Buscar

Vatican News
La Iglesia en defensa de los pueblos originarios La Iglesia en defensa de los pueblos originarios 

Australia. Consejo Plenario episcopal: momento de gracia en tiempos difíciles

"Un monumento a la gracia de Dios y a la fe de la Iglesia en estos tiempos difíciles": así definió el arzobispo Mark Coleridge, presidente de la Conferencia Episcopal Australiana (ACBC), el Consejo Plenario que terminó ayer, 10 de octubre.

Isabella Piro-Ciudad del Vaticano

El evento, que contó con la participación, también online, de 278 miembros, representa el encuentro nacional más importante desde el convocado en 1937: la comunidad católica australiana estaba llamada a confrontar y reflexionar sobre el futuro de la misión evangelizadora de la Iglesia en el país, especialmente ante los retos de la época contemporánea, incluido el de la lucha contra los abusos. De hecho, en 2017 se publicó el Informe Final de la "Comisión Real", la Comisión Federal de Respuestas Institucionales a los Abusos Sexuales de Menores, un documento que puso de manifiesto la urgente necesidad de una profunda reforma de la gobernanza en la Iglesia del país. En la misa presidida ayer en Brisbane, el obispo Coleridge se mostró satisfecho con el encuentro, que "ha dado verdaderos frutos" y "agradecido a Dios porque ha sido un regalo, más que un trabajo".

"Nuestro discernimiento -añadió- continuará intensamente, para que las semillas plantadas por esta asamblea den fruto, superando el desarrollo del Concilio en una larga fase de aplicación de sus decisiones y decretos, de acuerdo con el Espíritu. Comparando, pues, el trabajo con el nacimiento de un hijo, el prelado dijo: "Es un proceso lento, doloroso y desordenado, pero cuyo fruto, al final, es maravilloso y gozoso". "Que la Iglesia en Australia -concluyó monseñor Coleridge- llegue a conocer la fecundidad y la alegría que el Espíritu Santo saca de todo el dolor y el desorden, porque nada es imposible para Dios".

En la tarde del sábado 9 de octubre, el arzobispo Timothy Costelloe, presidente del Consejo Plenario, clausuró formalmente los trabajos, calificándolos de "experiencia estimulante y desafiante" y de "proceso de sinodalidad". "Los miembros de la Iglesia -dijo el prelado- están llamados a ser signo e instrumento de comunión con Dios y de unidad entre todos los hombres. El Consejo sirvió, por tanto, para comprender cómo la Iglesia en Australia puede y debe "reposicionarse con vistas a esta misión", para "llevar la esperanza a la vida de muchos". "No estamos solos", dijo monseñor Costelloe, recordando que son muchos los fieles que rezan por la Iglesia; por eso, concluyó, ahora hay que seguir "con confianza" el camino emprendido.

De los informes finales del Concilio, mientras tanto, surgió, en primer lugar, un apasionado llamamiento a la "primacía de la conversión ecológica, tanto personal como comunitaria", según las directrices de la Encíclica "Laudato si' sobre el cuidado de la casa común", escrita por el Papa Francisco y concebida como instrumento de conversión hacia una Iglesia abiertamente comprometida con la protección de la Creación. A continuación, reflexionaron sobre el papel de las pequeñas comunidades eclesiales, así como de los grupos que "se sienten excluidos de la Iglesia", con los que, se dijo, es más necesario que nunca "establecer un foro de diálogo abierto". En este sentido, se recordó la "Declaración de Uluru", presentada al pueblo australiano en 2017 por 250 delegados aborígenes. El documento reclama una voz de las Primeras Naciones en el Parlamento, consagrada en la Constitución, y pretende establecer una relación entre los pueblos nativos y la nación en su conjunto basada en la verdad, la justicia y la autodeterminación. "Es necesario apoyar, con los recursos adecuados, a los pueblos y comunidades aborígenes, junto con las parroquias, escuelas y organismos que se relacionan con ellos", dijo el Consejo, "Esto permitirá su plena participación en la Iglesia y la sociedad".

