Buscar

Jóvenes voluntarios de Alepo Jóvenes voluntarios de Alepo

Alepo, la movilización de los cristianos en favor de los más pobres

En muchas parroquias de la ciudad, sea cual sea su denominación, los cristianos de Siria se han organizado para intentar no abandonar a nadie. Las comunidades de fieles distribuyen alimentos, ropa y a veces dinero, y su solidaridad está permitiendo a miles de personas sobrevivir y recuperar un mínimo de esperanza.

Ciudad del Vaticano

Antes de la guerra, Alepo era la ciudad más poblada de Siria, incluso más que la capital, Damasco. Hoy ya no es así: los sirios que se han marchado para buscar un futuro mejor en el extranjero han vaciado la ciudad, que según una estimación reciente tiene unos 1,8 millones de habitantes frente a los 4,6 millones de 2010. De hecho, basta con mirar las ventanas para ver el impresionante número de pisos vacíos y abandonados. La guerra dejará profundas huellas, visibles y de otro tipo, en el corazón de la ciudad durante años.

Casas bombardeadas y completamente destruidas

Al llegar desde el sur, no se perciben inmediatamente los efectos destructivos del bombardeo. Durante la guerra, el ejército sirio ocupó la parte sur de la ciudad, mientras que los "rebeldes" y los "terroristas" ocuparon los distritos del norte. "En el sur no se ve la destrucción", explica un residente local que desea permanecer en el anonimato, "porque los terroristas estaban menos equipados que el ejército regular, tenían menos armas pesadas, así que hicieron menos daño. "Por el contrario -continúa-, si vas al norte, verás las consecuencias de los bombardeos aéreos del ejército ruso que vino a apoyar al ejército sirio. El hombre explica que es bastante fácil reconocer una casa bombardeada desde el cielo de otra dañada por un cohete: "Las bombas lanzadas por los aviones aplastan totalmente los edificios, como una tarta de milhojas".

La comunidad Carmelita también se vio afectada

Una pequeña idea de las armas utilizadas nos la dan las monjas Carmelitas de Alepo que, en la noche del 22 de octubre de 2016, escucharon un silbido en el aire. La hermana Anne-Françoise, la Superiora, aún recuerda el misil de seis metros de largo, que acabó plantado en el jardín del convento sin explotar. Los desminadores sirios que vinieron a extraer el artefacto no han revelado nada. Pero la monja asegura que fue protegida por San Juan Pablo II, cuya memoria litúrgica cayó ese mismo día.

Edificio destruido por la guerra en Alepo
Edificio destruido por la guerra en Alepo

La fraternidad, antídoto contra la destrucción de la guerra

Pero el drama se vive principalmente en la ciudad vieja, o al menos en lo que queda de ella. El distrito, reconocido como Patrimonio Mundial de la Unesco, ya no existe. De hecho, la ciudad vieja ha sido objeto de fuego por parte de los distintos bandos en conflicto. No se ha reconstruido nada. Los escombros siguen allí, apilados a los lados de la carretera para permitir el tráfico. Las estrechas calles del casco antiguo se han convertido en caminos bordeados de montones de piedras y todo tipo de basura: plásticos, latas... La condición de los habitantes de Alepo es tal que lo que sin duda cuenta hoy es la ayuda mutua, la fraternidad. Entre cristianos, entre cristianos y musulmanes, simplemente entre personas. La limpieza de la ciudad y de los campos circundantes puede esperar, por desgracia.

El testimonio del padre Hugo Fabián Alvániz

En el barrio más pobre de Alepo, que durante el asedio era la "zona roja" de la que nadie podía entrar ni salir por los puestos de control y los francotiradores apostados en los edificios cercanos, vive desde hace cuatro años un sacerdote argentino. Se llama Hugo Fabián Alvániz, ha reconstruido su iglesia y está ampliando poco a poco su parroquia. Ciertamente, el padre Hugo no tiene delirios de grandeza, pero ayuda a tantas familias que expandirse es una necesidad. Todos los días, en el sótano reformado de la parroquia, una comunidad de voluntarios acoge a los niños para darles clases particulares. Hay talleres de costura, de cocina y todo tipo de actividades útiles para las 1.200 familias que la parroquia del sacerdote argentino ayuda cada día.

El testimonio del padre Hugo Fabián Alvániz

Pequeños "milagros" diarios

En el taller de cocina, en particular, se preparan comidas calientes que también se entregan en sus hogares. La escuela de sastrería, en cambio, hace que la ropa sea reutilizable. No se desperdicia nada. ¿Cómo lo haces con tan poco? Es casi un milagro diario. Hace cuatro años, cuando empezó, el padre Hugo cuidaba de 24 niños. Hoy hay más de 500. "Gracias al boca a boca, las familias saben que estamos aquí", dice. La parroquia también acoge a los sordos y a los hipoacúsicos, y es un hervidero de actividad desde la mañana hasta la noche, un verdadero lugar de vida y de fe.

