Buscar

Vatican News

Los cocineros en tiempos de pandemia, un "menú" de sacrificios y solidaridad

El programa “Doppio Click” de Radio Vaticano, esta dedicado al patrón de los cocineros italianos, San Francisco Caracciolo, a quien la Iglesia recuerda el 4 de junio. Una oportunidad para explorar el mundo de la restauración, duramente golpeado por la emergencia no sólo sanitaria, también a través de las palabras y reflexiones del Papa.

Amedeo Lomonaco - Ciudad del Vaticano

Hay "alimentos sencillos y nutritivos" que superan "las barreras geográficas, las pertenencias sociales y las culturas". Son las legumbres, "un alimento noble con un enorme potencial para reforzar la seguridad alimentaria en todo el mundo". En su mensaje con motivo del evento virtual promovido por la FAO para el Día Mundial de las Legumbres, el Papa Francisco señala que "todavía hay muchas personas, entre las que no podemos olvidar a los niños, que no pueden acceder a los recursos más básicos y carecen de una alimentación sana y suficiente". "Las lentejas, las judías, los guisantes y los garbanzos -añade el Papa Francisco en el mensaje - pueden encontrarse en las mesas de muchas familias, porque consiguen satisfacer diferentes necesidades de proteínas en nuestra dieta diaria."  El Pontífice recuerda también la tarea de "cultivar la tierra sin dañarla", para poder "compartir sus frutos pensando también en las generaciones que vendrán después de nosotros". El "menú" indicado por el Papa en la Encíclica Laudato si' tiene también un horizonte preciso: la invitación es a "cocinar sólo lo que razonablemente se pueda comer". En el cuidado del hogar común, los cocineros en particular pueden desempeñar un papel esencial. El 19 de noviembre de 2017, al inicio del almuerzo con los pobres en el Aula Pablo VI, el Papa Francisco recordó precisamente la preciosa contribución de quienes trabajan en las cocinas.

"Roguemos al Señor que bendiga: bendiga esta comida, bendiga a los que la han preparado, nos bendiga a todos, bendiga nuestros corazones, nuestras familias, nuestros deseos, nuestras vidas, y nos dé salud y fuerza".

Entre los cocineros para los pobres

Hay muchos cocineros que cocinan para los necesitados. Una cantina en particular es la del Palacio Migliori, frente a la columnata de la Plaza de San Pedro. El Palazzo Migliori, recuerda Alessandro Guarasci en su informe, es un hogar para los sin techo. En el Palazzo Migliori se entremezclan gustos y sabores de diversas regiones del mundo. El chef de la casa, Marco Pavani, subraya que sólo se cocinan "alimentos de primera calidad, porque comer bien significa bienestar". "Cocinar aquí – añade – es una celebración. "Cocinar para quienes, durante tantos años, no han tenido un hogar, es un gran placer". Como nos recuerda el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris Laetitia, "las alegrías más intensas de la vida surgen cuando podemos procurar la felicidad de los demás, en un anticipo del Cielo." "Hay que recordar la feliz escena de la película El festín de Babette, en la que la generosa cocinera recibe un abrazo agradecido y un elogio: "¡Cómo deleitas a los ángeles! Es dulce y consolador experimentar la alegría que produce deleitar a los demás, verlos disfrutar. Esta alegría, efecto del amor fraterno, no es la de la vanidad de quien se mira a sí mismo, sino la de quien ama y se alegra del bien del amado, que se vierte en el otro y se hace fecundo en él".

El Papa saluda a los cocineros en la audiencia General del 2 de mayo de 2018
El Papa saluda a los cocineros en la audiencia General del 2 de mayo de 2018

Los Chefs y la pandemia

El sector de la restauración se ha visto gravemente afectado por la pandemia, los cierres y las clausuras. En algunas regiones del mundo, la situación sigue siendo grave. Muchos cocineros han perdido su trabajo. En este periodo, también debido a la campaña de vacunación, en varios países, entre ellos Italia, estamos asistiendo a una gradual vuelta a la normalidad. Y el sistema de restauración italiano está dispuesto a aportar su contribución. Pero la normalidad también puede proponer las "sombras". La de los cocineros, como muchas otras profesiones, es una profesión que puede llevar a pasar, por ejemplo, mucho tiempo lejos de sus familias, para volver a ver a sus seres queridos después de un día de trabajo y cuando ya es de noche. El 16 de junio de 2014, dirigiéndose a los participantes en una conferencia diocesana en Roma, el Papa Francisco subrayó que no siempre es posible dedicar el tiempo adecuado a la relación entre padres e hijos. Y esto "no es humano". Su reflexión está relacionada con un encuentro con un cocinero.

