Buscar

La historia
Vatican News

Un respiro para la creación: el reciclaje del aceite de cocina usado

La eliminación inadecuada de los residuos domésticos provoca la polución y la contaminación del medio ambiente. Para reducir este impacto, la Oficina de Pastoral del Medio Ambiente de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en Apucarana, Brasil, está promoviendo campañas para recoger y dar un destino adecuado a los residuos electrónicos y al aceite de cocina usado.

Andressa Collet - Vatican News

La comunidad de Apucarana, en el norte del Estado de Paraná, Brasil, ha encontrado en la Oficina de Pastoral del Medio Ambiente de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, un aliado para gestionar mejor el material "desechable" producido en los hogares, llevando a cabo acciones anuales de recogida diferenciada de residuos. Es una gran preocupación para la "Ciudad Alta", como se conoce a Apucarana, a 370 km de la capital Curitiba, ya que es una cuenca hidrográfica dividida entre tres cursos fluviales: el río Pirapó, que alimenta a la ciudad; el río Tibagi y el río Ivaí.

Los voluntarios recorren los barrios recogiendo tanto los residuos electrónicos como el aceite de cocina usado. La iniciativa forma parte de una serie de actividades de la iglesia local para responder al llamamiento del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común, contenido en la encíclica Laudato si'.

Incluida en lo que el Pontífice llama una "red de comunión y pertenencia" (148), Amauri Henrique Rosina es coordinador pastoral de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima y animador de Laudato si' del Movimiento Católico Mundial por el Clima. Dirige las acciones de la campaña en la ciudad para poner en práctica las exhortaciones del Papa a transformar el entorno en el que se vive, "modificando los efectos adversos de los condicionamientos y aprendiendo a orientar su existencia en medio del desorden y la precariedad" (148).

El aceite de cocina usado se envía a una empresa especializada
El aceite de cocina usado se envía a una empresa especializada

La recogida de aceite de cocina usado

En septiembre de 2020, por ejemplo, se instó a la comunidad a separar y desechar adecuadamente el aceite de cocina usado en botellas PET u otros recipientes, pero siempre bien cerrados: se recogieron más de 1.000 litros, evitando la contaminación de 1.000 millones de litros de agua. La eliminación inadecuada de este tipo de aceite, muy utilizado en hogares, bares y restaurantes, puede causar graves daños al medio ambiente. Los expertos desaconsejan desechar el producto en los fregaderos, desagües o canalones de las casas porque, además de dañar las tuberías de los hogares, se vierte en los ríos y en el suelo, contaminando el medio ambiente.

Ya en la campaña de 2019, los operarios habían notado que "la gente tenía mucho aceite usado y no sabía qué hacer con él". Observamos que los contenedores estaban sucios y polvorientos, almacenados de seis meses a un año, y la gente dijo que no sabía cómo deshacerse de ellos. Ahora en la comunidad estamos creando el hábito del reciclaje, mediante el conocimiento adecuado, porque es un producto altamente contaminante y tóxico", explica Amauri.

La comunidad participa cada año en la recogida de aceite usado
La comunidad participa cada año en la recogida de aceite usado

Los litros de aceite recogidos se envían siempre a una empresa autorizada que los filtra y los envía a una fábrica de jabón de la ciudad. Junto con la recogida de aceite, se distribuyeron decenas de plantas en el marco del proyecto: "¿Quieres aire limpio? Planta un árbol", así como la instalación de 16 carteles que aconsejan a la gente no tirar la basura en lugares inapropiados. "Dios nos ha confiado la tarea de cultivar y cuidar su creación. Las acciones que llevamos a cabo pretenden hacer reflexionar a la comunidad", añade el animador de Laudato si'.

Campaña de recogida de residuos electrónicos

La comunidad de Apucarana también participa en la recogida anual de residuos electrónicos. Brasil ocupa el quinto lugar en el mundo y el primero en el escenario latinoamericano en cuanto a la producción de residuos electrónicos, según los datos del informe 2019 The Global E-Waste Monitor, realizado por las Naciones Unidas en colaboración con varios otros organismos internacionales.

Voluntarios de una cooperativa recogen aceite en los barrios
Voluntarios de una cooperativa recogen aceite en los barrios

Con camiones, voluntarios de la Oficina de Pastoral del Medio Ambiente y empleados de la COCAP (Cooperativa de Recogida de Apucarana) recorren los barrios para recoger productos eléctricos y electrónicos de pequeño y mediano tamaño que ya no funcionan o no se utilizan: televisores viejos, lavadoras, hornos y piezas de ordenador. Según los expertos, los equipos que contienen materiales como el plástico, el vidrio y el metal pueden reciclarse y deben eliminarse adecuadamente en empresas específicas para reducir el daño al medio ambiente.

Según Amauri, "el éxito de las acciones se debe a la confianza que la comunidad deposita en la Oficina de Pastoral del Medio Ambiente, en el camino de la conversión ecológica, sugerida por el Papa Francisco en Laudato si', la encíclica sobre el cuidado de la casa común, que es el planeta Tierra".

La coordinadora explica que los voluntarios han decidido trabajar "desde dentro hacia fuera, porque no tiene sentido querer salvar el mundo y no realizar acciones prácticas en nuestra casa, en nuestra familia. Intentamos cambiar los hábitos, reciclar y también fomentar el uso de materiales para reducir los residuos domésticos. Es una gran armonía: hay que empezar desde dentro".

Amauri y los voluntarios de la comunidad de Apucarana
Amauri y los voluntarios de la comunidad de Apucarana
06 julio 2021, 09:09