También fue central la reflexión sobre "la plena comprensión de la Eucaristía como presencia real de Cristo". "Reconociendo que hoy en día son menos las personas que participan en la vida sacramental de la Iglesia que en épocas anteriores", se lee en los Informes, "se plantea la cuestión de cuál es la mejor manera de proporcionar formación sobre los Sacramentos". De ahí la exhortación de los obispos a "centrarse tanto en la profundización de la fe como en el conocimiento de los sacramentos".

Entre otras cuestiones que se examinan, está la necesidad de un "enfoque más organizado y coordinado, a nivel nacional", para la inclusión de las Iglesias orientales, los ritos de la Iglesia latina y las comunidades cultural y lingüísticamente diversas en la Iglesia católica de Australia, ya que representan "una riqueza y un don" que hay que "reconocer cada vez más". También se hizo un fuerte llamamiento a un mayor celo misionero, porque "la misión de la Iglesia es la misión de Jesús, es decir, hacer realidad el Reino de Dios y encarnarlo en nuestro lugar y tiempo". A continuación, se dio espacio a la formación de los seminaristas, con el fin de identificar tanto los aspectos positivos como los críticos, y de manera que se favorezcan aquellos programas "arraigados en las comunidades y orientados a una sólida preparación intelectual, humana, pastoral y espiritual".

En este sentido, los obispos australianos reiteraron la importancia de "promover las vocaciones", recordando que ésta "es una tarea que corresponde a todos los miembros de la Iglesia" y que requiere una "atención renovada" como, por ejemplo, la convocatoria de un "Año de la Oración" especial. También se reconoció la necesidad de nuevas oportunidades para los laicos católicos solteros, "en un ministerio distinto al de los jóvenes adultos o las familias". Todo ello teniendo en cuenta el "servicio", porque "el amor debe estar por encima del poder". Por último, sobre el concepto de misión, se recomendó una mayor coordinación diocesana entre todas las instancias que se ocupan de ella, para asegurar "un liderazgo compartido para una misión compartida y la escucha de las diferentes voces, incluidas las que se sienten excluidas".

Cabe recordar que el proceso de preparación del Concilio se inició en 2018 con la puesta en marcha de los encuentros sobre el tema "Escuchar y dialogar", celebrados en todas las diócesis australianas y en los que se presentaron 17 mil aportaciones sobre la realidad de la Iglesia en Australia hoy y las esperanzas de las comunidades de fieles. Una vez concluida esta primera fase, en junio de 2019 se inició la segunda, dedicada a la "Escucha y discernimiento", con el fin de identificar los temas a incluir en la agenda del Consejo. Finalmente, en febrero de este año se publicó el Instrumentum laboris, que examinó una serie de temas primordiales: la renovación de la Iglesia centrada en Cristo que cura las heridas; el fortalecimiento de la sinodalidad y el discernimiento pastoral; la llamada a la corresponsabilidad en la misión y el gobierno de la Iglesia; la lucha contra los abusos; la solidaridad renovada de la Iglesia australiana con los pueblos aborígenes y los marginados de la sociedad; y la promoción de la ecología integral propuesta por el papa Francisco en "Laudato si'".

Además: la renovación y el apoyo de los ministerios ordenados; la promoción del discipulado en las parroquias, las familias y entre los jóvenes; la formación de comunidades centradas en la oración y la eucaristía; y el anuncio del Evangelio en el contexto de la pandemia de Covid-19. Anunciado en 2016 y aprobado por el Papa Francisco en 2018, el Consejo Plenario Australiano consta de dos sesiones plenarias que debían celebrarse el pasado mes de octubre en Adelaida y el próximo mes de julio en Sídney, pero debido a la pandemia se han pospuesto exactamente un año: a octubre de 2021 y julio de 2022.

 

Servicio de Noticias del Vaticano - IP

11 octubre 2021, 11:47