Buscar

Vatican News
bombas atómicas en Nagasaki e Hiroshima bombas atómicas en Nagasaki e Hiroshima 

Pax Christi: que se aplique tratado sobre prohibición armas nucleares

En el aniversario de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, que se celebra los días 6 y 9 de agosto, Pax Christi lanza un llamamiento para que se aplique inmediatamente el Tratado de la ONU sobre la prohibición de las armas nucleares

Lisa Zengarini-Ciudad del Vaticano

Un nuevo llamamiento "para proceder rápidamente a la firma, ratificación y aplicación del nuevo Tratado de las Naciones Unidas sobre la Prohibición de las Armas Nucleares" al que se han adherido hasta ahora 55 Estados. El llamamiento fue lanzado por Pax Christi Internacional con motivo del aniversario de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, que se celebra los días 6 y 9 de agosto.

"Decenas de miles de personas murieron en las explosiones, y muchas más morirían o enfermarían posteriormente como consecuencia de la radiación", recuerda Pax Christi en un mensaje con motivo del aniversario. "Como movimiento pacifista, consideramos este primer uso de las armas nucleares como uno de los acontecimientos más devastadores de la historia y una llamada de atención que la humanidad no debe olvidar".

En este sentido, para la organización católica, el tratado que entró en vigor el 22 de enero de este año y que se inspiró en el "incansable testimonio de los supervivientes de 1945" es un paso histórico hacia un mundo sin armas atómicas: "Es, en efecto, un hito que las armas nucleares hayan sido finalmente prohibidas por el derecho internacional y un paso importante para que las atrocidades ocurridas en Japón no vuelvan a repetirse", señala el mensaje. "El nuevo tratado permite a todos los países la oportunidad de unirse para acabar con la amenaza nuclear que se cierne sobre el mundo desde el día de los bombardeos atómicos de 1945. Las primeras medidas concretas debidas al tratado incluyen la asistencia a las víctimas de los ensayos nucleares y la restauración de los lugares contaminados por las pruebas nucleares.

Asegurémonos", concluye la declaración, "de que esta conmemoración nos da la fuerza y la perseverancia, junto con los supervivientes de Hibakusha, los líderes de la Iglesia, las organizaciones pacifistas, los activistas, los responsables políticos y otras personas de todo el mundo, para continuar nuestro trabajo en favor del desarme nuclear y la justicia para los afectados por las tragedias nucleares desde los ataques a Hiroshima y Nagasaki".

05 agosto 2021, 16:31