Francisco y el mundo de la cocina

En el libro "Los años oscuros de Bergoglio" de Javier Cámara y Sebastián Pfaffen (Ancora editrice) se recuerda que el Papa Francisco aprendió a cocinar desde niño. El libro también señala que en varias ocasiones el 31 de octubre, día en que la Iglesia recuerda a San Alonso Rodríguez, jesuita, el futuro Pontífice cocinó paellas para sus hermanos. Otro episodio se remonta al verano de 1992. La sobrina de uno de sus colaboradores estaba preocupada por el almuerzo que debía organizar para el día de su boda. Por ello, el futuro Papa propuso un menú con un timbal de arroz como aperitivo. Y cocinó personalmente para los invitados.

Comedores franciscanos
Comedores franciscanos

Los comedores franciscanos

La contribución del mundo del voluntariado y la asistencia a los más frágiles no ha cesado en estos meses difíciles. La pandemia no ha frenado este impulso y las estufas tampoco. Los que se utilizan para servir a los más pobres, para las personas con dificultades. Giampaolo Cavalli, director del Antoniano de Bolonia, lo explica bien al micrófono de Andrea De Angelis.

"En este tiempo de pandemia hemos comprendido aún más cuán central es el cuidado, la atención del prójimo. El amor hacia los más frágiles". Aquello que se convierte en un don, alimentándose de la proximidad de la que tanto habla el Papa. La creatividad del bien nunca ha faltado. "Ha habido mucha imaginación por parte de los voluntarios, incluso en nuestros comedores. Pienso en aquellos restauradores de Bolonia que, con sus negocios cerrados, decidieron donar sus conocimientos y su tiempo a los más frágiles. Esta contribución fue -continúa Fray Cavalli - realmente importante". Las dificultades no faltaron, a veces se multiplicaron. "Nuestros comedores han sido como antenas, han registrado un mayor número de personas que necesitan una comida, una ayuda", revela el director del Antoniano. "Hay personas mayores, pero también familias con niños que se han visto afectadas por la pandemia de forma importante, y a todas ellas les hemos prestado el apoyo necesario".

Alimentación y religiones

En las tres grandes religiones monoteístas, como nos recuerda Silvia Giovanrosa en su informe, la comida no tiene significados secundarios.

En el judaísmo la comida se llama khasher, que significa bueno, lícito. También la religión islámica tiene alimentos prohibidos y alimentos considerados buenos, especialmente en lo que respecta a la carne y al procedimiento de sacrificio. En el Evangelio se recuerda que "no hay nada fuera del hombre que entrando en él pueda contaminarlo, son las cosas que salen del hombre las que lo contaminan". San Pablo, en la carta a los Romanos, subraya que "el reino de Dios no es cuestión de comida o bebida, sino que es justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo".

Comidas y oración

El momento de las comidas también está vinculado al de la oración. La bendición de los alimentos y la acción de gracias por el pan de cada día son rasgos distintivos para los cristianos. La Iglesia, reunida en torno a la mesa eucarística, mira el pan partido por Jesús en la Última Cena. "Cristo, que nos alimenta bajo las especies consagradas del pan y del vino -recordó el Papa Francisco en el Ángelus del 7 de junio de 2015-, es el mismo que sale a nuestro encuentro en los acontecimientos cotidianos; está en el pobre que nos tiende la mano, está en el que sufre y pide ayuda, está en el hermano que pide nuestra disponibilidad y espera nuestra acogida. Está en el niño que no sabe nada de Jesús, de la salvación, que no tiene fe". El vínculo entre las comidas y la oración se renueva también cada domingo con el saludo del Papa Francisco tras el rezo mariano del Ángelus. Estas son las palabras que pronunció el Pontífice el pasado 30 de mayo.

