Buscar

Vatican News

Obispo auxiliar de Košice: El Papa viene a fortalecer la fe

Con motivo de la visita apostólica del Papa a Eslovaquia, el obispo auxiliar de Košice habla de los desafíos que afronta la fe en el país y de la importancia de la visita del Papa Francisco para fortalecerla.

Por Lydia O'Kane

La historia de la Iglesia en Eslovaquia se remonta a 1100 años atrás. Cuenta que, en el año 880, después de que los misioneros llegaran a la Gran Moravia desde Aquilea, y tras la llegada de la misión bizantina, el Papa Juan VIII, estableció una diócesis en Nitra.

Una iglesia y su historia

Avancemos hasta 1776, y el 15 de marzo de ese año el Papa Pío VI, respondiendo a la petición de la emperatriz María Teresa, estableció tres nuevas diócesis en el territorio de la actual Eslovaquia: Banská Bystrica, Spiš y Rožňava.

La diócesis greco-católica de Prešov se creó en 1818

Con los albores del siglo XX y la caída de los austro-húngaros, en 1918 surgieron nuevos estados y se produjeron varios cambios en la jurisdicción territorial eclesiástica.

En 1945, la Segunda Guerra Mundial terminó finalmente, dando la victoria a los aliados. Por desgracia, Eslovaquia siguió sufriendo y enfrentándose a nuevas dificultades. En 1948 se produjo la "revolución de palacio" comunista.

En los años siguientes, la Iglesia se vio gravemente privada de sus instituciones más importantes. Varios obispos fueron encarcelados y el resto aislados en sus casas, con acceso limitado al mundo. A más de 300 sacerdotes diocesanos se les prohibió ejercer su servicio pastoral. Muchos quedaron aislados o fueron enviados a campos de concentración y cárceles.

La llamada "revolución de terciopelo" de noviembre de 1989 supuso la caída del régimen comunista.

Uno de los primeros signos positivos tras este acontecimiento fue el nombramiento sin trabas de nuevos obispos para todas las diócesis vacantes. A finales del siglo XX, la Iglesia eslovaca contaba con dos cardenales (Jozef Tomko en Roma y Ján Chryzostom Korec en Nitra).

Por primera vez en la historia, el Santo Padre visitó la República de Checoslovaquia los días 21 y 22 de abril de 1990.

Desafíos de la Iglesia en Eslovaquia hoy

Ahora, el Papa Francisco viene a Eslovaquia, que es conocida por su profunda y fuerte fe. "No es solo una frase", subraya el obispo auxiliar de Košice, Marek Forgáč. "Es un hecho real que se puso a prueba en diferentes periodos de la historia. La última vez, fue el conocido periodo del comunismo, y tienen bastantes mártires y personas que fueron perseguidas y sufrieron durante este periodo."

Continúa diciendo que "ahora la situación cambia mucho, desde cierto punto de vista la situación actual parece ser aún más difícil. Después de la llamada "Revolución de Terciopelo", Eslovaquia pasó a formar parte de la civilización occidental, y junto con muchas cosas buenas, los cristianos de aquí se enfrentan a problemas como el relativismo y el materialismo, pero creo que mucha gente tiene ganas de conocer al Papa".

Señala que, siempre presente en el mundo occidental de hoy, está la crisis de autoridad y la crisis de las instituciones, que, dice, también está presente entre los cristianos de la Iglesia. Los jóvenes, señala, prefieren "creer pero no pertenecer a ninguna institución religiosa y estos son algunos de los retos en nuestro país, en la Iglesia de Eslovaquia, y creo que la visita del Santo Padre fortalece la fe de la gente en Eslovaquia, especialmente de los jóvenes y están realmente expectantes."

Monseñor Forgáč subraya que, en un periodo en el que la población se ha visto afectada por la pandemia del COVID-19, el aliento del Papa es necesario en estos momentos. "Esperamos su mensaje de paz y tranquilidad", dice.

Al igual que otros países europeos, la Iglesia en Eslovaquia se enfrenta a desafíos, como la falta de vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. El obispo Forgáč también señala que, estadísticamente, aunque hasta el 70% de las personas se identifican como cristianas en Eslovaquia, es sólo un número. "Tenemos que mirar y ver la realidad, y tenemos que ver que hay una cierta crisis de fe cristiana nuestro país", dice.

Encuentro de jóvenes

Durante su carrera, el obispo fue capellán universitario, lo que le dio la oportunidad de relacionarse con los jóvenes y ver por sí mismo los problemas que les afectan. Dice que el Papa tiene la capacidad de hablarles de un modo que les resulte familiar. Añade que uno de los momentos más destacados de su visita será el encuentro con los jóvenes en Kosice, que, según él, será un momento importante para los jóvenes de Eslovaquia.

Divina liturgia bizantina

Uno de los momentos culminantes de la visita apostólica del Papa Francisco será la celebración de la Divina Liturgia Bizantina en memoria de los mártires greco-católicos, que tendrá lugar en la plaza de la Mestská športová hala de Prešov.

"La comunidad greco-católica -explica el obispo- es todavía bastante pequeña en cuanto a número, pero es muy fuerte en cuanto a historia. La comunidad fue fuertemente perseguida durante la época comunista".

También señala que la frontera entre la Iglesia de Oriente y la de Occidente pasa justo por el país. "La comunidad greco-católica es una de esas pequeñas Iglesias orientales que están unidas al Papa y, por tanto, son como -utilizando su término técnico- una interfaz existente entre el este y el oeste en la Iglesia. Y el hecho de que el Papa presida la Divina Liturgia bizantina en Prešov no sólo confirma que a menudo se centra en las minorías, sino que también confirma esta conexión entre oriente y occidente".

Efectos de la pandemia en Eslovaquia

A el COVID-19 sigue afectando a las poblaciones tanto en Europa como fuera de ella, el obispo Forgáč explica que para los habitantes de Eslovaquia, las restricciones debidas a la pandemia han sido bastante severas. Durante un largo periodo, dice, "todas las iglesias estaban cerradas... no era posible ni siquiera visitar la iglesia". La información que el obispo ha recibido de sus sacerdotes es que las cosas están volviendo lentamente a la normalidad, pero que algunas personas siguen quedándose en casa y no vienen a la iglesia. "Tenemos que trabajar pastoralmente, muy duro, y tenemos que estar muy abiertos para los creyentes en Eslovaquia", dice el obispo Forgáč, para que los fieles puedan volver a la Iglesia como lo hacían en los tiempos anteriores a la pandemia.

Esperanzas para la visita

Al preguntarle qué espera de la visita del Papa Francisco a Eslovaquia, el obispo dice que "la máxima autoridad de la Iglesia católica viene y trae un mensaje para nosotros, y esto puede convertirse en una especie de refuerzo de la fe y de fortalecimiento de nuestra fe."

14 septiembre 2021, 11:35