La asociación "Una gota de leche"

También está la asociación "Una gota de leche", situada en una pequeña calle de Alepo. Es único en su género, y está dirigido por los Padres Maristas. En el exterior se ve un pequeño y discreto escaparate; en el interior, dos jóvenes con camisetas azules. En apariencia, nada especial. Pero cada mes, esta asociación proporciona a 3.000 familias con niños pequeños un kilo de leche en polvo y leche condensada para bebés. Es el único en toda la ciudad que ofrece este servicio. La leche está fuera del alcance de la mayoría de la gente: a 12.000 libras sirias el kilo con un salario medio de 65-70.000 libras, la leche en polvo es demasiado cara. Los jóvenes de la asociación también son muy cuidadosos con el método de distribución: cada beneficiario está registrado para no recibir más de la cantidad asignada, y cada kilo donado se abre para evitar que se revenda. A este precio, la leche en polvo es prácticamente "oro blanco".

La asociación "Una gota de leche", de los Padres Maristas
La asociación "Una gota de leche", de los Padres Maristas

Solidaridad de la Iglesia Apostólica Armenia

El compromiso de todas las iglesias cristianas implica también, obviamente, a la Comunidad Apostólica Armenia. Frente a su catedral, los armenios ortodoxos distribuyen diariamente comidas calientes a los ancianos. La mayoría de los beneficiarios pertenecen a la propia comunidad armenia, pero aquí tampoco se pregunta a los pobres por su religión: se les ayuda y punto. En los locales de la parroquia, los voluntarios se afanan en la cocina preparando especialidades armenias, que se envuelven, se embolsan y se distribuyen frente a la puerta, donde un buen número de jubilados hace cola, incluso para charlar. Todas estas personas tienen una dignidad ejemplar, están bien vestidas, las señoras van peinadas, nada hace pensar que estén en una situación de gran indigencia. "Los pobres nunca piden", confiesa un religioso. "Aceptan la ayuda, pero no vienen a mendigar". Esto se debe a que estas personas tenían una buena posición económica antes de la guerra, como se desprende de su vestimenta y nivel de educación. Pero tras diez años de conflicto y cinco de crisis económica, no tienen nada.

Niños del orfanato de Alepo
Niños del orfanato de Alepo

Un orfanato para niños y jóvenes

En el primer piso de la catedral, la comunidad armenia también ha abierto un orfanato para 38 niños y niñas de entre 8 y 22 años. Cada uno con una historia diferente, una carga que llevar sobre sus hombros. Marina, de 21 años, acabó aquí tras huir de Hassaké, en el norte, donde su padre y su hermano fueron asesinados por milicianos islamistas. Tiene otras dos hermanas: una vive en Jordania y la otra en Damasco, pero no están en condiciones de acogerla. Su madre murió de una grave enfermedad. En este orfanato se han creado vínculos muy fuertes, los niños se ven como hermanos y hermanas, y llaman a los miembros del personal "tíos". Los que han dejado la institución y siguen en Siria suelen volver aquí para pasar las vacaciones, mientras que los antiguos residentes que se han ido a vivir al extranjero envían dinero para mantener el centro.

Ayuda para los pobres de la Iglesia Ortodoxa
Ayuda para los pobres de la Iglesia Ortodoxa

Ayuda de la Iglesia Ortodoxa Griega

No muy lejos de la catedral armenia, la Iglesia Ortodoxa Griega también se ha organizado. La cola de gente comienza en la acera: dentro, se está distribuyendo dinero para las familias necesitadas. Los voluntarios también acaban de recibir una entrega de zapatos para el invierno. "Todo lo que se puede hacer, se ha hecho", dice un funcionario del centro mientras abre un sobre con 47.000 libras sirias donadas a una persona mayor. No es mucho, cuando se sabe que un kilo de carne cuesta más, y que, a falta de electricidad, hay que comprar "amperios" a 15 mil libras por amperio a la semana a los propietarios de los generadores colectivos, lo justo para encender unas cuantas bombillas, pero no para el horno o la lavadora. También se distribuyen 800 comidas diarias y el 70% de las personas a las que se ayuda tienen más de 70 años. Los más jóvenes ya se han ido, los mayores intentan sobrevivir. Alepo tenía 300.000 cristianos antes de la guerra, ahora sólo quedan 20.000. Por ello, la ayuda de las Iglesias es fundamental para la población local.

La ciudad destruida por las bombas
27 diciembre 2021, 10:44