Buscar

Vatican News
Ícono sobre madera de los santos Cirilo y Metodio, evangelizadores de los pueblos eslavos Ícono sobre madera de los santos Cirilo y Metodio, evangelizadores de los pueblos eslavos 

El Papa en Budapest y Bratislava se reúne con las diferentes Iglesias cristianas

Dos citas ecuménicas para el Papa Francisco en el primer día de su 34º viaje: a las 10.00 horas en la Sala de Mármol del Museo de Bellas Artes de Budapest, Hungría, y a las 16.30 horas en la sala de la Nunciatura Apostólica de Bratislava, Eslovaquia. El Papa se dirigirá a los miembros del Consejo Ecuménico de las Iglesias establecido en los dos países y en el que están representadas casi todas las Iglesias no católicas. Algunas de las comunidades judías de Hungría también estarán presentes.

Adriana Masotti - Ciudad del Vaticano       

El sufrimiento y el martirio han unido, y en algunos casos también dividido, a los cristianos de las diferentes confesiones que habitan las tierras de Europa Central y Oriental. No faltan páginas dramáticas en su pasado, como los sangrientos enfrentamientos entre católicos y luteranos o, en tiempos del comunismo, la persecución del régimen.

Los hermanos Cirilo y Metodio, que a finales del primer milenio codificaron una lengua y un alfabeto para los pueblos eslavos a fin de que la fe cristiana pudiera expresarse, y cuya misión ya tuvo que hacer frente a las divisiones que se estaban produciendo entre las Iglesias de Oriente y Occidente, fueron figuras centrales para el cristianismo. Son los precursores del ecumenismo, dijo el Papa Francisco dirigiéndose, en 2018, al Metropolitano Rastislav, Primado de la Iglesia Ortodoxa de las Tierras Checas y Eslovaquia, en una visita a Roma, y en su 34º viaje apostólico el Papa no quiso faltar a la cita con sus hermanos de las otras Iglesias y confesiones.

Padre Kránitz: la responsabilidad compartida de los cristianos

El padre húngaro Mihály Kránitz, profesor de ecumenismo en la Universidad Católica de Budapest, donde también enseña Teología Fundamental, habló con Vatican News sobre el camino hacia el conocimiento, el entendimiento y la unidad entre los cristianos en la parte de Europa que el Papa Francisco visitará desde hoy hasta el miércoles:

Entrevista con el Padre Mihály Kránitz

Padre Kránitz, en el pasado, las relaciones entre las diferentes Iglesias en Hungría no siempre han sido buenas, también han visto enfrentamientos muy duros. ¿Puede decirnos algo sobre esto?

Sí, después de la Reforma hubo realmente enfrentamientos y problemas entre las Iglesias, pero poco a poco, en el siglo XVIII, empezó a surgir la voluntad de hacer algo juntos. Fueron los protestantes los que empezaron en esta línea con el objetivo de crear más unidad entre ellos y en ese momento la Iglesia Católica estaba en contra de este movimiento. El Papa Benedicto XI lo rechazó, llamándolo pancristianismo en 1928. Los protestantes también empezaron en Hungría y otros países como Eslovaquia y Polonia, pero antes del Concilio Vaticano II era difícil hacer algo al respecto. Sin embargo, los pastores y sacerdotes dieron algunos pasos entre ellos en el plano de la oración y la amistad, pero después de las guerras religiosas que causaron muchas heridas a las iglesias cristianas, el Concilio Vaticano II fue el punto de referencia: después del Concilio el diálogo ecuménico ya no será opcional, trabajar por la unidad es un deber para todos los cristianos y en esta zona de Europa Central y Oriental hubo una cierta unidad incluso durante el comunismo porque el partido comunista quería reunir a todos, católicos, luteranos, calvinistas y ortodoxos, no por razones religiosas, sino por razones logísticas, prácticas, para tener una única mirada sobre todos. Y esto ayudó a que las Iglesias tuvieran lazos de amistad porque todas sufrieron bajo el comunismo: luteranos, calvinistas y católicos juntos, se podría decir entonces que fueron ellos, los comunistas, los que crearon un cierto consejo de las Iglesias, pero después del cambio político de 1989, se creó realmente un ambiente de amistad. Católicos, protestantes y ortodoxos tenemos algo que aportar a la unidad y también a Europa, porque sentimos que la gente no sabe qué hacer con su vida, la familia, la educación y otras cosas están en peligro. Y esto es también un estímulo a la unidad de las iglesias para que la gente tenga algo más, no sólo dinero y éxito, sino espiritualidad.

¿La relación de amistad se convierte entonces también en colaboración en iniciativas y acciones concretas?

Sí. Estos días lo sentimos muy bien porque los luteranos han preparado un Año de la Cena del Señor, no están lejos del evento del Congreso Eucarístico que viven los católicos y esperan al Papa. Y también los calvinistas, que ahora son más numerosos en Hungría que los luteranos, han organizado congresos sobre la Eucaristía. Y luego buscamos juntos lo que nos une. Puedo decir que ahora en Hungría las Iglesias trabajan juntas por la unidad también en la sociedad.

