Buscar

Vatican News
Ecuatorianos esperan en fila para recibir la vacuna contra el Covid-19. Quito, Ecuador, 04 de mayo de 2021. Ecuatorianos esperan en fila para recibir la vacuna contra el Covid-19. Quito, Ecuador, 04 de mayo de 2021.  (ANSA)

Ecuador. Comisión Justicia y Paz: vacunémonos según el calendario

Con un 30 por ciento de ausentismo de personas que pueden acceder a la vacuna anticovid, la Iglesia ecuatoriana insiste la necesidad de optar por esta alternativa como una solución real e inmediata a la crisis sanitaria y económica que sufre el país.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Rechazar el proceso de inoculación de la vacuna, que tanto esfuerzo ha costado al mundo científico para producirla y al país para obtenerla por los enormes esfuerzos financieros, demanda una respuesta positiva y masiva de la ciudadanía”. Esta es la reflexión que la Comisión ecuatoriana Justicia y Paz hace en su artículo eeconómica” publicado en el último número de la publicación “Con los ojos fijos en Él en la realidad y la fe”. Ante las noticias nacionales que hablan de un 30 por ciento de ausentismo y ante la crisis sanitaria por efectos del covid 19, para la comisión episcopal, la vacuna aparece como una “solución real e inmediata” a la crisis sanitaria y económica que sufre el país.

No hay motivo válido para negarse

El artículo afirma que Pfizer, AstraZeneca, Sinovac y otras vacunas que se están distribuyendo en el plan de vacunación del gobierno ecuatoriano son “la manera más segura de generar protección, al garantizar un alto grado de inmunidad que, a criterio de científicos y médicos especializados, evita enfermarse gravemente, el ingreso a los hospitales y la muerte”.

Para la Comisión de Justicia y paz ecuatoriana resistirse a la vacuna es un “acto de irresponsabilidad” y “no hay motivo válido para negarse”. Advierte además que abundan las noticias, absurdas y falsas, supuestos infundados, mentiras, que causan zozobra y confusión aún sin tener algún contenido objetivo o sustentado.

“En este momento histórico, debemos colaborar con los esfuerzos del gobierno y las autoridades sanitarias para superar la pandemia, la crisis económica y social. Vacunémonos cuando nos corresponde según el calendario establecido, sin miedo ni temor.  Vacunarse es apostar por una vida digna y científicamente respaldada”, subraya la nota

Un compromiso con la economía del país

La reflexión continúa sobre el aspecto económico pues la crisis causada por la pandemia no es solo sanitaria. En este sentido, se insiste en que la vacunación es un compromiso con la economía del país que debe reactivarse produciendo y generando oferta de bienes y servicios, renta y demanda, elementos que configuran un ciclo económico virtuoso que permite mejorar el empleo y el consumo de las familias, tan golpeadas por la pandemia.

“En lo económico, no vacunarse significa condenar a la miseria, la desnutrición, el delito y la violencia a muchos hermanos ecuatorianos que necesitan, con urgencia, reactivar su economía” se lee en la nota.

Y añade que vacuna ofrece también una alternativa de reincorporación a cierta normalidad a cientos de miles de personas, que han sufrido las graves las consecuencias sociales y sicológicas producto del encierro y las restricciones.

Una luz de esperanza para salir de la crisis

“La vacuna nos ofrece una luz de esperanza y de salida a esta crisis que lleva ya quince meses de tragedia para la humanidad, con casi 200 millones de contagiados y la pérdida de cerca de 4 millones de vidas” concluye el artículo donde la Iglesia invita a informarse a través de canales oficiales y especializados, para desechar miedos o aparentes verdades y asumir ese compromiso ciudadano.

 

05 julio 2021, 18:50