Buscar

Vatican News

La figura de Makarios III en la historia de Chipre

Antes de iniciar la visita de cortesía al Presidente de la República de Chipre, el Papa se detuvo ante la estatua del que fuera arzobispo de la Iglesia Ortodoxa de la isla desde 1950 y también primer Presidente del país. Makarios ocupó los dos cargos hasta su muerte, el 3 de agosto de 1977. Siempre trató de fomentar la integración entre las comunidades griega y turca, afrontando, entre otras cosas, los difíciles años del terrorismo.

Tiziana Campisi - Ciudad del Vaticano

Se le considera una de las personalidades más importantes de la historia contemporánea de Chipre. Monje, luego obispo y primado de la Iglesia Ortodoxa de la isla, fue, en el siglo pasado, el líder del movimiento político por la unión con Grecia y el primer presidente de la República de Chipre. Trabajó por la integración de las comunidades griega y turca y con él Chipre fue admitido en la ONU. Makarios III quiso ser el presidente de todos y afirmó que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos, sin distinción étnica o religiosa.

En su país sigue siendo una figura controvertida. Su presidencia fue testigo de la injerencia griega y turca, así como de los enfrentamientos y la violencia entre las dos comunidades de la isla, y de la intervención de las fuerzas de paz de la ONU. Siempre prefirió la negociación y trató de resolver los contrastes entre las dos almas de la isla reconciliando sus diferencias.

Arzobispo y político

Makarios III, cuyo nombre de pila era Michaíl Christodulu Mùskos, nació en Panayia, en el distrito de Pafo, el 13 de agosto de 1913. Ingresó en el monasterio de Kykkos a los 13 años y continuó sus estudios en Nicosia, donde fue ordenado diácono el 7 de agosto de 1938, eligiendo el nombre de Makarios. Ese mismo año comenzó sus estudios universitarios de teología y derecho en la Universidad de Atenas, donde se graduó en 1942. Ordenado sacerdote en 1946, estudió sociología y religión en Boston. 

 

En 1948 fue elegido obispo de Kítion (Citio en español), y dos años más tarde arzobispo de Chipre -por tanto, jefe de la Iglesia Ortodoxa en la isla-, tomando el nombre de Makarios III. En aquella época la isla era una colonia británica, con una población del 82% de griegos y el 18% de turcos. Al igual que muchas figuras públicas de la comunidad greco-chipriota, fue un activo partidario de la unión (Enōsis) de Chipre con Grecia y fue elegido para liderar el movimiento de 400.000 chipriotas de ascendencia griega que querían unirse a su patria. Makarios abrazó con entusiasmo su doble papel de arzobispo y etnarca y se convirtió en una figura popular entre los greco-chipriotas. A la Enōsis se oponían los turcos, que querían un Chipre dividido, y los británicos, que eran partidarios de la creación de un Estado autónomo dentro de la Commonwealth, en parte para mantener sus bases militares en la isla.

Primer Presidente de la República de Chipre

El 20 de agosto de 1955, Grecia solicitó a las Naciones Unidas la aplicación del principio de autodeterminación para el pueblo de Chipre. Makarios apoyó la iniciativa, mientras que la comunidad turca de la isla, apoyada por Ankara, se opuso. Pero mientras tanto, la Organización Nacional de Combatientes Chipriotas (Ethniki Organosis Kyprion Agoniston - EOKA) había iniciado una campaña militar terrorista antibritánica y el balance era de cien víctimas. El arzobispo Makarios era considerado uno de los principales simpatizantes de la causa de los insurgentes.

 

El gobernador británico, Sir John Harding, intentó mediar, pero Makarios estaba identificado con la comunidad griega insurgente y las conversaciones se rompieron sin llegar a un acuerdo. Visto con recelo por las autoridades británicas, fue exiliado a la isla de Mahé, en las Seychelles, el 9 de marzo de 1956. Fue liberado un año después y se le prohibió volver a Chipre.

Cuando llegó a Atenas, volvió a intentar promover la unión de Chipre con Grecia, participó en la Asamblea General de la ONU sobre el tema y trabajó por la libertad de su pueblo. Pero bajo la presidencia de Constantine Karamanlis, Grecia abandonó el proyecto de Enōsis en favor de la independencia chipriota, mientras la situación en la isla se deterioraba. En diciembre de 1958, los representantes de Grecia y Turquía iniciaron conversaciones directas sobre la cuestión de Chipre; por primera vez, ambas partes discutieron la idea de un Chipre independiente y, posteriormente, junto con el Reino Unido, se redactó un acuerdo de compromiso sobre la independencia de la República de Chipre. Makarios también participó en las distintas conversaciones.

Así, el 19 de febrero de 1959 se firmó el Tratado de Zúrich, que estableció la independencia de Chipre. El 1 de marzo, Makarios regresó a la isla, donde su popularidad no había decaído, y el 13 de diciembre obtuvo dos tercios de los votos en las primeras elecciones presidenciales y se convirtió en jefe de Estado. Cultivó las buenas relaciones con Turquía y Grecia, mantuvo buenas relaciones con Londres, entró en la Commonwealth y trabajó por la integración de las dos comunidades, griega y turca. Sin embargo, los desacuerdos continuaron y desembocaron en la violencia.

Makarios luchó por la reunificación de la isla, pero murió el 3 de agosto de 1977, tras un ataque al corazón. A su funeral en la catedral de San Juan de Nicosia asistieron 182 representantes de 52 países y 250.000 ciudadanos -casi la mitad de la población grecochipriota de entonces- desfilaron ante su féretro. Fue enterrado, como había pedido, en el monte Throni, cerca del monasterio de Kykkos. 

02 diciembre 2021, 17:58