Buscar

Vatican News
Camino en el campo. Camino en el campo. 

Paraguay: Iglesia rechaza modificación de ley agraria sin consulta

Los obispos paraguayos advierten que una aprobación inconsulta del Estatuto Agrario puede traer “graves consecuencias sociales” y pide un análisis cuidadoso de la situación tomando en cuenta los pronunciamientos de los actores sociales afectados.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Un proceso abierto y amplio, con la participación de todos los sectores y actores sociales interesados”. Esta la premisa de los Obispos de Paraguay ante la discusión en el Congreso Nacional del Proyecto de Ley que modifica varios artículos del Estatuto Agrario. “Un asunto de tal envergadura, necesita ser debatido con la población que es sujeta de la Reforma Agraria”, se lee en el comunicado difundido por la Coordinación Nacional de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de Paraguay dirigido a la Cámara de Senadores. 

Ayer, jueves 3 de junio, mientras el Senado deliberaba sobre la propuesta presentada por la Cámara de Diputados, organizaciones campesinas se movilizaban en rechazo a una modificación del Estatuto Agrario que a su juicio beneficia a los grandes productores y no al sujeto social de la reforma agraria que es el agricultor paraguayo. Tras la reunión, la Cámara Alte rechazó el proyecto de ley que fue devuelto a la Cámara Baja. En días pasados, varias organizaciones, incluso una comitiva liderada por monseñor Mario Melanio Medina, Obispo emérito de Misiones, entregaron una nota a los senadores abogando por el rechazo de la citada legislación. El alegato presentado ante el Senado afirma que con la modificación del estatuto agrario se pretende legalizar grandes porciones de tierras del Estado ocupadas irregularmente por personas que no son precisamente los campesinos, beneficiarios directos de la Reforma Agraria.

“La aprobación inconsulta de este proyecto de Ley puede traer graves consecuencias sociales, por lo que es conveniente y prudente que la Cámara de Senadores analice cuidadosamente las modificaciones propuestas por la Cámara de Diputados”, subraya la declaración de la CEP. Igualmente, sugiere a la Cámara Alta tener en cuenta las observaciones y reservas realizadas por el propio Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra, (INDERT), así como lo expuesto en diversos pronunciamientos de los sectores sociales afectados”.

El episcopado paraguayo recuerda que el Estatuto Agrario y sus modificaciones es un instrumento legal que ha sido “fruto de un largo proceso que ha contado con la participación de los diversos sectores y actores sociales afectados por los alcances de esta ley”. Por esta razón, no solo pide un trabajo de diálogo, sino que se propone cooperar en el logro de consensos entre todos los involucrados.

“La Pastoral Social de la Conferencia Episcopal –concluye la nota -  en el cumplimiento de su misión de acompañar a los más pequeños y vulnerables de la sociedad, está atenta al tratamiento de esta Ley y abierta a cooperar con todos los sectores afectados en la búsqueda de consensos que permitan el logro del bien común.

Se estima que unas 700.000 hectáreas de tierras del INDERT son las que se encuentran ocupadas ilegalmente por personas que no cumplen los requisitos para ser beneficiarios por la Reforma Agraria y cuyos poseedores podrían beneficiarse con la normativa. El proyecto es rechazado por distintos sectores ya que, en su artículo 88, determina que los que ejerzan pública y pacíficamente la ocupación de inmuebles rurales patrimonio del Estado al momento de la promulgación de la presente ley, y que “no sean considerados beneficiarios”, tendrán derecho a adquirir la fracción ocupada.

04 junio 2021, 15:10