Buscar

La historia
Vatican News

Manos para amasar, piernas para andar y ojos para encontrar

Desde el 2018, la Comunidad Laudato si' de Stupinigi está comprometida con actividades y acciones concretas según los principios de la encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común. En los últimos años, una treintena de voluntarios de todas las edades han organizado almuerzos sociales para familias en situación de emergencia habitacional y económica e, incluso en la crisis desencadenada por la pandemia, han continuado con el compromiso del horno social, amasando harina de granos antiguos y de kilómetro cero y produciendo pan para los necesitados

Giada Aquilino – Ciudad del Vaticano

Ni siquiera la pandemia los ha detenido. En efecto, los voluntarios de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi, en el área metropolitana de Turín, han recibido una motivación extra por la emergencia de Covid: se han remangado y han llevado adelante, no sin dificultad, el proyecto del "Horno solidario - Amasamos humanidad", horneando pan en su horno de leña, con harina de granos antiguos y de kilómetro cero, y distribuyéndolo gratuitamente a las familias más afectadas por la crisis. La de Stupinigi, a la sombra de la residencia saboyana del siglo XVIII para la caza y las fiestas construida según un diseño de Filippo Juvarra, es una de las más de sesenta Comunidades Laudato si' fundadas por Monseñor Domenico Pompili, Obispo de Rieti, y Carlo Petrini, patrón de SlowFood: realidades locales que operan en el espíritu del documento del Papa Francisco de 2015, como células de la vida comunitaria, comprometidas con la difusión de los temas de la ecología integral a través de actividades y acciones concretas para una realidad más sostenible.

Relaciones humanas de cercanía y calidez

"Somos una treintena de personas, un grupo muy heterogéneo desde el punto de vista de la edad, formado por personas mayores pero también por jóvenes y muy jóvenes", explica a Vatican News Alessandro Azzolina, Coordinador de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi.

Los chicos de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi y su Horno "Amasamos humanidad"
Los chicos de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi y su Horno "Amasamos humanidad"

"Desde el 2018 intentamos hacer nuestros – señala – los principios expresados por la encíclica sobre el cuidado de la casa común y, en particular, como Comunidad Laudato si' de Stupinigi, precisamente porque estamos en una zona periférica de Turín, intentamos responder especialmente en el campo de la ecología integral a la necesidad de comprometernos dentro de lo social. Vivimos en un territorio que siente la crisis económica de manera particular, pero también una crisis de comunidad, de relaciones. Y así queremos, a través del elemento de la ecología y la protección del medio ambiente, crear socialidad". El objetivo se convierte en esa "ecología de la vida cotidiana" hecha de "relaciones humanas de cercanía y calidez" evocadas por el propio Papa Francisco en la Laudato si', en la que los "límites del ambiente se compensan en el interior de cada persona, que se siente contenida por una red de comunión y de pertenencia". De ese modo, prosigue el Pontífice, "cualquier lugar deja de ser un infierno y se convierte en el contexto de una vida digna" (148).

Pobreza y desempleo

"Somos una realidad de periferia, porque Stupinigi – prosigue el Coordinador de la Comunidad local Laudato si' – es una fracción de Nichelino, que se encuentra a las afueras de Turín, la ciudad obrera por excelencia, y en este contexto tenemos uno de los índices de pobreza absoluta más altos de todo el Piamonte". Nichelino, explica Azzolina con los datos del Istat en la mano, es la segunda ciudad más pobre de la región: la renta media es de 19.000 euros al año, justo por encima de la última ciudad, que es Valenza. Una realidad obrera que a lo largo de los años ha pasado por despidos, destituciones, el sueño de una reindustrialización muchas veces fracasada. El coronavirus ha hecho el resto. "Con las actividades sociales que realizamos como Comunidad Laudato si' atendemos a unas 600 familias en situación de emergencia alimentaria, económica y de vivienda, en un territorio de 50 mil habitantes."

Almuerzos sociales

Además de las reuniones canónicas de información sobre el medio ambiente y su protección, el grupo piamontés realiza diversas actividades sociales. La primera, en períodos no caracterizados por las restricciones por la contención de la pandemia, está vinculada a la "organización, en diferentes momentos del año, de almuerzos sociales – dice Azzolina – para 100-150 personas: almuerzos organizados con productos de la tierra de kilómetro cero y ecológicos, por tanto con un respeto muy fuerte por el medio ambiente, la alimentación, la cadena alimentaria, y dirigidos a familias en crisis económica y alimentaria". Las familias han tenido acceso a estos almuerzos no pagando nada en dinero, sino – subraya – pagando ‘en belleza’, es decir, trayendo una obra de arte que hubieran creado, una canción, un poema, un dibujo hecho por un niño: hubo una pareja que trajo de regalo su historia de amor, llena de vicisitudes y complejidades, casi como si se tratara de una película".

 

Los jóvenes de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi trabajando
Los jóvenes de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi trabajando

El horno social

La segunda iniciativa es la panadería social: los domingos, de nuevo en cumplimiento de las medidas anti-Covid, "amasamos harina local de kilómetro cero y ecológica; tenemos un horno de leña que cada vez hace pan para unas 200-300 personas y nuestros voluntarios, después de amasar y hornear el pan, lo distribuyen" a los necesitados. En su página de Facebook, los operadores de la Comunidad Laudato si' de Stupinigi hablan de un compromiso hecho "con lo que tenemos en nuestras manos: agua, harina, levadura, fuego, madera, piernas para andar y ojos para encontrar". "El objetivo que perseguimos, y en parte lo estamos consiguiendo, es implicar a las propias familias tanto en la producción del pan como en la fase de distribución. Es decir, buscamos siempre un enfoque proactivo y no asistencialista o caritativo", explica el Coordinador, recordando directamente la Laudato si'. La encíclica del Papa Francisco, de hecho, aunque señala que ciertas acciones no pueden resolver "los problemas globales", destaca cómo ellas, sin embargo, confirman que “el ser humano todavía es capaz de intervenir positivamente. Como ha sido creado para amar, en medio de sus límites brotan inevitablemente gestos de generosidad, solidaridad y cuidado” (58).

 

El pan producido por la Comunidad
El pan producido por la Comunidad

En cada latitud

La experiencia de la Comunidad Laudato si', añade Alessandro, pone "en contacto a personas también diferentes, con caminos distintos, pero que tienen un denominador común": ese "estilo de vida" que propone la encíclica del Pontífice (111). "`Todo está conectado', todos estamos conectados", reitera Azzolina, citando al Papa. "Esto es lo que tenemos que entender en todas las latitudes: desde la periferia extrema de Turín hasta los grandes centros habitados".
 

18 mayo 2021, 08:00