Buscar

Vatican News

4 nuevos beatos para la Iglesia el próximo 22 de enero en El Salvador

El Salvador está de fiesta, el Papa Francisco ha autorizado la ceremonia de beatificación del P. Rutilio Grande SJ, la cual se realizará en el país el sábado 22 de enero de 2022. Para la ceremonia ha nombrado como Delegado especial al Cardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez, para que lo represente.

Ciudad del Vaticano

La Iglesia salvadoreña dio a conocer que el sábado 22 de enero de 2022, en San Salvador, se realizará la ceremonia de beatificación de los siervos de Dios: el padre Rutilio Grande, SJ., el señor Manuel Solórzano, el joven Nelson Lemus y el padre Cosme Spessotto OFM. El papa Francisco ha nombrado como Delegado especial al Cardenal Gregorio Rosa Chávez para que presida dicha celebración.

En un comunicado publicado el día 27 de agosto, la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) expresa su alegría por la autorización de la beatificación de cuatro mártires, los siervos de Dios: Nelson Lemus y Manuel Solórzano, y los sacerdotes Rutilio Grande S.J. y fray Cosme Spessotto OFM.

Los obispos invitan al pueblo de Dios a prepararse para esta esperada celebración cuya realización se había visto retrasada por motivos de la pandemia.

Los nuevos beatos

El padre Rutilio Grande sj., fue asesinado el 12 de marzo de 1977 cuando se dirigía a celebrar la Misa a El Paisnal. Le acompañaban don Manuel Solórzano y Nelson Lemus. En el camino fueron emboscados y su carro ametrallado brutalmente. Fray Cosme Spessotto OFM., fue asesinado el 14 de junio de 1980 en el templo parroquial de San Juan Nonualco, donde fue párroco durante 27 años.

Rutilio Grande es reconocido en El Salvador por su vida entregada a la gente más humilde, en una época turbulenta en el país, y cuyo compromiso y defensa de los más pobres fue su sentencia de muerte. También es conocida la gran amistad que tuvo con Mons. Romero, San Arnulfo Romero, quien al conocer de su asesinato vivió un profundo dolor que acentuó su defensa por los más desfavorecidos.

El Padre "Tilo", como era conocido por su gente, nació el 5 de julio de 1928 en El Paisnal, El Salvador. Fue en esta zona donde vivió toda su misión y compromiso, y donde volcó su vocación como jesuita. A su muerte, miles de personas asistieron a la eucaristía que presidió Mons. Romero en la Catedral.

Esta ceremonia de beatificación ha sido esperada desde febrero 2020, fecha en que el Papa Francisco aprobó el decreto que reconocía su martirio, pero que fue postergada debido a la situación de emergencia por la COVID-19.

Fray Cosme Spessotto, sacerdote franciscano, nació el 28 de enero de 1923 en un pequeño pueblo de la provincia de Treviso, Italia. En 1950 navegó desde el puerto de Génova a El Salvador. Fue párroco en San Juan Nonualco, departamento de La Paz, durante 27 años, donde construyó una nueva iglesia y fundó una escuela parroquial para más de mil niños.

Al padre Spessoto, al igual que a Rutilio Grande les tocó vivir los tensos y violentos años previos a la guerra civil que azotó el país durante doce años y que dejó más de 80 mil muertos y enormes pérdidas en infraestructura.

El sacerdote franciscano en varias ocasiones rechazó la toma de la iglesia de San Juan Nonualco, tanto por la guerrilla como por la Fuerza Armada. Fue asesinado por “odio a la fe” el 14 de junio de 1980 mientras oraba antes de celebrar la eucaristía. Antes de su asesinato el Fray Spessotto escribió en su testamento espiritual «Morir como mártir sería una gracia que no merezco». Murió asesinado el sábado 14 de junio de 1980 hacia las 7 de la noche dentro del templo parroquial, donde se encontraba orando, frente al altar mayor.

28 agosto 2021, 07:42