Buscar

Vatican News

Obispos españoles: acoger, cuidar y valorar a los mayores

El próximo 25 de julio la Iglesia celebra por primera vez la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores. Una jornada instaurada por el papa Francisco entorno a la festividad de San Joaquín y Santa Ana. El Mensaje de los Obispos españoles.

Vatican News

Los ancianos deben ser acogidos, atendidos y valorados: es lo que piden los obispos españoles en un mensaje emitido con motivo de la primera "Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores", convocada por el Papa Francisco el pasado 31 de enero. El aniversario tendrá como lema "Yo estoy contigo todos los días" (cf. Mt 28,20) y se celebrará el próximo 25 de julio, el domingo más cercano a la memoria litúrgica de los santos Joaquín y Ana, abuelos de Jesús.

En su mensaje, firmado por monseñor José Mazuelos Pérez, presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, la Iglesia Católica española (CEE) explica lo que significa estar cerca de los mayores, tanto para el Señor como para los jóvenes y la misma Iglesia. La cercanía de Dios, escriben los obispos ibéricos, se manifiesta mediante su encarnación, en su entrar en la historia.

 "Jesucristo es el amigo que nunca falla", se lee en el mensaje, "el que siempre está presente en nuestras vidas", especialmente "en este difícil momento de pandemia", en el que tantas personas mayores “han experimentado la soledad y el miedo". Y es precisamente por ello, afirma la CEC, que hoy más que nunca es "importante anunciar la presencia a las personas mayores".

En segundo lugar, los prelados recuerdan la necesidad de una confrontación constante entre las generaciones: "Yo estoy contigo todos los días" es también una promesa de cercanía y esperanza que jóvenes y mayores pueden expresarse mutuamente. De hecho, - continúa el documento - no solo los nietos y los jóvenes están llamados a estar presentes en la vida de las personas mayores, sino que las personas mayores y los abuelos tienen también una misión de evangelización, de anuncio, de oración y de guía de los jóvenes a la fe”.

De ahí el llamamiento que hacen los obispos ibéricos para que "la presencia y la riqueza que los abuelos y las personas mayores constituyen para nosotros" sean cada vez más reconocidas "en todos los contextos y en todos los lugares del mundo". “Y este reconocimiento tiene su corolario en el respeto, que es tal, si se expresa en la acogida, el cuidado y la valoración de sus cualidades”.

Al mismo tiempo, la CEE llama a “una nueva e intergeneracional pastoral que sepa incitar a los jóvenes al diálogo, ya desde el catecismo, con las personas mayores de su barrio, de la parroquia, de las calles y de las casas". "Ayudemos a los jóvenes a valorar a las personas mayores", continúa el documento episcopal.

“Hagamos posible que nuestros mayores puedan transmitir el precioso legado de la fe, aquilatada por su larga experiencia de vida”

La imagen elegida por la CEE para simbolizar este concepto es la misma que describe el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica "Christus vivit" (nº 201), donde la Iglesia es una canoa “en la cual los viejos ayudan a mantener la dirección interpretando la posición de las estrellas, y los jóvenes reman con fuerza”.

“No nos dejemos llevar ni por los jóvenes que piensan que los adultos son un pasado que ya no cuenta, que ya caducó, ni por los adultos que creen saber siempre cómo deben comportarse los jóvenes. Mejor subámonos todos a la misma canoa y entre todos busquemos un mundo mejor, bajo el impulso siempre nuevo del Espíritu Santo.”

En cuanto a la cercanía de la Iglesia, el mensaje de los obispos insta, siguiendo la huella de lo que ha dicho el Papa Francisco en varias ocasiones, a no mirar a los mayores como el símbolo de un pasado, "como si para los ancianos solo hubiera una vida detrás de ellos y un archivo enmohecido”, porque ellos "son también el presente y el mañana de la Iglesia" y, por tanto, deben ser incluidos “en nuestros horizontes pastorales” y considerados, “como uno de los componentes vitales de nuestras comunidades”.

“No solo son personas a las que estamos llamados a ayudar y proteger para custodiar sus vidas, sino que pueden ser actores de una pastoral evangelizadora, testigos privilegiados del amor fiel de Dios”

 

 

02 julio 2021, 13:00