Buscar

Vatican News
Quinto aniversario de la muerte del padre Hamel Quinto aniversario de la muerte del padre Hamel  (AFP or licensors)

Padre Hamel: 5 años después, la sencillez que inspira a los sacerdotes de su diócesis

Su asesinato, al pie del altar donde celebraba la misa, conmocionó a toda Francia, y mucho más allá. Cinco años después, el recuerdo del padre Jacques Hamel, el de un sacerdote ordinario, discreto y devoto, sigue estando muy presente en su diócesis de Rouen, especialmente entre los sacerdotes. Uno de ellos, recientemente ordenado, da testimonio de esta filiación espiritual, anclada en la sencillez y el compromiso.

Entrevista de Manuella Affejee - Ciudad del Vaticano

Era todavía temprano en la mañana del 26 de julio de 2016, cuando dos jóvenes entraron en la pequeña iglesia de Saint Etienne du Rouvray, en los suburbios de Rouen, en medio de la misa del día, a la que asistía un puñado de fieles. Afirmando ser miembros del Estado Islámico, los dos terroristas degollaron al celebrante, el padre Jacques Hamel, de 85 años, e hirieron gravemente a otro fiel, antes de ser abatidos por las brigadas de búsqueda y rescate. La conmoción fue generalizada, pero las reacciones violentas que algunos habían previsto dieron paso a conmovedoras manifestaciones de solidaridad y compasión entre cristianos y musulmanes. Unos meses más tarde, en septiembre, el Papa Francisco celebró una misa en honor del sacerdote asesinado, calificándolo de "mártir".

Cinco años después, la investigación sobre las circunstancias de este atentado está cerrada y se espera que los cómplices de los dos asesinos comparezcan ante los tribunales en 2022. Según documentos consultados por el semanario francés La Vie, el asesinato del padre Hamel no fue un acto aislado, sino el resultado de un plan cuidadosamente orquestado desde Siria.

Hoy en día, el recuerdo del humilde párroco de Ruán sigue vivo; cada año, las celebraciones civiles y religiosas reúnen a católicos y musulmanes en torno a esta figura que se ha convertido en un símbolo de fraternidad. La iglesia de su martirio y su tumba se han convertido en lugares de peregrinación. Y para los fieles, este anciano párroco, que parece frágil, representa ante todo un ejemplo de fidelidad vivida en la vida cotidiana.

El padre Erwan Rozier fue ordenado sacerdote de la diócesis de Rouen el pasado mes de junio por el obispo Dominique Lebrun. Decidió celebrar su primera misa el 1 de julio en la iglesia parroquial de Saint Étienne-du-Rouvray, con un cáliz que pertenecía al padre Jacques y que le prestó su hermana Roselyne.

Aunque no lo conoció personalmente, el padre Rozier admite haberse sentido conmovido e inspirado por el testimonio de vida del sacerdote mártir. Entrevista.

Entrevista con el padre Erwan Rozier

Más allá de su martirio, ¿cómo le inspira la vida sencilla del padre Hamel como sacerdote?

Creo que la respuesta ya está en la pregunta. Lo que cuenta es la sencillez. Desde un punto de vista puramente humano, el padre Hamel nunca hizo nada extraordinario en su vida, era un buen párroco, estaba contento con la gente, celebraba los sacramentos como puede hacerlo cualquier sacerdote. Además, lo mismo puede decirse de este martirio en sí: una misa entre semana, con una docena de personas muy mayores, en una sencillez "de récord", si se quiere. De nuevo, nada extraordinario. Pero si Satanás decidió atacar esto, esta misa entre semana y esta pequeña comunidad envejecida, es sin duda porque hay una señal para nosotros detrás.

¿Cuál sería esa señal de la que hablas?

Es la fuerza de la sencillez, de la celebración de los sacramentos, el sentido de lo que significa ser "sal de la tierra" para un cristiano. Poder ofrecer toda la alegría, todo el dolor y el sufrimiento en acción de gracias al Señor. Con el ataque a esta misa semanal, a este sacerdote y a estos ancianos, lo que se ha atacado realmente es el propio misterio de la Eucaristía -tal como se celebra en todo el mundo-.

