Buscar

Vatican News
Lisandra con una de sus creaciones en el laboratorio "La Sarta del Barrio" Lisandra con una de sus creaciones en el laboratorio "La Sarta del Barrio" 

"La Sarta del Barrio", cuando la solidaridad y la hospitalidad son más fuertes que la crisis

En la zona de Tor De' Schiavi, en la periferia de Roma, cerca de la parroquia del Santísimo Sacramento, hay un taller de sastrería regentado por una cubana. Financiado por el "Fondo Gesù Divino Lavoratore" querido por el Papa para los trabajadores en dificultad a causa de la pandemia, es el fruto de la generosidad de todo un barrio y hoy da trabajo a dos familias que, de otro modo, estarían desocupadas.

Salvatore Cernuzio - Ciudad del Vaticano

Para los romanos que no viven en el barrio de Tor de' Schiavi, en las afueras de la ciudad, "La Sarta del Barrio", una sastrería -o mejor dicho, "taller y escuela", como dice el cartel- concebida como un taller de antaño pero amueblada con un gusto totalmente moderno, podría parecer una tienda más. Una vitrina más en Via Olevano Romano, en medio de bares, garajes y casas de vecinos. Sin embargo, los habitantes del barrio, en su mayoría feligreses del Santísimo Sacramento, saben que detrás de esa ventana que exhibe una camisa de algodón claro de cura, hay una historia que contar. Lo saben porque fueron ellos, con generosidad, los que de alguna manera la construyeron.

Un cuento de hadas moderno

Una historia aderezada con todos esos elementos que la convierten casi en un cuento de hadas moderno: los sacrificios y las satisfacciones, la acogida y la integración de los extranjeros, la solidaridad de familias con pocos medios, pero mucho corazón, la intuición de un párroco que va "a ensuciarse las manos" entre su gente. Todo ello coronado por la caridad del Papa, capaz de superar incluso la ola de pobreza provocada por la pandemia.

El cartel de "La Sarta del Barrio"
El cartel de "La Sarta del Barrio"

El Fondo querido por el Papa para los trabajadores con dificultades

Don Maurizio Mirilli, párroco del Santísimo Sacramento -parroquia visitada por el Papa en 2018- relata la historia de este cuento de hadas urbano, que en sus canales sociales se ha convertido en el patrocinador de esta realidad que hoy da de comer a dos familias y que es fruto de una idea clarividente como es el "Fondo Gesù Divino Lavoratore". Se trata del apoyo económico deseado por el Papa para su diócesis, Roma, en favor de las categorías sociales y profesionales que en el lockdown  han sufrido una drástica reducción de ingresos o han visto desaparecer aquellos trabajos que hasta entonces se realizaban de forma ocasional o extraoficial. El proyecto, coordinado por el Vicariato y en el que participan el Ayuntamiento de Roma y la Región del Lacio, se inauguró el 12 de junio del año pasado con un primer millón de euros asignado por el Papa. Gracias a las aportaciones económicas, prácticas, becas de trabajo y la financiación de micro proyectos de auto-empleo, ha dado vida en los últimos meses a diversas realidades y ha ayudado a muchas personas a cruzar el vado de la crisis provocada por el coronavirus. "La Sarta del Barrio" fue el primer proyecto aprobado por el "Fondo Gesù Divino Lavoratore", y mañana, 3 de agosto, la Diócesis de Roma presentará los resultados.

Lisandra, el alma de la sastrería

"Lo pensamos juntos y luego ella lo hizo todo", explica Mirilli. Es Lisandra, o mejor dicho, Lisa, como la llaman todos: creadora, gestora, coordinadora, en definitiva, el alma de la sastrería. Cubana, de 35 años, madre de un niño de 8 años, delgada ("también he sido modelo, ¿sabes?", dice), tiene un carácter vivo y habla con una inflexión típicamente latinoamericana, aunque con interjecciones en romanesco que te hacen sonreír. Estudió en Cuba en una escuela de costura, luego llegó a Italia a los veinte años, influenciada por falsas promesas. Se fue a Padua y, sin haber trabajado nunca como costurera, empezó a asistir a cursos de especialización. "En cuanto pude, me compré una máquina de coser".

Es ambiciosa y viste a la moda, con ropa que ella misma cose. Fue su estilo de moda lo que la hizo destacar entre los muchos hombres y mujeres que llamaron a la puerta de la Cáritas parroquial para pedir paquetes de alimentos durante el cierre. "Veía a esta chica con una ropa muy cuidada, una mascarilla diferente cada día, con fantasías particulares, en una época en la que ni siquiera se podía encontrar mascarillas quirúrgicas", recuerda don Maurizio. "Una vez le pregunté: '¿Cómo te las arreglas para tener siempre esa ropa tan bonita y todas esas máscaras? Ella respondió: "Los hago yo misma, soy costurera. Así que le propuse que viniera a ayudar en la parroquia".

