Buscar

Vatican News
Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de la Ciudad de Panamá Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de la Ciudad de Panamá 

El Arzobispo de Panamá invitó a la unidad en el Día de Fiesta Patria

Con la celebración del Día de la Patria, el pasado 3 de noviembre, en el que los panameños celebraron su segunda independencia tras separarse de Colombia, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de la Ciudad de Panamá, en la Homilía del Te Deum de acción de gracias, recordó a todo el pueblo la importancia de la unidad

Vatican News

Prensa Celam informa acerca de la celebración del Te Deum de acción de gracias con motivo del Día de la Patria que presidió su Arzobispo, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta. En su homilía, el prelado afirmó:

“En este día, el auténtico panameño sin importar el lugar donde esté se reúne para darle gracias a Dios por Panamá, aunque la mentalidad contemporánea suele mirar con sospecha todo lo que es tradición, haciéndola sinónimo de arqueología inútil”

“La suma de acciones positivas cambiará significativamente la atmósfera existente”

El Prelado también señaló que ese día festivo representaba una gran “oportunidad” para participar en cualquier acción personal o de grupo que permita mejorar la situación actual del país, para que:

“Cuando caminemos por las calles de nuestras comunidades, podamos decir: hay cosas que han cambiado… hay cosas que no han cambiado”

Por lo tanto, dijo Monseñor Ulloa Mendieta, “toda acción personal o de grupo que busque mejorar nuestra situación actual en nuestro Panamá será valiosa, porque la suma de acciones positivas cambiará significativamente la atmósfera existente”.

Esta celebración eucarística tuvo lugar en la Basílica Nuestra Señora de Guadalupe en México, ante la presencia de diversos panameños y de Monseñor Franco Coppola Nuncio Apostólico de su Santidad en México, los miembros del Venerable Cabildo Colegial de Nuestra Señora de Guadalupe, Su Excelencia el Dr. Alfredo Orange Embajador de la Republica de Panamá y los Embajadores acreditados en ese hermano país de México, junto a numerosas autoridades y ciudadanos panameños.

El Arzobispo de Panamá destacó que cada 3 de noviembre, en su país, desde hace 118 años la Iglesia y la Patria se unen en acción de gracias para “solemnemente manifestar su fidelidad a una tradición que les pertenece y las hermana”.

“La Iglesia y la Patria: dos magnitudes, dos almas que sólo pueden subsistir y fructificar en la medida en que son fieles, cada una a su tradición”

Además, puso de manifiesto que la Iglesia, fundada por Cristo, “sabe que no puede enseñar sino lo que Cristo le confió, ni dar vida sino abrazándose a su Cruz, ni gobernar sino sirviendo como él sirvió”. Por su parte, añadió, “la Patria ha de leer constantemente su itinerario histórico en las actas de fundación, pero principalmente en las luchas de su pueblo por lograr mejores días para que sus hijos e hijas vivan en dignidad y bienestar”.

“La Patria nace en la comunión profundamente humana, cuando todos hacemos propios y comunes, valores como la solidaridad, la libertad, y el respeto a la diversidad multicultural y deponemos egoísmos personales, partidistas, económicos, políticos, por el bien común. La patria no se inventa, sólo se redescubre y revitaliza, siempre en la fidelidad a su patrimonio de origen”

De ahí que cuando una nación “que es patria busca su sendero fuera de su tradición, su apostasía deriva fatalmente en anarquía y disolución”, afirmó el Prelado.  Y que con “la ayuda de Santa María la Antigua, concluyó diciendo, unidos en la verdad, hagamos realidad, en Latinoamérica una patria libre de divisiones, y de intereses sectarios; y que podamos entonar siempre en paz y armonía el canto de alabanza que nos recuerda el coro de nuestro himno nacional”:'

“Alcanzamos por fin la victoria. En el campo feliz de la unión. Con ardientes fulgores de gloria. Se ilumina la nueva nación”

05 noviembre 2021, 13:37