Buscar

Vatican News
Ambrogio Sparagna - Policlínico Gemelli Ambrogio Sparagna - Policlínico Gemelli 

"L'Eco der Core" que tocó a Francisco

En las columnas de L'Osservatore Romano, Ambrogio Sparagna cuenta el proyecto de solidaridad en música con el que animó la tarde de los jóvenes pacientes de oncología pediátrica del Hospital Gemelli el pasado martes, poco antes de que el Papa acudiera a saludarles y que, de hecho, atrajo su atención

Ambrogio Sparagna

Tras los espectáculos en la Ópera Don Guanella y en la Casa de Cáritas de Roma en Villa Glori, L'Eco der Core -el festival de música y experiencias de vida en lugares de solidaridad y acogida, organizado por la Fondazione Musica per Roma en colaboración con la Cáritas diocesana- nos lleva a la sala de oncología pediátrica del Hospital Gemelli.

Estamos muy emocionados. No es la primera vez que entramos en ese hospital para un espectáculo, pero esta vez la emoción es más fuerte. Junto con Maurizio Stammati y Erasmo Treglia hemos preparado un espectáculo animado por canciones y acciones teatrales con un pequeño show de marionetas.

Cuando llegamos a la sala, el personal nos recibe con gran entusiasmo, y en pocos minutos logramos instalar nuestro pequeño espacio teatral en el atrio que divide la sección pediátrica de la sección donde está internado el Santo Padre. Los niños, acompañados por sus padres, ya han salido de sus habitaciones y se han colocado a lo largo del pasillo, esperando ansiosamente que comience el espectáculo. Veo sus ojos, vislumbro su mirada y el corazón me da un vuelco, pero no puedo pararme a pensar. El espectáculo más que nunca en estos casos debe comenzar. Hago un respiro profundo y empiezo a sonar.

En cuanto aparece el títere de Polichinela los niños empiezan a reírse a carcajadas. En pocos minutos, entre una canción, una pequeña pantomima y un baile, el espectáculo se convierte en una dulce caricia sonora que llega a todos los participantes. Erasmo saca diferentes instrumentos para cada canción: un violín, una trompeta, una pipita e incluso una gran concha marina para asombro de los presentes, mientras que Maurizio, animando las numerosas marionetas, despierta continuas risas entre el público de los más pequeños. Por un momento, casi como por arte de magia, me siento como si estuviera en el escenario de una de las salas del “Auditorium Parco della Musica”. Y mientras cantaba una nana, la enfermera jefa se me acerca de repente y me pide que cante algunas canciones argentinas porque el Santo Padre estaba escuchando nuestro espectáculo desde el otro lado del pasillo.

Intento pensar en algunas canciones para incluir en la lista de canciones, pero mi memoria está completamente en blanco. Entre las muchas piezas musicales que me vienen a la cabeza no hay ninguna canción argentina, así que al final toco una vertiginosa “pizzica” para deleite de un enfermero de Salento que se pone a bailar, recibiendo un atronador aplauso de los niños y de todos los presentes.

El tiempo pasa. Hemos llegado al final, pero los niños y sus padres quieren un bis. Me detengo un momento, miro a todos mis compañeros en el escenario y felizmente nos ponemos a cantar de nuevo. Con mis ojos observo las miradas de todos esos niños. Parecen felices. Me gusta pensar que nuestra música les ha ayudado a pasar un rato con alegría y dulzura. Pido confirmación al jefe del reparto y me invita a volver lo antes posible: nuestra música ha hecho mucho bien a los corazones de esos niños y sus familias. Estoy feliz.

Al salir del ascensor, me acuerdo de una serie de canciones y tangos argentinos interpretados durante años en muchos espectáculos. Me siento un poco enfadado conmigo mismo. Tuve la oportunidad de tocar canciones para el Santo Padre y no pude recordar ni una sola nota.  Cuando aún sentía mi olvido, recibo un mensaje del responsable de la Oficina de Prensa del Gemelli en el que me confirmaba que el Papa, después de haber escuchado el espectáculo en su habitación, había ido a visitar a los niños de la sala de oncología y también había dado una caricia a esos pequeños rostros marcados por el sufrimiento. Me gusta pensar que esa caricia también reflejó un poco nuestro "eco der core".

Volví al Auditorio feliz y lleno de entusiasmo porque en los próximos días nuestro viaje a los lugares de solidaridad y hospitalidad en Roma aún tiene muchas etapas que recorrer.

16 julio 2021, 14:57