Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (©JenkoAtaman - stock.adobe.com)

Episcopado italiano: la prevención de los abusos es un objetivo prioritario

El 18 de noviembre, en la primera Jornada de Oración por las Víctimas de Abusos, los obispos italianos, con motivo del Día Europeo de la Protección de los Menores contra la Explotación y los Abusos Sexuales, relanzaron su compromiso de escuchar, proteger y curar. El presidente del Servicio Nacional de Protección de Menores de la Conferencia Episcopal Italiana: nunca combatiremos el problema si no intervenimos antes de que se cometan los abusos

Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano 

Una jornada difundida en todo el país y en las diócesis para apoyar a las víctimas de los abusos e instar a un cambio profundo en las comunidades, donde el tema no puede seguir siendo ocultado y donde la conciencia y el compromiso deben crecer a todos los niveles. Respondiendo a la petición del Papa de 2016 a las Conferencias Episcopales, la Iglesia italiana ha convocado su primera Jornada Nacional de Oración por las Víctimas y Supervivientes de Abusos el 18 de noviembre.

La consigna es la prevención, además de la formación, y ya se está haciendo mucho, explica monseñor Lorenzo Ghizzoni, arzobispo de Rávena-Cervia y presidente del servicio nacional de la CEI para la protección de menores. 

¿Cómo surgió esta Jornada y cómo la concibió a nivel de cada diócesis?

La fecha del 18 de noviembre se eligió para coincidir con un día similar en Europa para la protección de las víctimas de abusos. Por ello, la Conferencia Episcopal Italiana ha decidido dedicar esta jornada a la oración por las víctimas y los supervivientes de los abusos y, al mismo tiempo, sensibilizar a toda la comunidad cristiana sobre el cuidado, la protección y la vigilancia de los menores, los adolescentes y las personas vulnerables. Creemos que este día de oración no sólo apoyará a las víctimas, incluso a las que nunca han hablado, que nunca han salido a la luz, sino que también apoyará un proceso de cambio dentro de nuestras comunidades, porque este tema de los abusos siempre se ha descuidado, se ha puesto en un segundo plano, mientras que debe convertirse en un objetivo importante. Ya no es posible pensar en una comunidad cristiana, en un grupo de catequesis, en un oratorio, en una escuela parroquial católica, en un local deportivo para jóvenes, sin supervisión. Debemos impedir que las personas que quieren aprovecharse de los niños o los jóvenes accedan a nuestros entornos para cometer estos delitos. Por supuesto, esto también sirve para aumentar la formación de todos los agentes de pastoral: en Italia hemos hecho mucho en este ámbito. Hoy en día, en todas las diócesis hay una persona de contacto y un servicio de protección de menores, que no sólo está disponible para escuchar a las víctimas, sino que, sobre todo, se compromete a proponer programas de formación para todos, clero, religiosos, catequistas, e incluso, indirectamente, para las familias y el resto de la sociedad, donde sabemos que se producen la gran mayoría de estos delitos. Sabemos que, desgraciadamente, la mayoría de estos delitos se producen en el entorno familiar o parental, en los recintos deportivos y, en muy pequeña medida, también en nuestros entornos y también por parte de personal religioso. Sobre esto, nosotros, como obispos italianos, nos hemos comprometido de manera particularmente significativa, a partir de las directrices de 2019, a dar una formación inicial y continua a todos nuestros agentes de pastoral para que se les ayude a no caer en este terrible pecado, que es un terrible crimen, y al mismo tiempo para que sean los primeros en velar y proteger a los más jóvenes o a los más frágiles.

Los abusos son una lacra, un delito, como ha repetido el Papa en numerosas ocasiones. Pero la primera palabra de Francisco en este ámbito está siempre dedicada y dirigida a las víctimas. Lo hemos visto también tras el Informe publicado por la Iglesia de Francia: recuperación humana y espiritual de las víctimas. ¿Qué opina de esto y qué hace la Iglesia italiana?