Les deseo a todos un buen domingo. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Disfrute de su almuerzo y hasta la vista.

San Francisco Caracciolo
San Francisco Caracciolo

El patrón de los cocineros en Italia

El 4 de junio, la Iglesia recuerda a San Francisco Caracciolo. Nacido en Villa Santa María, en los Abruzos, en 1563, el año en que terminó el Concilio de Trento, descendía de una familia de príncipes. Pero, como San Francisco de Asís, se despojó de las riquezas terrenales para ponerse al servicio de Dios y de los pobres. A los veinte años, contrajo una grave enfermedad contagiosa. Decide aislarse en un sótano del palacio familiar.

En este contexto de aislamiento madura su conversión y tras su recuperación abandona el pequeño pueblo de su padre para ir a Nápoles. Comienza a servir en la Compañía de los Blancos de la Justicia en favor de los pobres, los enfermos y los condenados a muerte. Aquí conoció por casualidad al rico y noble genovés Agostino Adorno, que lo involucró, junto con su pariente de sangre Fabrizio Caracciolo, en la creación de una nueva orden religiosa: los Clerici Regolari Minori. Murió el 4 de junio de 1608 en Agnone, cuando regresaba a Nápoles de una peregrinación a Loreto. en 1807 y proclamado copatrón de Nápoles en 1840.

Canonizado por el Papa Pío VII en 1807, en 1840 fue proclamado copatrón de Nápoles. A raíz de la petición de la Federación Italiana de Cocineros, por la gran veneración de los cocineros de Villa Santa María cuyos orígenes están ligados a la familia Caracciolo, la Santa Sede declaró en 1996 a San Francisco Caracciolo patrón de los cocineros.

La fiesta del cocinero

El 13 de octubre, día del nacimiento de San Francesco Caracciolo, los cocineros celebran a su patrón en toda Italia. Y en particular en Villa Santa María, lugar de nacimiento de la Santa, donde una delegación regional de la Federación Italiana de Cocineros dona el aceite votivo. Con este aceite se enciende la lámpara delante de la estatua del Santo en la capilla del Palacio Caracciolo. La jornada también está marcada por los eventos gastronómicos, en los que participan grandes chefs nacionales e internacionales. El año pasado fue un día muy diferente al habitual debido a las restricciones relacionadas con la pandemia.

Oración de los cocineros

Orar siempre es posible: el tiempo del cristiano es el tiempo de Cristo resucitado, que está con nosotros "todos los días". Como nos recuerda el Catecismo de la Iglesia Católica, "es posible, incluso en el mercado o durante un paseo solitario, rezar con frecuencia y fervor. También es posible en tu tienda, ya sea mientras compras o vendes, o incluso mientras cocinas". La oración de las cocineras dirigida a su patrona recorre en particular la vida del sacerdote de los Abruzos, movido por una admirable caridad hacia Dios y el prójimo. Este es el texto de la oración.

“Oh humildísimo San Francisco, adorador y apóstol de Jesús Pan de Vida, que renunció a los bienes y honores terrenales para ponerse plenamente al servicio de Dios y de su prójimo más pobre y necesitado de ayuda material y espiritual, los cocineros te admiramos y nos dirigimos a ti como nuestro patrón particular. Tú que estuviste profundamente unido a Cristo, el Pan partido para la vida del mundo, ayúdanos a saber promover, a través de la mesa que preparamos, relaciones más humanas y fraternas para contribuir a la difusión de la paz y del amor de Dios en el mundo. Infunde en nosotros y en todos los hombres el deseo y el gusto por la Mesa de la Palabra y el Pan de la vida eterna, obtén de Dios la gracia y la bendición sobre nuestras familias y sobre nuestro trabajo, ayúdanos a ser siempre dignos hijos de Dios para poder merecer participar, al final de nuestra jornada terrenal, en tu gloria y en la bienaventuranza de todos los Santos del cielo”.

(Oración de los cocineros a San Francisco Caracciolo)

04 junio 2021, 17:48