Buscar

Vatican News

Escándalo, perdón y fe: ejes centrales de la Asamblea Plenaria Argentina

Con motivo de la 119° Asamblea Plenaria que se celebra del 8 al 12 de noviembre en Argentina, Monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro y Presidente de la Conferencia Episcopal de este país, celebró la Misa de Apertura en la que profundizó sobre tres ejes centrales propuestos por el Evangelio del día y que despiertan nuestra conciencia como Iglesia: el escándalo (en referencia a las heridas que lastiman y la falta de coherencia), el perdón y la fe.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

"Como pastores de nuestra patria pedimos en esta Eucaristía el don de la Sabiduría del Espíritu Santo para que nos ayude a recorrer los caminos de este tiempo de crisis a la luz del Evangelio de Jesús". Fueron las palabras de Monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en la Misa de Apertura con motivo de la 119° Asamblea Plenaria que se celebra del 8 al 12 de noviembre en la Casa de Retiros “El Cenáculo” en la localidad de Pilar.

Reflexionando sobre el Evangelio del día (Lucas 17, 1-6) Monseñor Ojea indicó tres temas centrales que despiertan nuestra conciencia como Iglesia en un camino que busca ir siempre hacia adelante: el escándalo, el perdón y la fe.

El escándalo 

En primer lugar, la palabra escándalo -explicó el prelado- alude a las piedras que ponemos en el camino de los demás, a los obstáculos que puedan hacerlos caer y sufrir heridas que lastimen:

“Es fuerte la expresión de Jesús 'tengan cuidado'. La herida más grande que puede recibir el Pueblo de Dios de nosotros los Obispos, sacerdotes y laicos, es la falta de testimonio. La falta de coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Profesar que adherimos a un estilo de vida sin vivirlo”

En este sentido, Ojea hizo hincapié en que vivir disociado, es decir vivir una doble vida, "produce escándalo en el pueblo de Dios y si esto se establece como un estado habitual, ya no es un pecado de debilidad sujeto al arrepentimiento y al perdón, sino que es corrupción".

 

Asimismo, el Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina expresó su deseo de que esta Asamblea, "pueda renovar nuestro compromiso de vivir en la verdad, siendo testigos fieles, que tenemos el honor de servir al Señor y a su Pueblo".

El perdón

En cuanto al segundo tema central, el perdón, Monseñor Ojea destacó que debemos perdonar incansablemente porque todos hemos sido perdonados:

“El perdón es un proceso que comienza con la escucha del otro. Esto me ayuda a ponerme en su lugar. El Sínodo sobre la Sinodalidad se convierte entonces en un espacio extraordinario para vivir una Iglesia en salida, una Iglesia que sale a escuchar”

Igualmente, el prelado puntualizó que en este tiempo de tanta fragmentación "en el que todos buscamos diferenciarnos y afirmarnos en nuestros derechos" el hecho de que la Iglesia salga a escuchar, representa un cambio de paradigma, "que significa no quedarse atrincherado en los propios discursos, buscando seguridades solo en aquellos con quienes tenemos afinidad de pensamiento y sensibilidad".

La fe

Finalmente, subrayando el profundo compromiso de la Iglesia en Argentina "para llevar adelante un camino de reencuentro entre todos los argentinos", Monseñor Ojea habló sobre la fe, el tercer tema propuesto por Evangelio del día:

“Queremos pedirla repitiendo la oración de los Apóstoles «auméntanos la fe» (Lc. 17.5). Sabemos que es puro don de Dios, que nuestra fe es débil y frágil. Es una relación personal con Jesucristo que venimos llevando desde hace tiempo en nuestra vida. Este vínculo nos da fuerza y valentía para enfrentar realidades dolorosas y complejas. Nos ayuda a aceptar el sufrimiento con la conciencia que el mal no tiene la última palabra entre nosotros”

09 noviembre 2021, 12:48