Buscar

Vatican News

Patton: "La voz de Francisco es la voz de los que sufren en Oriente Medio"

El Custodio de Tierra Santa, el padre Francesco Patton, pide la reactivación económica de la zona e insta a los peregrinos a volver a los lugares de la vida de Jesús, donde los cristianos están doblegados por la crisis económica, la falta de trabajo y el turismo. "El Papa y el Nuncio Zenari relatan el drama de la situación", explica en una entrevista para Vatican News cuya síntesis compartimos a continuación.

Francesca Sabatinelli - Ciudad del Vaticano

Existe la esperanza de que los lugares santos vuelvan a ser visitados, que los peregrinos vuelvan a recorrer la Vía Dolorosa, que el Santo Sepulcro pueda volver a experimentar la veneración directa de los fieles y que la Basílica y la gruta de la Natividad puedan volver a escuchar sus oraciones. Existe la esperanza de que los próximos meses puedan marcar la reanudación de un diálogo constructivo entre israelíes y palestinos, tras el nombramiento del nuevo gobierno dirigido por Naftali Bennet y después de que en las últimas horas se haya producido también el acuerdo entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina sobre el intercambio de vacunas Covid-19 de Pfizer.

Y hay esperanza, incluso a pesar de los muy recientes y, afortunadamente, aislados episodios de violencia entre Gaza e Israel que no parecen haber puesto en grave riesgo la tregua vigente desde el 21 de mayo, tras 11 días de bombardeo. Esperar que esta tierra intente cerrar sus heridas, por tanto, es justo y, como explica el Custodio de Tierra Santa, el padre Francesco Patton, también sería oportuno que el esfuerzo para recompensar esta esperanza viniera de ambas partes:

- Padre Patton, a pesar de los últimos acontecimientos y del trágico, aunque breve, conflicto con cientos de muertos, ¿se puede seguir esperando un futuro de paz y convivencia?

Siempre se puede esperar, y esta vez hay un elemento adicional: el hecho de que, desde las primeras palabras, tanto el primer ministro israelí (Naftali Bennett) como los miembros de la coalición, han indicado explícitamente que querían utilizar un lenguaje diferente al utilizado en el último período y, por tanto, que querían rebajar el tono para evitar avivar el conflicto y el odio, no sólo entre Israel y Palestina, sino también dentro del propio Estado israelí. Creo que también se ha indicado una cierta voluntad de reanudar el diálogo con vistas a un posible proceso de paz y un camino que lleve a poder vivir juntos en la misma tierra, judíos y palestinos.

Por lo tanto, hay ciertamente una esperanza, espero que sea una esperanza que luego pueda ser recompensada de alguna manera por ambas partes, y por tanto que haya una voluntad por parte de las autoridades israelíes y palestinas de traducir las declaraciones de intenciones en pasos concretos.

- Israel fue el primer país que inició la vacunación masiva, hasta el punto de ser definido como libre de Covid. Pero, también en Israel, la pandemia ha creado una situación social y económica muy grave, ha perjudicado seriamente a algunos estratos de la sociedad. ¿Cuál es la situación actual, en particular para los cristianos que viven en los territorios palestinos?

Desde el punto de vista sanitario, diría que la situación es ahora bastante buena, el proceso de vacunación fue rápido, eficaz y bien organizado. Lo que hay que reiniciar hoy es el trabajo. Durante la pandemia, una gran parte de la población fue despedida, pero si bien en Israel se recibió una buena parte del salario, por el contrario, en Palestina, la mayoría de la gente se quedó sin empleo y sin ingresos. 

 

Por lo tanto, es absolutamente necesario reiniciar la economía. En cuanto a la situación de los cristianos, especialmente en Palestina, y sobre todo en la zona de Belén, es fundamental que se reanuden las peregrinaciones y, por tanto, el turismo, porque la gente que vive en la zona de Belén, es decir, Belén, Beit Sahour, el lugar del Campo de los Pastores, Beit Jala; estos lugares, donde hay una presencia muy importante de cristianos, y donde el alcalde es también cristiano, vivía precisamente de la industria de la peregrinación. Esperamos que, durante el verano, las peregrinaciones se reanuden de forma significativa.

Esperamos que los requisitos de seguridad desde el punto de vista de la salud se combinen con protocolos que no hagan demasiado complicada la organización de la peregrinación y, entonces, esperamos que los cristianos de todo el mundo sientan que peregrinar a Tierra Santa, en este momento, significa mucho más que antes del Covid. 

¿Cuáles son las urgencias a las que se enfrenta la Custodia en este momento?

Son sobre todo de carácter económico. Desde el comienzo de la pandemia, ya no recibimos ningún tipo de ingreso de los santuarios. En cuanto a las dos últimas recaudaciones pro Terra Sancta, la de 2020 fue muy baja, en torno al 50% de lo que se recaudaba habitualmente, mientras que aún no tenemos las cifras de la del 2021.

La urgencia económica para nosotros es importante, tenemos muchas escuelas, sobre todo las que están en Palestina, como Belén o Jericó, claramente necesitan ser ayudadas económicamente y por eso también es para actividades sociales. En el último año hemos tenido un aumento de las solicitudes de ayuda con alimentos, asistencia médica y similares. Esta es la mayor urgencia para poder continuar con los trabajos de mantenimiento de los santuarios que, al igual que las escuelas, son las situaciones que generan trabajo entre la población local.

- Al hablar de Tierra Santa, nuestra mirada se extiende a otros territorios que sufren mucho, especialmente Siria y Líbano, pensando naturalmente en los cristianos que viven allí...

Más o menos las tres cuartas partes de los cristianos han abandonado Siria, y de una presencia aproximada (antes del comienzo de la guerra en 2011) de unos dos millones doscientos mil cristianos, hemos bajado a una presencia que quizá sea de unos 500.000. Recordemos que los cristianos han estado en Siria desde el principio, porque en los Hechos de los Apóstoles la conversión de San Pablo tiene lugar a las puertas de Damasco, donde ya había una comunidad cristiana. 

 

Esta disminución de la presencia cristiana en una de las cunas del cristianismo y, desde luego, en la que es la cuna de la misión cristiana, es terrible, porque la misión cristiana partió mucho más de Siria que de Jerusalén. ​Es una situación dramática desde el punto de vista global, porque la mayoría de los cristianos, incluso los que se quedaron, están ahora desplazados a otros lugares, se han desplazado hacia la costa, hacia el mar Mediterráneo. La presencia en Alepo se ha reducido drásticamente, de unos 300.000 a 30.000, por lo que queda un 10%, al igual que se ha reducido también la presencia en Damasco.

Más o menos lo mismo ocurre en Líbano, donde la situación es ciertamente mejor que en Siria, pero sigue siendo trágica desde el punto de vista económico. El Líbano se encuentra también en condiciones desesperadas desde el punto de vista político, en una situación de gran incertidumbre y también de gran inestabilidad, sobre todo, pesan las consecuencias de la terrible explosión del 4 de agosto en Beirut, que dejó a 300.000 familias en la calle.

Gracias a Dios, al menos han quedado un par de voces que representan a estos países: la del nuncio apostólico, el cardenal Mario Zenari en Siria, que se centra regularmente en el drama de ese país, y, por supuesto, la voz del papa Francisco, que expresa a la comunidad internacional el clamor de esta situación. Así que diría que en este momento -repito- gracias a Dios, hay un Papa que da voz a los sin voz, incluso en Oriente Medio.

18 junio 2021, 17:41