Buscar

Vatican News
Tierra Santa, Robert Giacamen en su trabajo artesanal en su laboratorio de pesebres Tierra Santa, Robert Giacamen en su trabajo artesanal en su laboratorio de pesebres  

Belén, el regreso de los peregrinos trae esperanza a los cristianos palestinos

El testimonio de Robert Giacaman, que con tres hermanos dirige un taller artesanal de objetos religiosos en la plaza de la Natividad, fundado por su abuelo en 1930. "Hemos seguido trabajando en el extranjero, pero muchas otras tiendas han cerrado. El regreso de los peregrinos nos devuelve la fuerza, no sólo económica sino también espiritual".

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

Con la reapertura de las fronteras y los aeropuertos de Israel, después de grupos organizados, a los peregrinos individuales que hayan completado su ciclo de vacunación o se hayan curado de Covid-19 durante no más de seis meses, los cristianos de Belén vuelven a esperar poder vivir de su trabajo. Como recuerda el Custodio Franciscano de Tierra Santa, el padre Francesco Patton, entrevistado en el programa de Radio Vaticano Strada Facendo, los cristianos de las ciudades donde nació Jesús "viven sobre todo trabajando en los hoteles que acogen a los peregrinos, haciendo de guías para los peregrinos, fabricando pequeñas artesanías en madera de olivo, nácar o cerámica que se venden a los peregrinos y gestionando también pequeñas tiendas para los peregrinos".

Belén, la plaza de la Natividad. A la derecha, el pórtico con la tienda de los hermanos Giacaman
Belén, la plaza de la Natividad. A la derecha, el pórtico con la tienda de los hermanos Giacaman

Tierra Santa: un año y nueve meses sin peregrinos

Este año y nueve meses sin autocares para turistas y peregrinos ha sido una verdadera tragedia para Belén, más grave que en el resto de Tierra Santa. En Israel, la situación "ha sido menos difícil", recuerda el padre Patton, "porque había una forma de desempleo, de bienestar, que faltaba en los territorios palestinos como Belén".

Robert Giacaman talla una figura de belén en su taller
Robert Giacaman talla una figura de belén en su taller

Giacaman: qué alegría celebrar la Navidad con tantos hermanos 

Uno de los pocos que ha podido salvar su negocio sin ayuda externa es Robert Giacaman, de 53 años, que en la plaza de la Natividad de Belén, a un paso de la Basílica, regenta con tres hermanos el taller "Il Bambino, arte y escultura", un taller de artesanía que produce objetos religiosos, belenes y figuritas. El negocio fue iniciado por su abuelo Elias en 1930 y continuado por su padre Salem. Robert y sus hermanos aún no han levantado la persiana de la tienda, pero durante la pandemia trabajaron lo suficiente como para no tener que cerrar el negocio para abastecer a los comerciantes del extranjero. Robert habla bien italiano porque estudió en la Academia de Bellas Artes de Brera, en Milán, y ha puesto en práctica en su taller el arte que aprendió en Italia.

Robert Giacaman, ¿ya empezamos a ver peregrinos y turistas en Belén?

Sí, hemos empezado a ver algún movimiento de peregrinos de varias partes del mundo, aunque sean grupos pequeños, que vienen a Belén a visitar la Basílica de la Natividad. Después de todo este tiempo sin peregrinos, con la ciudad desierta, trae una nueva esperanza ver a estos hermanos nuestros que vienen de todo el mundo para compartir su fe con nosotros.

La tienda "Il Bambino, arte y escultura" de los hermanos Giacaman, en Belén
La tienda "Il Bambino, arte y escultura" de los hermanos Giacaman, en Belén

¿Cómo ha afectado este año y nueve meses sin peregrinos a la vida de Belén y sus habitantes? Su presencia es una fuente de ingresos para más de la mitad de los ciudadanos...