La intuición del párroco

Lisa empezó a coser máscaras para regalar a la gente de la parroquia, y pronto se convirtió en un punto de referencia para las madres en emergencia por los monos de sus hijos con agujeros y los ruedos de última hora, o incluso para los sacerdotes que necesitaban un pequeño arreglo. En definitiva, era la costurera de la parroquia, tan apreciada que Don Maurizio pensó en confiarle un curso dentro de los locales parroquiales. "Un día le dije: estaría bien que con tu profesionalidad montaras una sastrería. Pasaron unos meses y leí sobre el "Fondo Jesús Divino Trabajador" querido por el Papa. Corrí para hablar con Lisandra y le dije: ¿por qué no intentas elaborar un pequeño proyecto y luego vemos?".

De la noche a la mañana elaboró un proyecto de taller de sastrería en el que, además de trabajar, podría enseñar a otras mujeres: "Es una profesión olvidada, pero siempre puede ayudar, incluso si te quedas en casa, como nos vimos obligados a hacer el año pasado. El proyecto de Lisa recibió inmediatamente la aprobación del Vicariato, el primero de la lista.

Don Maurizio prueba una de las camisas realizadas a medida por Lisandra
Don Maurizio prueba una de las camisas realizadas a medida por Lisandra

La solidaridad de un barrio

Sin embargo, había que resolver una serie de cuestiones, burocráticas y de otro tipo, antes de la puesta en marcha. "Sabíamos de la existencia de este local frente a la casa de Lisa, a pocos metros de la parroquia", dice el padre Maurizio, "pero había que bloquearla cuanto antes y la financiación del Fondo llegaría después. Así que cada uno de nosotros, parroquia y feligreses, nos esforzamos por hacer una contribución. Con un poco de dinero pagamos el alquiler de los primeros meses, a la espera de que llegara la financiación con el aval de Cáritas: 12.000 euros, un pequeño préstamo en plazos de 3-4 años.

No necesitábamos mucho dinero", dice el sacerdote, "sólo un empujón inicial. Lisa tiene grandes capacidades, pero no tenía posibilidades desde el punto de vista legal, económico, burocrático... Ahora camina con sus propios pies. Fue bonito ver a tantos feligreses ayudando en la mudanza, dando sillas y participando en la inauguración el 8 de marzo. No era una fecha al azar, el Día de la Mujer, y lo celebramos devolviendo la dignidad a dos chicas".

"La Sarta del Barrio"
"La Sarta del Barrio"

Trabajo ininterrumpido

Ahora Lisa trabaja sin descanso en este mundo de paredes amarillas y verdes, con versos de canciones y poemas, donde los clergyman se mezclan con los vestidos de noche y los rollos de tela: "¡Gracias a Dios se trabaja!", dice. Ha iniciado una colaboración con el Cor (Centro Oratori Romani) y entre sus clientes figuran muchos sacerdotes romanos: "Les hago polos y camisas a medida". ¿Y les cobras? "¡Por supuesto! Un poco de descuento, pero pagan (risas)". A las que no hace pagar es a las madres y abuelas que ella sabe que tienen dificultades económicas: "Vienen aquí y necesitan arreglar algo de ropa. Sé cómo están, como estaba yo hasta hace unos meses, así que les digo: ¡vamos, dame un euro por el café!".

Una de las siete mujeres del curso de costura
Una de las siete mujeres del curso de costura

Gratitud

La joven, de hecho, no ha olvidado la generosidad que experimentó cuando se vio necesitada, completamente desempleada ella y su pareja, durante el periodo más duro de la pandemia. Tampoco ha olvidado la acogida que recibió a su llegada a Italia: "En Cuba, se dice: "una mano lava la otra y las dos lavan la cara". Agradecida por esta experiencia, ahora es ayudada por una muchacha italiana, también ella madre de un niño, que de otra forma no tendría trabajo. Y transmite sus conocimientos a siete mujeres que asisten al curso: cinco de ellas pagan y dos, las más necesitadas, asisten gratis. Lisa enseña patrones de moda y manualidades, pero le gustaría preparar a los estudiantes para un aprendizaje que podría llevar a un trabajo permanente en una empresa.

El sueño: conocer al Papa

Por encima de todo, la costurera de la parroquia convertida en costurera del barrio tiene un sueño: conocer al Papa. "Adoro a Francisco, todo esto es gracias a él. Sueño que un día nos llame para decirnos ‘¿cómo estás?'. O que encuentre tiempo para visitarnos, y así le haré encontrar una bonita camisa blanca nueva".

02 agosto 2021, 15:56