Buscar

Fray Massimo Fusarelli, Ministro General de la Orden de Frailes Menores Fray Massimo Fusarelli, Ministro General de la Orden de Frailes Menores 

Fusarelli: Ucrania, centenario franciscano y sínodo, el compromiso de mis frailes

En una larga entrevista, Fray Massimo Fusarelli, Ministro General de la Orden de Frailes Menores, pone de relieve algunas líneas de acción pastoral en todo el mundo. En el centro, sobre todo, la atención a las víctimas de la guerra: "Nuestras casas acogen a todos, y para cada sufrimiento hay una palabra de consuelo. Las historias que he escuchado me han llegado al corazón".

Federico Piana - Ciudad del Vaticano

Los viajes a Ucrania para apoyar a sus hermanos comprometidos en la acogida y en la ayuda a las víctimas de la guerra, las iniciativas en preparación del octavo centenario de la muerte de San Francisco, que se celebrará en 2026, y la contribución al camino del Sínodo. Fray Massimo Fusarelli, Ministro General de la Orden de Frailes Menores (OFM), habla de la acción pastoral de su instituto religioso centrándose en estas tres líneas de acción que involucran a sus hermanos en todo el mundo.

Curar las heridas de guerra

"Fue en abril del año pasado, durante la Semana Santa, cuando, por primera vez, fui a la frontera entre Ucrania y Rumanía", explica Fusarelli, recordando que la ocasión fue "una oración ecuménica e interreligiosa por la paz, un momento muy fuerte, con el que quisimos recordar que las religiones nunca pueden justificar la guerra". La misión de Fusarelli continuó después con una visita a las estructuras franciscanas que acogen a las víctimas del conflicto: "Fui a dos de nuestras casas, lugares donde mis hermanos, gracias a las contribuciones que nos llegan de todo el mundo, pueden ayudar a curar las heridas de familias enteras, jóvenes, ancianos".

Historias de cercanía

Las historias que Fusarelli ha recopilado llegan al corazón. Con algunas de las víctimas", cuenta, "no hablé, sólo me bastó una mirada, los que han sufrido violencia no hablan tan fácilmente. Pero mi presencia, estar allí y hacerles sentir mi cercanía, los conmovió'. Luego hay dos encuentros que el mismo Fusarelli describe como muy profundos, hasta el punto de "clavarse en mi alma y no salir más". En una comuna del sur de Ucrania", recuerda, "conocí a un adolescente que estaba totalmente extenuado y acurrucado en el suelo, en su esterilla, sin pronunciar palabra. Su hermana me dijo que había sido objeto de violencia por parte de soldados rusos y que quizá desde aquel momento se había quedado como aturdido, perdido. En el mismo gimnasio utilizado como dormitorio, vi entonces a una anciana de rostro arrugado y magullado que no tenía a su lado más que una bolsa de plástico y una pequeña jaula con un pequeño loro. Los agentes me dijeron que era el único afecto que le quedaba. Me conmovió su sonrisa: dolorida pero luminosa".

Centenario extenso

A continuación, Fusarelli se detiene en las celebraciones del Centenario Franciscano que se extenderán desde 2023 hasta 2026, año en el que se celebrará el octavo centenario de la muerte del santo de Asís: "En estos cuatro años, recorreremos los últimos años de la vida de Francisco. Este año celebraremos la aprobación definitiva de la Regla y la Navidad de Greccio. En 2024, conmemoraremos el 800 aniversario de los estigmas del santo, mientras que en 2025, Año Santo, nos detendremos en el Cántico del Hermano Sol, el Cántico de las Criaturas. En 2026 será el turno de la conmemoración del tránsito, la Pascua de San Francisco". El Ministro general OFM explica también que esta conmemoración de los últimos años de san Francisco "no debe ser intrascendente, ni ceremoniosa, sino que ayudará a comprender cómo podemos hablar, hoy, del carisma franciscano y qué signos podemos dejar al mundo moderno".

Un sínodo "franciscano”

En cuanto a la preparación del sínodo, Fusarelli entra en detalles. "Muchos franciscanos de las diócesis del mundo -señala- participan en las comisiones y en los caminos sinodales de las diversas Iglesias locales. Desde África hasta Norteamérica, he escuchado testimonios muy interesantes al respecto. Pero inmediatamente después de mi elección como ministro general, hice una propuesta: crear un camino sinodal también para nosotros, con la idea de escuchar a los demás para comprender hacia dónde vamos y cómo nos perciben. Y por "otros" me refiero no sólo a nuestros laicos, religiosos y consagrados, sino también a los que están fuera de nuestro círculo. Creo que éste es el verdadero espíritu sinodal".

 

 

24 enero 2023, 16:06