Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Aquarius espera instrucciones Aquarius espera instrucciones  (ANSA)

Mediterráneo: Preocupa la condición de los migrantes en el mar

Salvar vidas humanas debe ser prioridad

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

“El Centro Astalli pide una rápida solución que permita prestar los cuidados necesarios a los migrantes socorridos. Actos demostrativos que tienen consecuencias serias en las ya precarias condiciones de mujeres, niños y hombres, no resuelven nada en ausencia de políticas a largo plazo que prevean vías legales de ingreso”: así la asociación de voluntariado del Servicio Jesuita a Refugiados en Italia, comprometida en el acompañamiento, el servicio y la defensa de los derechos de los refugiados, expresa un claro pedido en relación a la decisión del Ministro del Interior Matteo Salvini, de cerrar los puertos italianos, impidiendo a la nave Aquarius atracar en un puerto seguro. 

La nave Aquarius, tal como informa ANSA, a estas horas se encuentra detenida a 35 millas de Italia y 27 de Malta en espera de instrucciones sobre el puerto seguro en donde desembarcar con los 629 náufragos acogidos a bordo en la noche entre sábado y domingo, motivo por el cual el Centro Astalli ha expresado su “seria preocupación” por las condiciones de los más de 600 migrantes en mar, entre los cuales se encuentran 123 menores y 7 mujeres embarazadas.

“Poner en salvo vidas es un acto de humanidad que no puede ser objeto de tratativas políticas o disputas entre gobiernos” afirma la asociación de voluntariado de la Compañía de Jesús, a la vez que advierte que de este modo “van a aumentar el riesgo de muerte en mar de inocentes en busca de salvación” y piden a todos los actores involucrados, que respeten y apliquen la normativa nacional y las convenciones internacionales en materia de socorro en mar.

El médico a bordo de la organización internacional Médicos Sin Fronteras David Beversluis declaró, por su parte, que los sobrevivientes se encuentran “exhaustos y deshidratados” porque han transcurrido largas horas en los barcones, situación agravada por el hecho de que muchos de estos hombres y mujeres han tenido poco acceso a los cuidados médicos durante su detención en Libia.

Por otra parte, si bien España ha aprobado el atraco de la nave, y han llegando a la nave provisiones y agua, se necesitan bien 3 o 4 días recorrer las 700 millas de distancia al puerto de Valencia. Así Alessandro Porro, miembro del team Sos Mediterranee, a bordo de Aquarius, expresa que, si no atracan en los próximos días se encontrarán "en una situación difícil". 

"Además - subraya- según el derecho internacional, el de Valencia no es el puerto seguro más cercano". 

El cardenal Gianfranco Ravasi del Pontificio Consejo para la Cultura, publicó en su cuenta de twitter palabras del Evangelio que hacen reflexionar sobre la que debería ser la más basilar actitud de los cristianos frente a esta dramática situación: 

«Fui forastero y no me hospedasteis» (Mt 25,43) #Aquarius

 

11 junio 2018, 19:19