Buscar

Vatican News

Francia. En Lourdes, tiempo de memoria y penitencia por las víctimas de abusos

El punto culminante de la Asamblea Plenaria de los Obispos franceses fue un momento de recogimiento y penitencia en memoria de las numerosas víctimas de abusos sexuales cometidos en el seno de la Iglesia.

Olivier Bonnel - Ciudad del Vaticano

Era un momento esperado, inscrito en el calendario de la Plenaria de otoño de los Obispos franceses en Lourdes. En la mañana del sábado 6 de noviembre se celebró un "tiempo de memoria" y un "tiempo de penitencia" por las numerosas víctimas de delitos sexuales cometidos en la Iglesia. Un momento en dos etapas. Primero, fuera del hemiciclo donde se reúnen los Obispos. Se desveló una foto tomada por una víctima. Representa la escultura de un niño que llora sobre el pilar de una iglesia, y va acompañada de un texto que dice: "En los ojos del niño se mezclan el sufrimiento, la violencia sufrida, la negación de su palabra y una gran soledad".

La escultura de un niño que llora sobre el pilar de una iglesia
La escultura de un niño que llora sobre el pilar de una iglesia

"Que este rostro intenso de la infancia humillada me persiga, nos persiga, incluso a cada uno de nosotros que de una u otra manera tenemos una responsabilidad, hasta que hayamos hecho justicia y verdad juntos", fueron las fuertes palabras que pronunció la Hermana Véronique Margron, Presidenta de Corref (Conferencia de Religiosos de Francia).

Momento de oración y penitencia en Lourdes.
Momento de oración y penitencia en Lourdes.

De rodillas

Luego, en silencio, los Obispos, acompañados por un centenar de laicos, pero también por las víctimas invitadas a Lourdes, cruzaron el Gave para dirigirse a la plaza frente a la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Allí, arrodillado ante la Cruz, el Obispo Eric de Moulins-Beaufort rezó una oración pidiendo perdón a Dios. "Nos creímos preservados por la santidad de tu Hijo y el sacrificio que entregó en nuestras manos. Descubrimos que somos capaces, nosotros tus ministros, nosotros a quienes has llamado y elegido, de profanar tu don más último, de transformar en un sistema humano de degradación, de desprecio, de muerte, el don efusivo de tu Espíritu", dijo el Presidente de la Conferencia Episcopal Francesa. Perdónanos por no haber comprendido hasta qué punto el poder que das requiere de nosotros una claridad infalible. Perdónanos por haber confundido tu misericordia con la tolerancia ante el mal”.

Plaza frente a la Basílica de Nuestra Señora del Rosario
Plaza frente a la Basílica de Nuestra Señora del Rosario

Un momento solemne y conmovedor durante el cual la campana sonó en memoria de las numerosas víctimas. "Tenemos que dejarnos de buenas palabras y pasar a la acción", explicó el Obispo François Touvet a principios de semana, entrevistado por Radio Vaticano-Vatican News. El Obispo de Châlons-en-Champagne, que admitió haber sido "golpeado por un rayo" por los testimonios de las víctimas escuchados por el ICASE, deseó que esta Asamblea Plenaria permita "renovar las prácticas para dejar definitivamente de lado los silencios, las faltas".

Asamblea reunida en oración
Asamblea reunida en oración

Elegir la vida

Véronique Garnier fue una de las cinco víctimas que acudieron a hablar con los Obispos. "Les dije que estamos en un momento crucial, es decir, de la Cruz, en el que todo el mundo sufre", dijo a Vatican News el 5 de noviembre. "No sé honestamente lo que la Iglesia elegirá, pero yo he elegido, usando mi palabra. La palabra da la vida, mientras que el silencio me dio la muerte". Como víctima, Veronique Garnier no oculta su rabia por estos crímenes y por el hecho de que algunos, Obispos o laicos, tras el informe del ICASE "no hayan optado por llorar con las víctimas, mostrar compasión o incluso por algunos dar la impresión de impugnar las cifras".

Lourdes - Francia
Lourdes - Francia

"Durante los testimonios fluyeron algunas lágrimas", continuó Véronique Garnier, quien confió que había esperado a que Marie llorara, porque fue en Lourdes donde fui abusada de niña. La Iglesia, según ella, debe urgentemente "descentralizarse y centrarse en las víctimas". Tras el punto álgido de la mañana del sábado en la ciudad mariana, Véronique Garnier declaró a un periodista en el lugar que había experimentado "una sensación de calma". Pero este “apaciguamiento, dijo, es para hoy, no puedo garantizarlo para mañana”.

07 noviembre 2021, 10:00