Sí, es cierto. Estamos acostumbrados a ver la ciudad siempre llena de autobuses que llegan para visitar esta ciudad sagrada. Esta pesadilla de la pandemia nos ha mostrado la ciudad vacía y nos ha hecho sentir muy tristes. Al principio de la pandemia estábamos todos en casa, y ver que ninguno de los trabajadores iba a trabajar era trágico. Belén depende del turismo, y cuando éste falta, nadie trabaja aquí, ni siquiera los que venden verduras. Gracias a Dios, al cabo de poco tiempo, empezamos a recibir pedidos del extranjero, a través de algunas asociaciones católicas y otras, que hicieron algunos pedidos de nuestros objetos cristianos relacionados con la Navidad y la Pascua, y esto nos ayudó a reanudar la actividad incluso durante la pandemia y también nos dio la posibilidad de volver a tener algunos trabajadores en el taller que sólo estaban sobre el terreno, sin ese trabajo. Hasta ahora hemos conseguido que nuestros trabajadores vuelvan a trabajar y que nuestra empresa siga funcionando. Pero, por desgracia, todavía hay mucha gente sin trabajo en Belén, y este pequeño número de peregrinos no puede hacer que la ciudad vuelva a funcionar. Estamos esperando que lleguen más peregrinos, como hace dos años, y que la ciudad se recupere. No tenemos apoyo financiero de nadie, así que tenemos que confiar únicamente en nuestras propias fuerzas.

De hecho, en años anteriores, antes de la pandemia, las habitaciones en esta época del año ya estaban llenas por Navidad. ¿Qué le dirías hoy a un cristiano italiano que está pensando en venir a vivir la Navidad en Belén, pero no se decide?

Le diría que como cristianos somos ahora una minoría, y que es una gran alegría para nosotros ver a nuestros hermanos cristianos de todo el mundo, especialmente a los italianos, que están más cerca de nosotros, celebrando la Navidad con nosotros. No sólo nos dan fuerza comercial, sino también espiritual. Cuando se acerca la época navideña, en Belén sólo pensamos en la Navidad, por lo que ver a estos hermanos a nuestro lado, rezando junto a nosotros, nos da una gran alegría y también nos da fuerzas para resistir como cristianos en Tierra Santa.

El trabajo nunca se ha detenido en el taller de los hermanos Giacaman
El trabajo nunca se ha detenido en el taller de los hermanos Giacaman

Y luego recordemos que los que ahora van a Belén, precisamente porque todavía no hay muchos creyentes y peregrinos, seguramente no harían cola para entrar en la Basílica de la Natividad, y seguramente podrían visitar todos los lugares santos en paz. ¿Puede hablarnos de la magia y la emoción de celebrar el nacimiento de Jesús en el lugar donde ocurrió y donde empezó todo?

El año pasado, gracias a Dios, pudimos vivir, aunque solos, todas las iniciativas que se están preparando en la ciudad y ya nos estamos preparando para celebrar la Navidad, como administración municipal y como cristianos con nuestras familias y también con los muchos grupos scouts católicos y ortodoxos que hay en Belén. En los días previos a la Navidad, la ciudad se pone muy bonita, se siente la alegría de la Navidad, y se pueden ver las bandas de exploradores tocando diversas músicas, con alegría mirando al futuro con serenidad.

Peregrinos en la Gruta de la Natividad de Belén
Peregrinos en la Gruta de la Natividad de Belén

En Belén, la Navidad dura casi dos meses, de diciembre a enero...

Lo veo como algo muy bonito, porque cada rito, cada Iglesia celebra la Navidad según su propio calendario. Sin embargo, aunque soy católico, celebro la Navidad con los ortodoxos y luego con los armenios. Este año, el encendido del árbol será el 4 de diciembre: participarán todas las Iglesias, la católica, la ortodoxa y la armenia, y el gobierno palestino también participará con nosotros, porque respeta la Navidad, que en Belén es a la vez un acontecimiento religioso y público, nacional.

Por último, la tradición del belén, que tiene su origen en Italia, San Francisco instaló el primer belén hace 800 años en Greccio. ¿Cómo se vive en Belén?

Hacemos el belén y el árbol en nuestras casas, y en las asociaciones hacemos espectáculos navideños, mostramos a nuestros hijos cómo nació Jesús. Sólo lo hacemos en el interior, porque somos una minoría. Pero fuera, hacemos manifestaciones, como una caravana, con Papá Noel, gente vestida de Santa María, San José y el Niño, otros vestidos de Reyes Magos, como pastores que van en procesión. Los musulmanes ven la alegría de Jesús en estos niños, y aunque no entiendan mucho, te piden información y sienten curiosidad por nuestras tradiciones. Pero las cosas más vinculadas a nuestra fe se hacen siempre en el interior, para preservar el carácter sagrado de nuestra tradición.

23 noviembre 2021, 15:41