política para abordar el conflicto de manera efectiva con consecuencias tan devastadoras.

Las regiones del noroeste y centro del país siguen en un conflicto tenso y desafortunadamente el área en la parte suroeste ha visto un aumento en los combates”, sostiene Monseñor Gallagher.

Reforzar el trabajo de MINUSCA

En ese sentido, el Prelado subrayo que es momento que la comunidad internacional tome con mucha seriedad la problemática que azota a los ciudadanos de la República Centroafricana que se ven obligados a desplazarse hacia las otras naciones vecinas. Además, instó a los organismos designados por la ONU en la RCA, actuar con más severidad para atender a cientos de personas en especial niños que son víctimas de los movimientos terroristas emergente en el país.

 

“Las consecuencias de muchos años en continuas tensiones están causando estragos en la vida de millones de civiles, dejando a miles de víctimas y cientos de miles de desplazados internos y refugiados huyendo a los países vecinos de Camerún, Chad, la República Democrática del Congo y la República. de Congo. Como de costumbre, las mujeres y los niños suelen ser las primeras víctimas en situaciones de conflicto.

El papel de la MINUSCA (Misión de Estabilización Integrada Multidimensional de las Naciones Unidas en la República Centroafricana), para "reagrupar y acantonar combatientes y confiscar y destruir, según corresponda, las armas y municiones de elementos y personal que rechazan o no dejan las armas" con el objetivo aliviar la aflicción de los civiles indefensos y restablecer el orden y la paz en el país.

Con este fin, la Santa Sede alienta a la MINUSCA a realizar mayores esfuerzos para garantizar los derechos humanos de todos los ciudadanos, protegiéndolos de la agresión armada y otros abusos que violan su dignidad humana, sin discriminación de condición social o afiliación religiosa”, exhorto Mons. Gallagher.

Búsqueda de la Paz entre cristianos y musulmanes

Por último, el jefe de la Diplomacia del Vaticano reafirmó que la Iglesia Católica y sus diferentes organismos de misión en el país, seguirán velando por la pronta solución del conflicto, para conseguir la tan añorada paz y reconciliación entre los cristianos y musulmanes, a través de un diálogo inclusivo y tolerante entre ambos grupos religiosos.

 

“La Iglesia Católica y sus distintas organizaciones hemos estado y continuaremos participando incansablemente en los esfuerzos humanitarios que tanto se necesitan en la República Centroafricana. Al mismo tiempo, se debe buscar urgentemente una solución política real y sostenible a favor de una paz duradera. La dimensión religiosa del diálogo necesario no puede dejar de mencionarse.

El Papa Francisco en su visita en 2013, hizo un llamado para que los cristianos y musulmanes, y de hecho todos los creyentes, deben "permanecer unidos trabajando para poner fin a todo acto que, desde cualquier lado, desfigura el Rostro de Dios y cuyo fin último es defender intereses particulares por cualquier medio, en detrimento del bien común”, dijo Mons. Gallagher.

Prevención y control de enfermedades no transmisibles

En la segunda intervención de Mons. Gallagher fue sobre la prevención y control de enfermedades no transmisibles para reducir la mortalidad prematura y mejorar la calidad de vida.

“Al tiempo de reconocer la importancia de fortalecer los sistemas de salud, la Santa Sede desea subrayar la necesidad de aumentar el compromiso político y la participación de una amplia gama de actores, incluidas las mujeres como agentes de cambio en las familias y comunidades, en las iniciativas de prevención y sobre todo en el fomento de estilos de vida saludables”.

De esta manera, Mons. Gallagher expresa la opinión de la Santa Sede en resaltar el plan de la OMS para la prevención y el control de enfermedades no transmisibles. 

En ese sentido, saluda la apuesta de una educación de prevención que facilite a las personas tener una vida saludable y a prevenir cualquier tipo de enfermedades no transmisibles que son generadas por malos estilos de vida.

“Como se sabe –dice el Arzobispo- las enfermedades no transmisibles están relacionadas con cuatro factores de riesgo principales, a saber, el consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, una dieta no saludable y la inactividad física. Así es como estas enfermedades no transmisibles pueden paradójicamente convertirse en transmisibles, a través de la imitación de estilos de vida y conductas poco saludables, especialmente por parte de los jóvenes y los impresionables.

Esto subraya la importancia de la educación hacia estilos de vida saludables como un componente de la educación para la salud, junto con abordar los determinantes sociales de la salud”.

Consideración y apoyo a los Centros de Salud confesionales

El Secretario para la relación de los Estados de la Santa Sede, también recordó que, dentro del Plan de acción mundial de la OMS, sobre el control de enfermedades no transmisibles, resalta un respaldo económico y técnico para los centros de salud de ciertos sectores confesionales, como los que tiene a su cargo la Iglesia Católica y que están al servicio de los más necesitados.

“El Plan de acción mundial de la Organización Mundial de la Salud para la prevención y el control de enfermedades no transmisibles 2013-2020, reconoce el importante papel de las organizaciones confesionales, por la carga de la prestación de servicios de salud, a los más pobres sectores de la población.

Sin embargo, a estos proveedores de servicios religiosos no se les permite un "lugar en la mesa", durante la formulación de los planes de atención médica a nivel nacional y ven privados de una participación equitativa en los recursos, tanto del presupuesto nacional como local, así como de los donantes internacionales.

Tal financiamiento es esencial para facilitar el mantenimiento de los sistemas de salud en curso; la capacitación, reclutamiento y retención de personal profesional; así como la ampliación necesaria para hacer frente a la carga cada vez mayor de enfermedades no transmisibles que afectan desproporcionadamente a los sectores más pobres de la sociedad”.

Por último, Monseñor Gallagher menciona en su presentación las palabras al Sumo Pontífice en el que recuerda que la Salud es una responsabilidad de todos y no solo de los sectores que la ejercen:

“El Papa Francisco nos ha recordado que la salud humana, de hecho, debe ser considerada junto con nuestra capacidad de preservar y proteger el medio ambiente natural; la contaminación del aire, por ejemplo, es un factor de riesgo crítico para las enfermedades no transmisibles.

Al mismo tiempo, todos los seres humanos deben ser tomados en consideración, especialmente aquellos que experimentan dificultades que ponen en peligro su salud y acceso a una atención adecuada”.
 

28 septiembre 2018, 14:46