Buscar

Vatican News
La población extenuada por el Covid, los conflictos y el colapso de la economía. La población extenuada por el Covid, los conflictos y el colapso de la economía.  (HA)

Myanmar, Cardenal Bo: alimentar al pueblo con la paz y la curación

Un nuevo llamamiento y una profunda oración al Señor para que dé consuelo al pueblo birmano. En su homilía dominical, el Arzobispo de Yangon se dirigió a la población debilitada por las emergencias a distintos niveles: Covid, falta de oxígeno y medicamentos, conflictos, violencia y asesinatos, colapso económico y desempleo.

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

La situación de la pandemia sigue siendo difícil en Myanmar, donde Covid-19 ha causado hasta ahora un total de 270.000 casos y más de 7.000 muertes. Entre las víctimas más recientes figura el obispo de Pathein, John Hsane Hgyi, fallecido el 22 de julio a los 68 años."Murió demasiado pronto", dijo el cardenal Charles Bo, arzobispo de Yangon, en su homilía de la misa dominical, "era un pastor amable y compasivo, un obispo gentil, un erudito, una persona dedicada a los débiles y vulnerables que guiaba a sus fieles con alegría y competencia". Murió demasiado pronto", dijo el cardenal Charles Bo, arzobispo de Yangon, en su homilía de la misa dominical, "era un pastor amable y compasivo, un obispo gentil, un erudito, una persona dedicada a los débiles y vulnerables que dirigía a sus fieles con alegría y competencia". Su fallecimiento es una pérdida irreparable para toda la Iglesia católica de Myanmar".

Un apocalipsis al que sólo se puede responder con la paz

A continuación, el pensamiento del cardenal fue por todos los afectados por el coronavirus y, en general, por la dramática crisis que vive el país, también como consecuencia del golpe de Estado que, el 1 de febrero, derrocó al gobierno presidido por Aung San Suu Kyi, dejando innumerables muertos, heridos y violencia en el camino. Estos son tiempos apocalípticos", dijo el cardenal Bo, "debido al virus pandémico y persistente de los conflictos y la pobreza en nuestro pueblo". De ahí el sentido llamamiento del cardenal: "La paz es la única vacuna contra lo que se está convirtiendo en un apocalipsis de muerte y enfermedad".

El Señor no olvida a Myanmar

El sufrimiento del pueblo birmano se da "a muchos niveles", dijo el Arzobispo de Yangon: covid, falta de oxígeno y medicinas, conflicto, violencia y asesinatos, colapso económico, hambruna y desempleo. El hambre del pueblo, por tanto, no es sólo el del "pan de cada día", sino también el deseo de paz y reconciliación. "¿Cuánto tiempo podremos vivir con la pandemia de la injusticia, la privación y la desolación?", se preguntó el cardenal. Pero el Señor "no se ha olvidado de Myanmar", una "tierra de oro" a la que ha dado "cinco panes, o cinco recursos: una tierra maravillosa, ríos majestuosos, un cielo que envía abundantes lluvias, tesoros inestimables y un pueblo lleno de gracia", subrayó el cardenal Bo.

Sin embargo, en esta "tierra prometida", dijo, "no hay leche y miel, sino lágrimas y sangre". Y en lugar de ser uno de los países más ricos del mundo, Myanmar se está muriendo de hambre, hasta el punto de que, según el Programa Mundial de Alimentos, unos 3,4 millones de personas corren el riesgo de sufrir una hambruna crónica". Por eso, ante todo esto, el arzobispo instó a los fieles a rezar al Señor para que dé a la nación "los cinco panes de la consolación, la curación, la paz, la justicia y la prosperidad", porque "Dios nunca se queda en silencio". Siempre escucha el clamor de un pueblo y actúa". Sobre todo, subrayó el cardenal, "Dios ayuda a los que ayudan a los demás": de ahí la invitación a todos a compartir, porque "cuando compartimos la compasión, tenemos algo de todos modos".

Salgamos de nuestros miedos y vayamos al encuentro de nuestro prójimo

No se trata de compartir "oro y plata - explicó el prelado - sino lo que se tiene". Lo importante es mirar la realidad según los "cinco sentidos" que Dios nos ha dado, es decir, la vista, que nos permite "ver el sufrimiento del prójimo con compasión"; el oído, que nos permite escuchar los gritos de auxilio de los enfermos; el olfato, que permite a los obispos ser "pastores con olor a oveja", como dice el Papa Francisco, es decir, inmersos en la realidad concreta de sus fieles; y finalmente el tacto, es decir, ir materialmente al encuentro de las personas en dificultad para ayudarlas a sanar.

"En tiempos de pandemia", concluyó el cardenal, "salgamos de nuestros miedos e inseguridades para tender la mano al prójimo. A través de nuestras oraciones y cuidados mutuos, multipliquemos la compasión y compartámosla con los demás".

27 julio 2021, 12:11