En muchas partes del mundo y en muchas Iglesias ya existe un compromiso al respecto porque, en los últimos veinte años, desde que este problema ha surgido y todos hemos tomado conciencia de él, hemos empezado a actuar, aunque de diferentes maneras y en diferentes momentos. Yo diría que también hemos abierto caminos. Hoy en día, en Italia tenemos muchas personas capaces de prestar apoyo humano y psicológico a las víctimas, porque toda la sociedad está marcada por la violencia contra los menores, los niños y los adolescentes y, por lo tanto, ya hay muchas personas competentes que pueden hacerlo. Como Iglesia, tenemos, por ejemplo, personas que trabajan en centros de asesoramiento familiar, y todas las diócesis italianas tienen al menos uno donde los especialistas acompañan a las víctimas y a sus familiares más cercanos si son menores.  Hay personas competentes que pueden ayudar desde el punto de vista espiritual, porque no hay que olvidar que si una herida de este tipo es infligida por una persona perteneciente al clero, es un doble escándalo, pero también es una doble herida que socava gravemente la fe de la persona afectada. Por lo tanto, también es necesario un camino de recuperación espiritual para poder afrontar este hecho y vivirlo, no para sufrirlo, sino para vivirlo activamente, reaccionando, quizás incluso llegando a ser capaz de actuar para proteger a los demás. Así que de víctimas a personas que saben defender a los pequeños: tenemos algunos ejemplos de este tipo y me parece que es un buen camino.

Usted dijo -cuando se convocó esta jornada- que es todo menos un acto formal, y nos estamos dando cuenta de ello. Hay que mencionar muchos aspectos: la formación, la protección, el acompañamiento, pero también, diría yo, el perdón. Una palabra que el Papa utilizó. El perdón, una forma de volver a empezar en cierto sentido. ¿Es así?

En mi opinión, hay que definir bien la palabra perdón. Es decir, las comunidades cristianas en su conjunto están llamadas a pedir perdón, incluso a quienes podrían decir personalmente: "Pero yo no he cometido ningún delito...". De hecho, las comunidades deben aprender a darse cuenta de que existe un clima, una voluntad o no de aceptar ciertos comportamientos que pueden ser demasiado superficiales, demasiado ligeros, de falta de vigilancia y, por tanto, de complicidad con los que luego cometen abusos. Así que toda la comunidad debe darse cuenta -y el Papa ha escrito una carta al pueblo de Dios sobre esto- de que hay muchos niveles de responsabilidad, y todos pueden hacer algo para proteger, supervisar y educar. Me gustaría decir una cosa en particular: nuestros niños ya tienen 10-11 años cuando tienen sus teléfonos móviles en las manos, y desde sus teléfonos pueden recibir mucha información realmente desviada sobre afectividad y sexualidad. Incluso pueden acceder a la pornografía infantil, y este es un mercado que se está expandiendo, y que afecta incluso a los más jóvenes. Es necesario poner en marcha programas de educación sobre la afectividad, la sexualidad y el amor que permitan a nuestros jóvenes y adultos abordar este tema con madurez y espíritu crítico, tanto en sus aspectos positivos -la sexualidad y el amor- como en los negativos -la desviación y la pornografía infantil-. Sin embargo, todos los que estamos inmersos en este campo somos gratamente conscientes del significativo aumento de la concienciación y la actividad en este ámbito por parte de muchas diócesis. Por lo tanto, podemos decir realmente que estamos dando una respuesta positiva a este problema, y que las personas que quieren hablar, que quieren denunciar, tienen ahora contactos y centros de escucha a su disposición. Pero, sobre todo, estamos avanzando en una dirección positiva porque estamos trabajando en la prevención. Nunca combatiremos el problema de los abusos si no intervenimos antes de que se cometan. Se trata, cómo decirlo, de un propósito absoluto tanto desde el punto de vista pastoral como educativo.

Así que expertos, puntos de contacto, prevención: la respuesta positiva de las diócesis en Italia está en marcha...  

Téngase en cuenta que, entre los referentes diocesanos elegidos en Italia, más de 220, aproximadamente la mitad son clérigos y la otra mitad son laicos, y un buen número son mujeres, y la mayoría han sido elegidos entre personas competentes en estos campos. Así que tenemos una buena red desde este punto de vista en Italia, que no he visto en otros lugares. Esto me parece un hecho positivo a destacar.

18 noviembre 2021, 17:50