Este vínculo que tienes con el padre Hamel se debe en parte a que venís del mismo lugar. ¿Este vínculo es exclusivo de usted o sus cohermanos diocesanos también lo comparten?

Creo que lo comparten muchos. El hecho de que otro hermano sacerdote haya querido celebrar conmigo (su primera misa, el pasado 1 de julio), de que otro joven sacerdote esté allí también, lo demuestra.

Estamos en una tierra, en Normandía, donde no se habla mucho, donde se viven las cosas desde dentro. El otro gran ejemplo de santidad es Santa Teresa de Lisieux, y es lo mismo: son vidas ocultas que, desde fuera, no dieron mucho de sí, pero que, tras su muerte, hablan mucho. Este es el espíritu normando, el espíritu de esta tierra.

En el presbiterio, no podemos decir que damos conferencias sobre Jacques Hamel, su espiritualidad, etc. Pero todos nosotros, interiormente, quedamos marcados por este hombre, porque compartimos mucho de su vida, su manera de celebrar, su compromiso con el pueblo y con la fraternidad presbiteral. Pero todos nosotros, interiormente, quedamos marcados por este hombre, porque compartimos mucho de su vida, de su forma de celebrar, de su compromiso con el pueblo y con la fraternidad presbiteral.

Rouen sigue de luto cinco años después de la muerte del padre Jacques HamelEn el quinto aniversario del asesinato del padre Hamel por dos terroristas islámicos, el arzobispo de Rouen, Mons. Dominique Lebrun, concede una entrevista a Radio ...

Tras el asesinato del padre Hamel en Saint Etienne du Rouvray y en la zona de Rouen, se produjo una oleada de simpatía y fraternidad entre católicos y musulmanes. ¿Sigue este impulso o todo el mundo ha vuelto a sus propias rutinas?

Una respuesta honesta sería: "un poco de ambos". Es normal volver a la rutina porque es lo que concreta nuestra vida, familiar y profesional. No vamos a permanecer marcados todo el tiempo por un determinado impulso espiritual. Pero eso no significa que no sigamos dialogando y rezando unos por otros. Prueba de ello son las celebraciones que nos reúnen -este año el 26 de julio en Saint Étienne-du-Rouvray- tanto religiosas como civiles, a las que asisten nuestros hermanos musulmanes. Para mí, éste es el punto fuerte de este movimiento. Todos tenemos momentos en los que volvemos a nuestra rutina, pero también tenemos momentos en los que recordamos juntos y es la unión de ambos lo que hace nuestra vida humana.

¿El sacrificio del padre Hamel se dirige a los no creyentes? ¿De qué manera le estimula en su afán evangelizador?

Según las encuestas, el martirio del padre Hamel no es lo que más recuerdan los franceses. Dicho esto, eso no significa que los no creyentes no se fijen en los creyentes, ni en la forma en que viven este martirio. Estuve en la JMJ de Cracovia en el momento del asesinato y me impresionó la forma en que algunos políticos pensaron que degeneraría en manifestaciones y violencia entre católicos y musulmanes. ¡Y quedaron marcados por el hecho de que nada de esto sucedió! Creo que es esta ausencia de violencia la que ha marcado a los no creyentes y sigue hablándoles hoy. Por supuesto, se puede ser menos consciente de una ausencia de violencia que de su presencia -una ausencia siempre habla menos que una presencia-, sin embargo, los no creyentes están mirando.

En cuanto al impulso de la evangelización, para mí ayuda y enriquece mi fe y mi compromiso como sacerdote diocesano. Si, una vez más, nos situamos en una perspectiva puramente humana, podemos decirnos que incluso esta iglesia de Saint Étienne-du-Rouvray no es necesariamente muy bonita, que sus paredes necesitan una nueva capa de pintura, que el crucifijo no es de la mejor calidad, pero en realidad, espiritualmente, cuando miramos a la comunidad cristiana que habita este lugar, cuando escuchamos a los testigos del asesinato del padre Hamel, en ese momento, podemos ver realmente lo que es la vida en el Espíritu Santo. Esto es lo que habla tanto a un sacerdote diocesano como a los no creyentes.

26 julio 2021, 10:35