El Papa Francisco estará en Hungría, en Budapest, durante unas horas, pero ha incluido en su programa un encuentro con los representantes del Consejo Ecuménico de las Iglesias...

Por supuesto, porque ellos lo pidieron y esto significa que, a pesar de la diferencia teológica entre protestantes y católicos, ellos también reconocen el papel del Papa como el "primero en la caridad", como dicen los Padres de la Iglesia.

Catedral de Bratislava
Catedral de Bratislava

 

P. Pokojný: hay que "purificar la memoria"

Ľudovít Pokojný, sacerdote eslovaco de la diócesis de Bratislava, es el jefe de la oficina diocesana para el ecumenismo. En la entrevista habla de cómo se vive el diálogo ecuménico en Eslovaquia y del camino que se ha iniciado para curar las heridas que tanto la Iglesia católica como las demás Iglesias llevan aún en la piel:

Entrevista con el padre Ľudovít Pokojný

Padre Pokojný, me gustaría pedirle que mire un momento hacia atrás y luego nos hable del estado actual del ecumenismo en su país...

Si miramos la historia de Eslovaquia, pero también la de otras partes de Europa, la historia de la Iglesia católica ha estado marcada por las relaciones con otras Iglesias y comunidades eclesiales, y es evidente que no siempre ha ido bien. Baste recordar el Memorial de Prešov (que conmemora el asesinato de 24 evangélicos en 1687), donde también se detuvo San Juan Pablo II en julio de 1995, pero el hecho positivo es que, en los últimos veinte años, más o menos, nos estamos descubriendo no sólo entre los laicos, sino también a nivel de dirigentes eclesiásticos, como personas cercanas y comunidades cercanas, por lo que trabajamos juntos, rezamos juntos, nos reunimos e intentamos ayudarnos mutuamente. Estamos en un viaje y esto es hermoso porque significa que siempre estamos renovando y profundizando esta relación.

Así que el diálogo ecuménico existe, es una realidad, pero ¿en qué formas se expresa? ¿Puede darnos algunos ejemplos?

Para empezar, durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, en enero, suelen celebrarse encuentros de oración por la unidad de los cristianos en muchas comunidades, tanto católicas como no católicas, en muchos lugares de Eslovaquia. Este año celebramos el 20º aniversario de la firma del reconocimiento del bautismo entre la Iglesia católica de ambos ritos, latino y greco-bizantino, y la Iglesia evangélica-luterana, que fue realmente un momento muy precioso tanto teológica como pastoralmente, y lo recordamos organizando una conferencia. También hay varias iniciativas sociales y benéficas en las que echamos una mano para ayudar al mundo que nos rodea.

¿Qué importancia tiene el encuentro ecuménico con el Papa de esta tarde? ¿Hay alguna expectativa en particular?

No puedo decir cuáles son las expectativas de los obispos porque no los conozco, pero viendo al Papa y toda su actividad a nivel ecuménico, nos lleva claramente a descubrir que somos cada vez más hermanos entre nosotros, y esto es lo primero. Así que creo que Francisco nos ayudará a profundizar mucho más en nuestras relaciones. La otra cosa que creo que debemos profundizar en Eslovaquia es lo que han dicho muchos Papas, es decir, la necesidad de "purificar la memoria", y poco a poco vamos avanzando en esta dirección, pero todavía hay muchas heridas del pasado que debemos superar con mucha misericordia, apertura y también mucho amor por Jesús abandonado en la cruz, para escucharnos unos a otros porque esta "purificación de la memoria" es algo muy importante entre nosotros.

Panorámica de Bratislava
Panorámica de Bratislava

Y es un pasaje que aún no se ha completado....

Ciertamente. Este es un camino que se ha iniciado y continúa, aún no hemos llegado a la meta, pero poco a poco, esperamos lograrlo.

Antes ha mencionado el monumento visitado por el Papa Juan Pablo II. ¿Qué nos recuerda ese lugar?

En la historia de Eslovaquia, así como en la de otras partes de Europa, ha habido muchas disputas y desgraciadamente también algunos enfrentamientos sangrientos entre católicos y luteranos hace algunos siglos y esto ha contribuido a profundizar el dolor y las heridas en nuestras relaciones, ha habido varios lugares, varias ciudades, donde se produjeron estos fuertes enfrentamientos y por eso Juan Pablo II, cuando vino a Eslovaquia, se detuvo en uno de estos memoriales que recuerdan donde fueron asesinados muchos católicos y también, hay que decirlo, muchos evangélicos luteranos. Así que la historia ha visto estos enfrentamientos, desgraciadamente muy dolorosos con pérdida de vidas, pero también, por ejemplo, con pérdida de bienes, así que son cosas en las que debemos profundizar y afrontar con mucha paz, con mucho amor. Mi esperanza es que podamos descubrir realmente que somos cada vez más hermanos, cada vez más un regalo para el otro, no sólo tolerándonos, sino también amándonos, y esto es un paso más.

12 septiembre 2021, 07:41