Buscar

La historia
Vatican News

Zimbabue: Campaña "Laudato si" por un medio ambiente más sano

La Comisión de Laicos Católicos de Zimbabue ha lanzado, en colaboración con la Red de Profesionales Católicos de Zimbabue, una Campaña para preservar el medio ambiente en el espíritu de Laudato si'.

Padre Alfonce Kugwa *

El ritmo de degradación del medio ambiente sigue aumentando en Zimbabue como en otros lugares, con importantes consecuencias para la flora, la fauna y la vida marina: ha llegado el momento de que los seres humanos tomen medidas inmediatas para evitar que se siga dañando nuestro hábitat común. En la encíclica Laudato si', el Papa Francisco hace un llamamiento al diálogo "con todos sobre nuestra casa común" (3): "Necesitamos – escribe el Pontífice – una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos" (14). El mensaje del Papa ha inspirado a la Red de Profesionales Católicos de Zimbabue (CPNZ), que ha decidido poner su granito de arena en la salvaguardia de la creación.

Laicado católico y cuidado de la creación

Las reflexiones del Papa revelan que la humanidad es responsable de la destrucción del medio ambiente y que sólo con el esfuerzo humano será posible preservarlo.

Un niño habla de la necesidad de cuidar el medio ambiente
Un niño habla de la necesidad de cuidar el medio ambiente

Como contribución a una nueva gestión del medio ambiente, la Comisión de Laicos Católicos de Zimbabue, junto con la Red de Profesionales Católicos de Zimbabue, ha lanzado la campaña Laudato si', que pretende animar a la sociedad a proteger el medio ambiente. El proyecto, que cuenta con el apoyo de la Nunciatura Apostólica, pretende estimular a las personas para que practiquen formas sostenibles en cada empresa comercial.

Así, en el espíritu de la Laudato si', los laicos católicos de Zimbabue han iniciado un proyecto que tiene como objetivo principal dar a conocer la encíclica de 2015 y, al mismo tiempo, fomentar una mejor gestión medioambiental. El proyecto, dirigido a todos los ciudadanos del país, especialmente a los niños y jóvenes, les invita a promover y participar en actividades para el cuidado del medio ambiente en las comunidades individuales, en cualquier lugar de Zimbabue. De hecho, algunas prácticas son directamente responsables de la degradación del medio ambiente, como la deforestación, la minería ilegal, los incendios forestales, el lanzamiento de papel y plástico por todas partes: la Campaña pretende desalentar estas acciones. Se insta a los jóvenes a que pongan de su parte manteniendo limpio su entorno, a pesar de que otros siguen ensuciándolo.

Una niña muestra la basura en la calle
Una niña muestra la basura en la calle

El Evangelio y el medio ambiente

El Padre Johane Maseko, coordinador de la Comisión Católica para los Laicos de Zimbabue, explicó que la Campaña tiene como objetivo formar conciencia sobre los contenidos de la Laudato si' y fomentar un estilo de vida vinculado al bienestar ambiental y al Evangelio. El hecho de reiterar siempre la referencia del proyecto a la Laudato si' pretende también despertar el interés por el documento y la curiosidad de las personas para leerlo. "Este proyecto – reitera el Padre Maseko –  "pretende sensibilizar a la gente para que pueda ‘cultivar y conservar el paraíso’ que es nuestro mundo. El esfuerzo es ayudar a la gente a entender la conexión entre el cuidado del medio ambiente y la oración, como señala el Papa Francisco al recordar en su encíclica que 'un crimen contra la naturaleza es un crimen contra nosotros mismos y un pecado contra Dios' (8)".

Las actividades ilegales de la minería

La pobreza y el desempleo llevan a muchos jóvenes a dedicarse a la minería ilegal y a otras formas ilícitas de ingresos, pero éstas producen grandes daños al medio ambiente, como la minería no organizada y la deforestación. Los bosques son destruidos sin miramientos por los mineros ilegales, los "makorokoza", en su "fiebre del oro": cavan de cualquier manera y en cualquier lugar en el que creen encontrar el preciado metal. Una visita a lugares como Kwekwe, Gokwe, Kadoma, Bindura, Mazowe, Mberengwa da una buena idea del enorme daño infligido al medio ambiente y plantea preguntas sobre nuestro futuro común.

"Es la pobreza la que nos obliga a ello. Estamos en el paro: es un hecho, no hay trabajo. Nuestras familias necesitan comida y la única forma de sobrevivir es venir a las Kumakomba (minas ilegales) a buscar oro. También nos preocupa el medio ambiente, pero no podemos hacer otra cosa", dice un minero de las afueras de Kadoma.

Una mujer critica la basura acumulada en las calles de Budiriro
Una mujer critica la basura acumulada en las calles de Budiriro

Superpoblación en las ciudades

También es la codicia por el dinero lo que ha contribuido a la destrucción del medio ambiente. La distribución caótica y desordenada de terrenos por parte de los propietarios con fines económicos, para crear zonas residenciales en áreas urbanas, ha dado lugar a la proliferación de estructuras de viviendas en las zonas húmedas del país y otros lugares no destinados a la edificación.

La migración a las ciudades ha dado lugar a la superpoblación urbana, que a su vez ha comprometido y complicado las normas de higiene de muchas partes de Zimbabue. Se ha hecho muy poco para mejorar las condiciones de suministro de agua y servicios higiénicos. La frecuente rotura de las tuberías de alcantarillado, el suministro irregular de agua y el abandono de la basura en todas partes es una fuente de gran preocupación para los habitantes de la ciudad. En este contexto, la Iglesia, con la ayuda de los laicos, intenta reducir la amenaza de la contaminación ambiental en el país.

La Campaña Laudato si’

A través de la Campaña, la Iglesia pretende concienciar a las comunidades de la necesidad de dar prioridad a la salvaguardia del medio ambiente con la protección de los bosques, las zonas húmedas, los recursos hídricos, la fauna y la capa de ozono. También fomenta la plantación de árboles, el tratamiento y reciclaje adecuados de los residuos y el cese de la cultura de usar y tirar, que contamina el medio ambiente y favorece los cambios climáticos.

* Director de la Comisión para las comunicaciones de la Conferencia Episcopal de Zimbabue.

22 junio 2021, 08:30