Buscar

Vatican News
La situación en Siria es cada vez más grave. La situación en Siria es cada vez más grave.  (© WFP/Khudr Alissa)

Siria: Para la población también el calvario de las sanciones

En Siria, debido al embargo, cada vez es más difícil hacer llegar ayuda, incluso económica, a la población. Alessandro Monteduro, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada Italia, afirma que las sanciones económicas internacionales son desde hace años el nuevo frente de guerra para la población civil siria.

Amedeo Lomonaco - Ciudad del Vaticano

La crisis económica siria ha llevado al caos total. "Día y noche las familias tienen que hacer colas interminables" para conseguir comida. Ilustrando esta escena caótica, que se ha convertido en "la regla", es monseñor Samir Nassar, arzobispo maronita de Damasco, que en la fundación pontificia "Ayuda a la Iglesia Necesitada" (ACN) recuerda en particular el sufrimiento ligado también a las sanciones internacionales: "las leyes extranjeras que penalizan a los Estados y a las personas que se atreven a enviar ayuda a Siria -dice- se suman a las injustas sanciones y multiplican la escasez de bienes".

Entre la crisis y las sanciones

La situación económica del país es cada vez más grave. Una combinación de factores, como las sanciones internacionales y el colapso financiero del Líbano, su principal socio comercial, ha provocado un aumento de los precios de los alimentos. Antes de que comenzara el conflicto en 2011, una pieza de pan de 2 kg costaba unas 15 libras sirias. Hoy en día, un pan de 1 kg cuesta entre 100 y 500 libras sirias. El arzobispo greco-melquita católico de Alepo, monseñor Jean-Clément Jeanbart, también subraya que "las sanciones no tienen otro resultado que hacer sufrir a la gente y hacerla pobre y miserable". "No tendrán ningún efecto sobre el gobierno y sus políticas, porque el gobierno está lejos de los efectos de las sanciones". El director de ACN Italia, Alessandro Monteduro, señala a Vatican News cómo las sanciones acaban afectando a quienes no tienen la culpa, es decir, a los civiles:

Las sanciones económicas internacionales son hoy el nuevo frente de guerra para la población civil siria. De hecho, a día de hoy no es el nuevo frente de guerra. Lo ha sido durante demasiados años. Hemos llegado a un punto en el que es necesario que la comunidad internacional se movilice. Y también debe instar a los sistemas bancarios a que permitan volver a enviar dinero, por ejemplo en el caso de Ayuda a la Iglesia Necesitada, a las diócesis que han sido esenciales durante estos años para apoyar a las comunidades que sufren. En la actualidad, tanto los códigos bancarios europeos como los estadounidenses bloquean las transferencias de fondos que hacen referencia a Siria o a sus ciudades. Desgraciadamente, el mismo problema se aplica también a las importaciones de bienes. Por lo tanto, no sólo estamos asistiendo a una Siria que no ha podido ver cómo se reanuda la reconstrucción, entre otras cosas porque los disparos continúan en algunas zonas, sino que también estamos viendo un país que ni siquiera es capaz de satisfacer las necesidades humanitarias mínimas.

 

Ayuda a la Iglesia Necesitada también tiene dificultades y obstáculos para transferir ayuda financiera a Siria...

Desde hace varios meses, Ayuda a la Iglesia Necesitada tiene enormes dificultades incluso para transferir los fondos fruto de la caridad que los numerosos benefactores deciden dar a los cristianos de Siria. Nuestros socios son los obispos, las diócesis y las parroquias. Damos saltos mortales para que esta ayuda les llegue. Los mismos obispos se ven obligados a someterse a procedimientos multilingües de enorme dificultad que hacen que el sistema burocrático sea cada vez más engorroso. Existe el embargo, pero todo embargo prevé excepciones por razones humanitarias. En Siria, ni siquiera se respetan estas excepciones. Llevamos años denunciando esto. Es hora de que la comunidad internacional piense en la gente, que vuelva a pensar en la gente.

En el Ángelus del pasado 14 de marzo, el Papa recordó que hace 10 años comenzó el sangriento conflicto en Siria. Francisco, refiriéndose precisamente a la guerra en este país, que calificó como "una de las más graves catástrofes humanitarias de nuestro tiempo", pidió oraciones para que no se olvide tanto sufrimiento y para que “se abra un resquicio de esperanza para la población exhausta". Lo que se necesita es una mirada de esperanza, de consuelo también por parte de la comunidad internacional con respecto a Siria...

Los líderes de la comunidad internacional han decidido adoptar una medida que, si bien estaba exclusivamente dirigida a eliminar lo que ellos consideran un régimen, desgraciadamente está aniquilando literalmente a quienes no tienen la culpa, es decir, a los sirios. ¿Tiene aún alguna lógica esto? ¿Tiene aún una lógica que podamos llamar humana?

03 junio 2021, 15:53