Buscar

Vatican News
Mons. Olivier Leborgne Mons. Olivier Leborgne  (AFP or licensors)

Francia, abusos. Mons. Leborgne: "Ya no podemos volver atrás"

El obispo de Arras y vicepresidente de la conferencia episcopal francesa nos habla de las medidas concretas anunciadas por el episcopado al término de su asamblea plenaria en Lourdes, a raíz del informe del CIASE sobre los abusos sexuales cometidos en la Iglesia francesa.

Entrevista de Manuella Affejee - Ciudad del Vaticano

Muchos han calificado la asamblea plenaria de "hito", diciendo que se  ha dado un paso de gigante. ¿Es así como lo siente usted personalmente?

Así lo siento por las víctimas y por la determinación de los obispos franceses de afrontar de lleno la magnitud de esta tragedia revelada por el informe del CIASE. Así que sí, creo que se ha dado un paso de gigante en el reconocimiento de nuestra responsabilidad y en nuestro compromiso con la justicia reparadora.

También lo siento en la calidad del trabajo de la asamblea, a lo largo de esta semana, donde la colegialidad, vivida en auténtica y verdadera fraternidad, lleva a la verdadera comunión cuando hay que tomar decisiones. Esto era muy importante.

Los obispos anunciaron tanto medidas específicas como globales. En particular, usted pidió al Papa que enviara visitantes a Francia. ¿Cuál sería su misión precisa?

De hecho, es el Papa quien nos ha confiado esta misión, es de él de quien la recibimos. Así que le pedimos que envíe visitantes para evaluar la forma en que hemos tratado los casos de abuso, y posiblemente para hacernos tomar medidas, si lo hemos hecho mal.

¿Qué estarían dispuestos a hacer?

Lo hemos visto en algunos países: en casos de mala conducta grave probada, los obispos han dejado su cargo. Nos ponemos a disposición de lo que nos diga el Papa.

Usted apela al Papa; anuncia la creación de un organismo nacional independiente encargado de indemnizar a las víctimas. Así que se dirige al exterior: ¿por un deseo de transparencia absoluta?

No se trata tanto de un deseo de transparencia como de un deseo de verdadera justicia y verdadera mediación. Y no es alguien que está involucrado que puede manejar el caso. Por ello, pedimos a la Sra. Marie Derain de Vaucresson, alta funcionaria del Ministerio de Justicia y defensora de los derechos del niño, que se hiciera cargo de este organismo. Nos pareció importante contar con una competencia que no teníamos y que era independiente.

Usted se compromete a indemnizar a las víctimas de abusos; CIASE ha identificado a más de 300.000 víctimas y probablemente haya muchas más. ¿Podrán las diócesis hacer frente a la afluencia de demandas, dado que algunas de ellas ya tienen problemas financieros?

Hay diócesis que tienen dificultades, es cierto, y hay otras que tienen reservas de seguridad mucho mayores. Decidimos entre los obispos que cada diócesis resolvería sus propios asuntos, pero que llevaríamos el asunto de forma solidaria.

Entre la publicación del informe y la asamblea plenaria, se alzaron muchas voces pidiendo reformas profundas en el gobierno de la Iglesia. De nuevo, se anunciaron varias medidas. ¿Cuál cree que es la más significativa?

Muchas de ellas están relacionadas con la gobernanza y especialmente con el método. Por ejemplo, tenemos nueve grupos de trabajo y hemos decidido que se encarguen a los laicos, que formarán sus propios equipos. Esperamos poder involucrar a las víctimas, pero es una nueva forma de trabajar. Para los no iniciados, puede no ser muy significativo, pero en todas las comisiones donde sólo había obispos, ahora participarán miembros del Pueblo de Dios.

¡Tenemos una experiencia tan positiva de las 36 horas que pasamos con 120 invitados! Algunos pensaban "¿nos recibirán los obispos?", otros estaban enfadados. Pero durante 36 horas fuimos hermanos y hermanas que buscaban juntos la voluntad de Dios y la forma de abordar un asunto tan grave. Todos hemos salido muy reforzados en nuestro deseo de trabajar de forma sinodal, como nos invita el Papa.

Las víctimas y los fieles esperan que haga efectivas estas medidas. ¿Ha establecido un calendario preciso?

El organismo nacional de reconocimiento y reparación ya está trabajando. Llevará algún tiempo formar un equipo, pero está en marcha.

El tribunal penal canónico comenzará a funcionar el 1 de abril de 2022.

En cuanto a nosotros, al final de esta asamblea, vamos a llamar a nueve laicos para que presidan las comisiones; haremos un balance con ellos en marzo, junio, noviembre, es decir, cada tres meses, hasta la primavera de 2023, cuando organizaremos una gran reunión para evaluar lo que se ha hecho y lo que queda por hacer.

Detrás de la unanimidad de los votos, ¿está arraigada esta conciencia? ¿Están preparados para llegar hasta el final?

Personalmente no tengo ninguna duda. Hubo un punto de inflexión. En un momento dado, quise escuchar a las víctimas, pero me di cuenta de que, inconscientemente, tenía miedo a perder. Así que escuché, pero me dije: "¿Qué tienes que perder? Y no estaba bien. De repente, al escucharlos, me dije: "no, quiero partir de las víctimas, de sus necesidades, de su grito", y ya no tenemos miedo de lo que vamos a perder o de lo que arriesgamos. Creo que hay algo profundamente evangélico en esto.

Tengo la sensación de que todos queremos llegar hasta el final. Algunos nos habrán dicho: "¿pero no os presionan los medios de comunicación? Por supuesto, los medios de comunicación han desempeñado su papel. Pero estamos profundamente convencidos de que es el Señor quien nos llama hoy, quien nos ha empujado por este camino y no podemos volver atrás.

09 noviembre 2021, 13:49