Buscar

Vatican News

Asamblea Eclesial, cardenal Grech: "Profundizar el vínculo entre sinodalidad y misión"

En el marco de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe que se está celebrando en México, el cardenal Mario Grech, Secretario General del Sínodo de los Obispos, participó en los trabajos destacando el enorme valor de profundizar sobre el vínculo entre sinodalidad y misión. "Estas dos dimensiones de la Iglesia pueden ser uno de los aportes más significativos de esta Asamblea y del camino sinodal de nuestra Iglesia", dijo.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

El jueves 25 de noviembre, en el marco de la quinta jornada de los trabajos de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, reunidos en Ciudad de México del 21 al 28 de noviembre, tuvo lugar la intervención del Cardenal Mario Grech, Secretario General del Sínodo de los Obispos, centrada en el valor de la sinodalidad de la Iglesia, el Sínodo de la sinodalidad y la misión.

Teniendo en cuenta la historia de esta Asamblea y citando las fases de Medellín, Puebla, Santo Domingo y Aparecida, "como las etapas de un camino post-conciliar, en el que las Iglesias de América Latina y el Caribe han vivido una extraordinaria experiencia de comunión eclesial", el purpurado destacó el enfoque de conversión pastoral promovido también por la Evangelii Gaudium.

“Este evento representa una expresión de la visión pastoral del Papa Francisco. Esta Asamblea representa también un puente entre el Sínodo de la Amazonia - Querida Amazonia como una experiencia verdaderamente transformadora para su región y el Sínodo sobre la Sinodalidad. Están explícitamente conectados a través del enfoque periferia-centro y de la Eclesiología del Pueblo de Dios”

Estrecha relación entre sinodalidad y misión

Asimismo, el cardenal Grech destacó que esta doble referencia ayuda a explicitar la estrecha relación entre sinodalidad y misión:

 

"Se trata de dos dimensiones constitutivas de la Iglesia, que -precisamente porque son constitutivas- se mantienen o caen juntas. Intenten pensar en el escenario de la misión de una Iglesia no sinodal; una Iglesia en la que no caminamos juntos, no procedemos en ningún orden particular, cada uno reclamando el derecho a la misión", especificó.

Por otro lado, Secretario General del Sínodo de los Obispos, hizo hincapié en que la profundización del vínculo entre estas dos dimensiones de la Iglesia "puede ser uno de los aportes más significativos de esta Asamblea" y del camino sinodal de las Iglesias de América Latina y el Caribe:

“Es un aporte en continuidad con la historia y la experiencia de la Iglesia en América Latina, que desde el Concilio se ha caracterizado por la particular forma de caminar juntos. Sus Asambleas Generales no son solo reuniones de obispos; ni siquiera son reuniones en las que hay solo algunos obispos. La presencia de los Pastores, que son el principio de la unidad en sus Iglesias, permite que estas Conferencias sean una re-presentación visible de la Iglesia que vive en este continente. ¡Hay mucho que aprender de la experiencia sinodal de toda la Iglesia!”

Las fases del proceso sinodal

Por otra parte, el cardenal Grech indicó en su discurso, que otro aporte que puede provenir de las Iglesias de América Latina y el Caribe hace referencia a la forma en que se realizan los pasos de las primeras fases del proceso sinodal:

 

"Está la fase inicial de consulta amplia en las Iglesias particulares que es una novedad para todos; y también las conferencias episcopales nacionales están llamadas a adoptar un enfoque diferente haciendo un discernimiento eclesial a partir de la escucha del pueblo de Dios. Luego seguirá un nivel continental de escucha y discernimiento".

No hay conversión misionera sin conversión sinodal

Igualmente, ante las posibles diferencias o divisiones que pueda haber en el cuerpo eclesial de este continente, el purpurado subrayó que, precisamente, el Sínodo nos pide "caminar juntos", por lo tanto, «no será posible una conversión misionera si no se lleva a cabo una conversión sinodal, que implica una escucha humilde y respetuosa del otro y de sus razones; que tenga la valentía de pedir y dar el perdón; que quiera la unidad no al precio de la verdad, sino que nunca identifique la verdad con "mi" verdad».

"Tal vez este sea el mayor esfuerzo, pero también constituirá el testimonio más fuerte, que dará contenido al don de la experiencia sinodal que pueden ofrecer a toda la Iglesia", añadió.

No a la comprensión individualista de la fe

Y este camino -continuó Grech- también parece ser la respuesta a aquellos grupos y sectas cristianas que promueven una comprensión individualista e intimista de la fe. A estas propuestas, "que a menudo atraen tanto a un pueblo poco formado", la respuesta más creíble es la de la comunión:

“El Sínodo, al poner como tema la Iglesia sinodal y pedir que se lea la comunión, la participación y la misión en este contexto, constituye la posibilidad concreta de volver a la evangelica vivendi forma, que debe desarrollarse de manera original en cada contexto cultural”

Traducir el único Evangelio de Cristo al "estilo latinoamericano"

Y citando al Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (EG 115 y 117) "Si esto se encarna en los pueblos de la tierra, cada uno de los cuales tiene su cultura propia, espero que puedan construir la comunión y la armonía del Pueblo de Dios en esta tierra partiendo de las tradiciones y culturas del continente para traducir el único Evangelio de Cristo al estilo latinoamericano"; el purpurado concluyó recordando que esto "no amenazará la unidad de la Iglesia", sino que la enriquecerá, "mostrando que la Tradición no es un canto al unísono o una línea melódica de una sola voz, sino una sinfonía, donde cada voz, cada registro, cada timbre vocal enriquece el único Evangelio, cantado en una infinita posibilidad de variaciones".

25 noviembre 2021, 17:46